Finanzas

BBVA y Santander comparten sus perspectivas de inversión para 2024, ¿qué aconsejan?

Apuestan por incrementar exposición a bonos corporativos investment grade, como a la renta tanto fija como variable. Qué dice la OCDE para este ejercicio y el 2024.

En esta noticia

BBVA y Santander coinciden en recomendar a sus clientes de banca privada que apuesten por las oportunidades de inversión que se presentan en 2024, como aumentar la duración de los bonos soberanos e incrementar exposición a bonos corporativos investment grade

Ambas entidades, en sus respectivos informes elaborados por Santander Wealth Management & Insurance y BBVA Asset Management, publicados ayer y hoy, respectivamente, esperan una bajada de los tipos de interés para el próximo año.

El euríbor marca su segunda caída mensual del año: ¿cómo afecta a las hipotecas?

Las mejores cuentas bancarias para niños: cuáles son los requisitos y qué beneficios tienen

BBVA Y Santander aconsejan inversiones a más largo plazo en bonos públicos y privados (foto: archivo).

BBVA Asset Management

Para la división de banca corporativa del banco, el escenario central para 2024 se caracteriza por un crecimiento económico inferior al potencial, pero que evita la recesión. Las previsiones apuntan a un crecimiento en torno al 1,4% en Estados Unidos, al 0,6% en la zona euro y al 4,5% en China.

 Por otra parte, el descenso de la inflación permitirá que los bancos centrales de los países desarrollados inicien bajadas de los tipos de interés. "Por tanto, asistimos a un entorno idóneo para las inversiones en renta fija, una vez dejamos atrás el fuerte repunte de los tipos de interés iniciado en 2022", señaló Joaquín García Huerga, director de Estrategia Global de BBVA Asset Management, en la presentación de la visión de mercados para 2024.

En este escenario, afirma el informe, las bolsas pueden vivir un año con rentabilidades positivas, apoyadas en modestos crecimientos de beneficios y, en algunos casos, unas valoraciones atractivas.

Según BBVA, el punto crucial para los mercados en 2024 será la evidencia de que la inflación está controlada y que los bancos centrales pueden por tanto comenzar las bajadas de tipos de interés. Si esto es así, sigue, el contexto será el adecuado para que la renta fija tenga un buen comportamiento. "Los tipos de interés ya subieron de forma considerable, y los inversores se podrán por fin beneficiar de una rentabilidad positiva en forma de intereses y de su bajo riesgo o volatilidad, sobre todo comparada con otros activos", destaca.

Según García Huerga, quizás el riesgo para la renta fija radique, además de la inflación, en las crecientes emisiones de papel al mercado para financiar los elevados déficits públicos, porque pueden poner cierta presión al alza en los tipos de interés, especialmente en Estados Unidos.

Así las cosas, dentro de la renta fija, BBVA AM considera que es atractiva tanto la de países desarrollados como la de países emergentes. Estos últimos ofrecen una alta rentabilidad y algunos bancos centrales de esta zona ya están inmersos en el ciclo de bajadas de tipos. A renglón seguido, subraya que también el crédito de alta calidad o investment grade resulta interesante en términos de rentabilidad/riesgo.

En cuanto a las bolsas, BBVA AM destaca que el S&P 500 estadounidense presenta una valoración exigente frente a su historia, mientras que numerosos índices europeos o emergentes están por debajo de la misma.

"Los márgenes empresariales pueden seguir mostrando resistencia a la baja desde los altos niveles actuales, ayudados todavía por cierta inflación que apoya las cifras de ventas y unas empresas dotadas de altos niveles de flexibilidad provenientes de haber tenido que superar la pandemia. Como contrapunto, la presión en costes es creciente, especialmente en el frente salarial", afirma.

En efecto, en Estados Unidos los beneficios empresariales pueden subir en 2024 un 7% aproximadamente, entre el 3% y el 5% en Europa y al menos un 2% en el caso de España, en este último caso, subraya, con potencial para que la cifra final sea superior. Así, las bolsas europeas pueden registrar subidas de hasta doble dígito en 2024.

BBVA Y Santander aconsejan inversiones a más largo plazo en bonos públicos y privados (foto: archivo).

"En términos de rentabilidad esperada ajustada por riesgo, preferimos la renta fija a la renta variable. No obstante, dada la incertidumbre actual en cuanto al ciclo económico y la situación geopolítica, es necesario considerar que el posicionamiento puede requerir dosis de flexibilidad a lo largo de 2024", concluyó García Huerga.

