Sanidad ratificó el paro y clínicas y sanatorios reprograman turnos no urgentes

Hoy venció la conciliación obligatoria que frenó una medida similar hace dos semanas.

La Federación de Trabajadores de la Sanidad (FATSA) ratificó que mañana realizará paros de cuatro horas por turno en las clínicas y sanatorios privados tras el vencimiento hoy de la conciliación obligatoria que dictó el Ministerio de Trabajo en el conflicto que inició el gremio por mejoras salariales.

Aunque la cartera laboral disponía de la opción de extender el periodo conciliatorio cinco días hábiles más, hasta ahora ninguna de las partes recibió notificación alguna, confirmaron a El Cronista fuentes gremiales y empresariales.

Desde el sindicato que comanda Héctor Daer explicaron que no se habían producido avances o novedades en la situación del reclamo y que por lo tanto mañana "paramos cuatro horas por turno". Recordaron,  además, que se trata de la misma medida que suspendieron hace tres viernes, cuando se dictó la conciliación.

En tanto, fuentes de ADECRA (la cámara que agrupa clínicas y sanatorios) dijeron a El Cronista que "hasta el momento no hay un escenario de posible acuerdo y, como ya termina la conciliación obligatoria, finalmente mañana los prestadores reprogramarán todos los turnos programados no urgentes".

Durante el período conciliatorio, al que accedieron a regañadientes y con críticas a la cartera laboral, los trabajadores de  Sanidad realizaron distintas manifestaciones frente a clínicas y sanatorios de la Ciudad. 

El sindicato reclama por un aumento salarial del 43% y 45%, es decir ubicado en la nueva pauta por la que ya firmaron otros gremios. 

En medio del extenso conflicto salarial, la cartera laboral la semana pasada decidió suspender la audiencia a la que había convocado para sentar en una mesa al sindicato y las empresas del sector.

Sucede que Trabajo señaló que primero debía abocarse a solucionar los problemas de financiamiento de clínicas y sanatorios, agravados por los gastos de la pandemia, que alegan no poder pagar el aumento salarial solicitado.

De esta forma, el Gobierno consideró que hasta que no destrabe el problema económico de los prestadores privados, que piden que les habiliten un aumento de sus aranceles para poder pagar las subas salariales, no tiene sentido llevar a cabo la audiencia.

Esta decisión cayó mal en el gremio que representa a enfermeras y camilleros, ya que implicaba que la resolución del conflicto iba a demorarse.

Ese día, Sanidad advirtió en un comunicado que no aceptaría "más dilaciones ni demoras", ya que los salarios del sector "se encuentran vencidos y se han depreciado considerablemente por la inflación".



Compartí tus comentarios