Empresas

Endesa, en baja: la energética española redujo sus beneficios en un 71% por impacto del laudo y descenso en el margen del gas

El beneficio se vio lastrado por factores extraordinarios relacionados con su negocio de gas, un laudo arbitral favorable al Estado de Qatar y el gravamen extraordinario al sector, que tuvo un impacto negativo de 208 millones de euros, entre otros.

En esta noticia

Endesa presentó los resultados correspondientes al ejercicio 2023 con números que decepcionaron al mercado que esperaba mucho más. Los números son elocuentes. La energética redujo su beneficio neto un 70,8%, hasta 742 millones de euros. Misma suerte corrió el beneficio ordinario que alcanzó los 971 millones de euros, cifra que representa un descenso de 60 puntos porcentuales

Estas ganancias están muy por debajo del récord de 2541 millones de 2022, favorecidas por los resultados extraordinarios del negocio del gas que tuvieron un fuerte incremento por la guerra en Ucrania y por las plusvalías de la venta parcial de su negocio de movilidad eléctrica a su matriz italiana Enel.

La caída, que llevó las ganancias al nivel más bajo desde 2009, obedeció principalmente a factores extraordinarios relacionados con su negocio de gas, un laudo arbitral favorable al Estado de Qatar con un impacto negativo de 450 millones. Y a lo que se suma el gravamen extraordinario al sector, que tuvo un impacto negativo de 208 millones de euros, y el registro de una provisión por gastos de personal a causa de los Planes de Reestructuración de Plantilla, debidos al proceso de digitalización que sumaron otros 165 millones.

Asimismo, hay que destacar también una mala performance de su negocio fuera de España, derrape que le costó 68 millones de euros. Lo cierto es que todos estos factores empujaron hacia abajo el resultado bruto de explotación (Ebitda) reportado que cayó un 32% hasta los 3777 millones de euros (ver más adelante).

Endesa argumenta estos resultados en un contexto de progresiva normalización del mercado energético derivada de la caída de un 64% en el precio promedio del gas (índice TTF) "y, en consecuencia, de un 48% en el precio medio en el pool eléctrico ibérico hasta 87 euros/MWh".

Más causas del derrumbe

Endesa destaca que 2023 concluyó con un descenso de la demanda del 2,1% en términos ajustados, "lo que pone aún más de manifiesto la necesidad de acompasar el desarrollo de energías renovables con políticas de electrificación de la economía".

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, en una imagen de archivo. EFE/Fernando Villar

Así las cosas, el descenso fue especialmente relevante en la industria, con una caída del consumo bruto del 3,1%. En este punto, la empresa destaca que, si bien hay demanda de este sector, a través de nuevos centros de datos, también es cierto de que no hay red disponible para conectarla, por lo que la empresa pide mejorar cuanto antes la retribución de la distribución.

Por caso, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, atribuye el descenso en el segmento residencial al auge del autoconsumo tras el boom de 2022, "que actualmente supone en torno al 3% de la demanda".

En 2023, el resultado bruto de explotación (Ebitda) de Endesa en términos comparables fue de 4392 millones, un 18% menos y ligeramente por debajo de la franja más baja avanzada al cierre del tercer trimestre. El Ebitda reportado, que incluye impactos extraordinarios en el negocio del gas y provisiones para digitalización, desciende un 32% hasta 3777 millones, contra los 5.565 millones de 2022.

El negocio de gas se vio muy impactado por las "ineficiencias" con derivados asociados a esta materia prima que se tradujeron en un gasto de más de 700 millones.

Además de este contexto, la empresa explica que el ejercicio 2023 estuvo marcado por efectos totalmente extraordinarios que impactaron en la compañía, "especialmente en el negocio del gas y de carácter regulatorio, como fueron los efectos de la minoración de precios (clawback) o el impuesto del 1,2% sobre los ingresos liberalizados".

En tanto, la inversión bruta cayó al alcanzar los 2304 millones de euros, esto es un 2% menos con respecto al récord de 2022. El grueso de la inversión (38%) tuvo como destino el negocio de distribución, mientras el negocio de las renovables se llevó otro 34%. Así, distribución y renovables explican el 72% de la inversión bruta total.

Siguiendo con la inversión, otro porcentaje de envergadura, aunque más modesto, lo aporta la comercialización de luz, gas y servicios de valor, que globalmente absorbieron un 12% del dinero invertido, que facilitó el crecimiento del número de clientes eléctricos en el mercado libre de España y Portugal hasta los 6,9 millones.

