Bitcoin: adónde irán las megagranjas de cripto 'echadas' de China

Las máquinas de generaciones más antiguas se están dispersando a localidades mineras menos establecidas, como Venezuela o Paraguay, donde los precios de la electricidad son más baratos.

La prohibición de la minería de criptomonedas impuesta por China en mayo desencadenó un éxodo de mineros y una carrera mundial para reubicar millones de las aparatosas máquinas de alto consumo energético que se utilizan para resolver complejos rompecabezas y ganar bitcoins.

Catorce de las mayores compañías de minería de criptomonedas del mundo han sacado de China más de 2.000.000 de máquinas en los meses posteriores a la prohibición, según datos recopilados por el Financial Times. La mayor parte de las máquinas se trasladaron apresuradamente a Estados Unidos, Canadá, Kazajistán y Rusia.

Bit Digital, una de las mayores compañías de minería de criptomonedas que cotizan en Bolsa en Estados Unidos, contrató a una empresa de logística internacional para extraer su equipo de China y todavía está esperando que un lote de casi 1000 máquinas sea liberado de los muelles del puerto de Nueva York.

La 'fiebre de las criptomonedas' aumenta la presión sobre los gestores de patrimonio

"Comenzamos la migración de nuestro equipo en marzo de 2020, lo que, en retrospectiva, fue una gran movida. Cuando se anunció la prohibición, teníamos 20.000 mineros en China", dijo Sam Tabar, director de estrategia de Bit Digital. Aun así, la compañía dijo que tuvo que abandonar 372 máquinas en China, que habían "llegado al final de su vida útil".

Ocho de las 10 mayores megagranjas públicas con sede en Norteamérica han ampliado el número sus máquinas desde la prohibición de China, según las cifras del FT.

Cuando comenzó la prohibición, la compañía de minería de criptomonedas de Toronto Hut8 fue bombardeada con ofertas de aterrados vendedores chinos, dijo Sue Ennis, vicepresidenta de desarrollo corporativo y relaciones con los inversionistas de la compañía. "Estábamos recibiendo llamadas bastante opacas de los proveedores", dijo. "Nos pedían que les pagáramos u$s 20 millones para su equipo sin garantía de protección si no llegaba o llegaba roto". La compañía terminó incorporando 24.000 máquinas en junio, procedentes de la compañía china MicroBT.

Cómo los exchange de criptomonedas están presionando a los mercados para que operen 24x7

Las "liquidaciones frenéticas" provocadas por la prohibición china hicieron que el precio de un Antminer S19, un modelo popular entre los mineros industriales, cayera un 41,7% de mayo a julio, según el análisis de la compañía minera Luxor.

El fabricante chino de máquinas de minería de criptomonedas Bitmain, fabricante de la S19, había vendido 30.000 máquinas a Marathon Digital Holdings, una compañía de minería con sede en Las Vegas, en agosto, mientras que Terawulf -con sede en Maryland- compró otras 30.000. La compañía anunció en junio que suspendía las ventas de sus máquinas para "ayudar a la transición de la industria sin contratiempos" y reducir la "gran presión" en el mercado.

Fuera de Estados Unidos, Kazajistán se ha convertido en un centro minero de primer orden. Los datos del FT muestran que la mayor parte de las máquinas que van a Kazajistán proceden de la compañía minera china Bitfufu, que envió 80.000 máquinas a granjas de Kazajistán, y de BIT Mining, que había enviado 7849 máquinas hasta agosto.

Mercados de criptomonedas, 'bonos basura' y vivienda corren riesgo de sufrir una corrección, advierte el BCE

Otro beneficiario de la prohibición de China fue Rusia. En las semanas tras la prohibición de China, la compañía de alojamiento de infraestructuras Bit Cluster, con sede en Moscú, recibió más de 5000 máquinas procedentes de China, mientras que la compañía rusa de minería de criptomonedas BitRiver dijo que está alojando 200.000 máquinas de mineros chinos exiliados, que se están enviando por lotes.

"La atención del mercado ha pasado de la falta de equipos a la falta de espacio para su colocación", dijo Roman Zabuga, portavoz de BitRiver. Un par de semanas antes de la prohibición, la compañía tuvo que rechazar un acuerdo con un cliente chino que quería deshacerse de otro millón de máquinas, dijo.

Según Jaran Mellerud, analista de investigación de Arcane Crypto, algo menos de 700.000 máquinas chinas no se han vuelto a encender tras la prohibición y es probable que estén almacenadas. Dado que muchas de estas máquinas son de generaciones anteriores, como el Antminer S9, es menos rentable enviarlas a lugares como Estados Unidos. En julio, el precio de una S9 bajó a solo u$s 367.

Más allá de Bitcoin: cuáles son las opciones para hacer rendir las criptos y por qué no hay que compararlas con los bonos o las acciones

Esto ha provocado que las máquinas de generaciones más antiguas se hayan dispersado a localidades mineras menos establecidas, como Venezuela o Paraguay, donde hay menos estabilidad normativa pero precios de electricidad baratos.

Juan José Pinto, cofundador de Doctor Miner, una compañía minera de Caracas, dijo que la prohibición china "es una gran oportunidad. Hasta ahora nos han contactado tres grandes mineros chinos para alojar unas 7000 máquinas", dijo. "Si tuviéramos los recursos necesarios, podríamos alojar muchas más".

Pinto dijo que su compañía paga alrededor de u$s 0,01 por kWh de electricidad, lo que significa que puede utilizar eficazmente maquinaria más antigua y con mayor consumo de energía, como las Antminer S9. Aunque estas máquinas están destartaladas y son más propensas a averiarse, Pinto y su equipo han encontrado formas imaginativas de mantenerlas en funcionamiento, a menudo utilizando piezas de repuesto de máquinas rotas.

Digital Assets, una compañía con sede en Asunción, se está preparando para alojar a 15.500 mineros en los próximos meses, pero enfrenta la competencia de algunos paraguayos que han empezado a comprar máquinas y a minar de forma independiente.

Y debido a la maltrecha economía venezolana, la minería de criptomonedas es una forma de aumentar los ingresos de los lugareños. "La gente mina en sus casas con una sola máquina", dijo Pinto. "En otros países, hay unos cuantas grandes compañías con granjas, pero aquí hay miles de personas con pequeñas granjas. Ganar u$s100 más al mes representa una gran diferencia para ellos".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios