Tecnológicas a la espera de cómo actuar tras la nueva ley en Hong Kong

Hubo un tiempo en que las compañías tecnológicas no podían darse el lujo de perderse el mercado chino. Querían aprovechar su inmensa base de usuarios móviles y su oferta barata de desarrolladores muy bien capacitados. Sin embargo, después de una década en la que Google, Twitter y Facebook intentaron y no lograron echar raíces, se ha convertido en un terreno difícil.

La semana pasada, Hong Kong aprobó una ley de seguridad nacional de gran alcance que colocó su clima político mucho más cerca del que se vive en Beijing.

Como resultado, las tecnológicas ya empezaron a preguntarse si no es más lo que pierden que lo que ganan estando presentes en China, que ahora más que nunca incluye a Hong Kong.

Ante esta ofensiva, los gigantes estadounidenses anunciaron un alto el fuego temporario.

Facebook, Twitter, Google, Zoom y LinkedIn, que pertenece a Microsoft, informaron que detendrán el procesamiento de solicitudes provenientes de las agencias del gobierno de Hong Kong mientras revisan la nueva ley. Apple es el único del grupo que aún no ha tomado una postura -es también la tecnológica que tiene más negocios en China: la compañía aún está "evaluando" qué hacer.

Pero hacer una pausa no es la solución sino una manera de ganar tiempo. Las empresas están esperando a ver cómo reacciona el mundo, en particular el gobierno de Estados Unidos, a las nuevas leyes que obligan a las compañías a ayudar en las investigaciones de seguridad nacional congelando cuentas de usuarios, compartiendo datos privados y/o retirando posteos. Si la pausa se prolonga por demasiado tiempo, las firmas que tienen oficinas en Hong Kong podrían ser acusadas de cometer delitos contra la seguridad nacional.

Estas compañías pueden mirar hacia China continental para conocer las dificultades políticas que van a enfrentar. La experiencia de la plataforma de videollamadas Zoom, que tiene desarrolladores en China, sirve de ejemplo. Zoom prometió actualizar su tecnología para que sea posible retirar de una reunión grupal a los usuarios individuales con base en China a pedido del gobierno (antes de eso, sólo se podía finalizar toda reunión). En junio, la empresa suspendió las cuentas de varios activistas chino-estadounidenses con base en Estados Unidos que estaban conmemorando online la masacre de manifestantes pro-democracia que se produjo en la Plaza de Tiananmen.

La experiencia de Zoom podría convertirse en la norma. Las empresas norteamericanas tendrán dificultades para complacer a sus accionistas estadounidenses y al mismo tiempo a los gobernantes cada vez más autoritarios de Beijing y Hong Kong. El cumplimiento por parte de Zoom de las pedidos de censura de Beijing fue criticado, con razón, por los legisladores de Estados Unidos, aunque los inversores siguieron comprando acciones, uno de los ganadores de la cuarentena global.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Noticias del día