De hecho, la compañía ya vendió el 95% de su producción propia para 2024 y en torno al 85% en 2025 y 50% en 2026, que coloca a Endesa en una muy buena posición en el actual contexto de normalización progresiva de los precios mayoristas.

Otras buenas noticias

Los puntos de recarga de los vehículos eléctricos crecieron un 39% y alcanzan los 19.300, mientras la potencia de nuevas instalaciones de autoconsumo instaladas en 2023 se multiplicó por cinco veces hasta 184 megavatios (MW). 

La empresa afirma que se mantiene la positiva evolución comercial, con un crecimiento del volumen de clientes eléctricos en el mercado libre hasta los 6,9 millones, y añade que "2023 fue un ejercicio marcado por un endurecimiento de las condiciones competitivas. Con ello, el número total de clientes se consolida en 10,5 millones".

Asimismo, Endesa añadió 600 MW de nueva capacidad renovable, alcanzando los 9900 MW. Incluyendo la nuclear, la compañía energética alcanza un 78% de su capacidad instalada peninsular libre de emisiones de CO2. Además, el 80% de la producción peninsular estuvo igualmente libre de emisiones, un 7% más que en 2022.

El balance muestra una evolución del flujo de caja a cierre del año con un incremento de 3000 millones respecto a final de 2022, que eleva la cifra hasta alcanzar los 4700 millones de euros.

Otra buena noticia la encontramos en la columna destinada a la deuda, que se contrajo hasta los 10.400 millones de euros, cifra que habla de 500 millones menos que la presentada en 2022. Endesa explica que esta reducción se debe precisamente al buen comportamiento del flujo de caja, que compensa el importante esfuerzo inversor y el pago de dividendos. Así las cosas, la deuda bruta cae 26 puntos porcentuales, hasta alcanzar los 13.700 millones.

Endesa confirma además que mantiene su objetivo de lograr este año un Ebitda de entre 4900-5.200 millones, "lo que supondría un alza de entre el 11% y el 18%; y elevar entre el 60% y el 70% el beneficio ordinario neto, hasta el rango de 1600-1700 millones".

También destaca que continúa avanzando en el proceso de venta de una participación minoritaria en su cartera de proyectos fotovoltaicos en operación, la que se encuentra en la fase final del proceso

José Bogas, consejero delegado de Endesa, señala que "tras un 2023 afectado por circunstancias extraordinarias, mantenemos para el presente ejercicio un retorno a la senda de crecimiento basado en la normalización de las condiciones del mercado". Al tiempo que destaca la confianza de la compañía "en una normalización de los márgenes del negocio del gas y de la generación convencional".

Y en una conferencia con analistas tras la presentación de los resultados, Bogas afirmó que el regulador está alineado con las peticiones del sector, pero pidió agilizar la nueva retribución de la distribución que las empresas piden desacoplar de la evolución del PIB, para no retrasar inversiones.

"Vamos tarde", sentenció sobre el calendario progresivo de apagón de las nucleares a partir de 2027 con Almaraz. "Nada nuevo", apuntó Bogas, cuya posición en contra del cierre es conocida por todos.

Los analistas, duros con los resultados

Mientras la acción de Endesa continúa su caída (al momento de escribir este artículo está 2,48% por debajo), los analistas manifiestan su desencanto por los números de la compañía.

Para Bankinter, "los resultados de 2023 decepcionan y están por debajo del consenso del mercado en Ebitda y beneficio neto", aunque el banco destaca que "muestran una sólida generación de caja". Y añade, "si la acción reacciona con caídas, como está ocurriendo, entonces sería una buena oportunidad para la compra porque Endesa presenta ratios de valoración atractivos".

Con todo, Bankinter mantiene la recomendación de "comprar", y también el precio objetivo que lo sitúa en 23,40 euros por acción.

También Sabadell destaca - al igual que lo hace Renta 4 - que los resultados de Endesa están por debajo de lo esperado por el consenso, por ellos mismos y por debajo del guidance de la empresa en reportado.

"El Ebitda fue de 3.777 millones (-32% vs. 2022, -26% vs. Sabadell, -20% vs. consenso) y el beneficio reportado fue de 742 millones (-71% vs. 2022, -64% vs. Sabadell, y -49% vs. consenso)", recuerda Sabadel las cifras previstas con anterioridad a la presentación de resultados. Con todo, reconoce que fueron algo mejor en términos comparables, sin contabilizar extraordinarios negativos como provisiones de gastos de reestructuración y laudo arbitral de gas 2023.

Temas relacionados
Más noticias de endesa