Santander Wealth Management Insurance

Esta división, que aglutina el negocio de banca privada, gestión de activos y seguros del banco, considera que para el próximo año los inversores deben tener en cuenta estrategias más allá del corto plazo, que complementen el refugio que ofrece en estos momentos para los inversores los mercados monetarios tras las recientes subidas de los tipos de interés oficiales.

 "Consideramos necesario combinar este posicionamiento con estrategias que permitan extender estos rendimientos durante un plazo mayor", señala Víctor Matarranz, responsable global de Santander Wealth Management & Insurance, en la carta de presentación del Informe de Perspectivas de Mercado 2024, titulado Extendiendo el horizonte de inversión.

En este sentido, la entidad apunta varias opciones que pueden suponer en 2024 atractivas oportunidades de inversión como aumentar la duración de los bonos soberanos e incrementar exposición a bonos corporativos investment grade. "Más allá de los bonos soberanos y los mercados monetarios, hay otros activos que cotizan a valoraciones razonables, con moderado riesgo crediticio y que representan oportunidades de inversión, como por ejemplo bonos corporativos con grado de inversión. 

Esto permite construir carteras de inversión equilibradas con un balance rentabilidad-riesgo diferencial respecto a los últimos años", comenta Víctor Matarranz. La entidad considera que es un excelente momento para construir carteras diversificadas, dados los elevados rendimientos disponibles tanto en activos sensibles a tipos de interés (deuda pública) como en activos sensibles al ciclo económico (bonos corporativos y renta variable).

BBVA Y Santander aconsejan inversiones a más largo plazo en bonos públicos y privados (foto: archivo).

Para los inversores más sofisticados, Santander resalta los mercados privados, que registran rentabilidades superiores a través de un creciente número de soluciones de inversión alternativas como private equity, infraestructuras, private debt o capital riesgo. También aconseja tomar posiciones en temáticas de transición energética, digital y comercial, con el objetivo de generar retornos diferenciales en el largo plazo. 

Dentro de estas temáticas, cabe destacar áreas como el reto de la descarbonización, la inteligencia artificial generativa, así como el impulso a la productividad global y los nuevos flujos de inversión (friendshoring y nearshoring). Y, por último, destaca que la renta variable incrementa su atractivo en la medida que se despejen las dudas del ajuste cíclico de los beneficios.

En el escenario macroeconómico central que maneja la entidad para 2024 el crecimiento económico seguirá siendo positivo (pero más limitado y sin caer en una recesión global), la inflación se modera (pero se mantiene elevada) y los tipos de interés empiezan a bajar (de forma paulatina). 

La entidad considera que los bancos centrales a nivel global (con excepciones como Japón y China) llevaron los tipos de interés a niveles muy restrictivos que deberían bastar para moderar las tensiones inflacionistas. "Este cambio en el sesgo de la política monetaria está siendo posible gracias a la confirmación de que están remitiendo las presiones inflacionistas", concluye el informe.

BBVA Y Santander aconsejan inversiones a más largo plazo en bonos públicos y privados (foto: archivo).

Lo que se vine, según la OCDE

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), el crecimiento para la zona euro se limitará a un pobre 6%, esto es tres décimas menos que lo estimado en junio. Este diagnóstico obedece a la caída de la actividad de un país clave como Alemania (-0,1%) y cifras relativamente decepcionantes para Francia (0,9%) e Italia (0,7%).

La sorpresa positiva de la eurozona viene de España en 2023, con un incremento del PIB de 2,4%, el mayor del grupo. Sin embargo, la OCDE rebaja su previsión de crecimiento para España para 2024.

Los autores del estudio también corrigieron a la baja sus previsiones de crecimiento para la zona euro en 2024 ante los altos costos de financiación y el alto nivel de incertidumbre. Las dejan en un pobre 0,9% (seis décimas menos que en junio y dos menos que en septiembre) y habrá que esperar a 2025 para ver una tasa un poco más alentadora del 1,5%.

En su informe semestral de Perspectivas envía un claro mensaje al nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez: hace falta un mayor ajuste presupuestario para mantener la deuda pública a un nivel controlado.

Mensaje que llega en una semana complicada para el socialista, tanto por la oposición a la ley de amnistía como a los golpes que hoy mismo le propinó el Poder Judicial al rechazar por primera vez avalar el nombramiento de un fiscal general del Estado, y la anulación de parte del Tribunal Supremo del nombramiento de la socialista y exministra Magdalena Valerio como presidenta del Consejo de Estado por carecer del requisito "de jurista de reconocido prestigio".

Temas relacionados
Más noticias de bbva