Organismo multilateral

La trama detrás de la renuncia del titular de la CAF y su denuncia contra el gobierno argentino

Luis Carranza Ugarte presentó su dimisión en la Corporación Andina de Fomento, un año antes de vencer su mandato. Sostuvo que la Argentina lo presionó para designar a una persona en un cargo relevante.

Casi un año antes de lo previsto, a partir de abril, el presidente ejecutivo de la Corporación Andina de Fomento (CAF) - Banco de Desarrollo de América Latina, Luis Carranza Ugarte, dará un paso al costado, en medio de denuncias de abuso de poder, renuncias forzadas y fuertes internas en el organismo multilateral de crédito con sede principal en Caracas, Venezuela. 

A pesar de las denuncias en su contra, el dos veces ministro de Economía del Perú adujo que su salida, confirmada por carta, estaría vinculada a las presiones que recibió de parte del Gobierno argentino para designar a una persona en un cargo relevante, sin contar con la idoneidad o requisitos establecidos en el Convenio Consultivo de la CAF. 

"Los Directores por Argentina me solicitaron verbalmente y a través de mensajes escritos a principios de 2020 que designe como vicepresidente a una persona que no reunía las condiciones para el cargo", asegura la carta de renuncia que lleva la firma de Luis Carranza Ugarte

Aunque no trascendió el nombre del supuesto beneficiario de esta acción, los dardos del peruano apuntan al secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Béliz, y al subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales para el Desarrollo, Christian Asinelli, que integran el directorio del banco en representación del Estado argentino.

Tiempo atrás, Asinelli formó parte del staff de la CAF en su oficina de Buenos Aires, e hizo campaña para que el banco fuera presidido por el entonces representante en la Argentina, el paraguayo Ruben Ramírez. Al no prosperar, Carranza, como nuevo titular, habría buscado despejar a Asinelli del tablero del organismo.

El renunciante agregó que "la documentación que prueba esta denuncia está bajo custodia en Secretaría General y a disposición de los miembros del Directorio, si así lo estiman conveniente". 

En la Casa Rosada, por el contrario, sostienen que Carranza Ugarte hace un paso al costado tras recogerse más de 100 denuncias presentadas ante el directorio de la entidad, que decidió por unanimidad en su última reunión crear una comisión de investigación para analizar las denuncias por abuso de autoridad, coacción, maltratos y acoso laboral

En su carta de renuncia Carranza Ugarte argumenta que "desde el último año hemos observado el interés de politizar la actuación de CAF, lo cual sería muy negativo para el futuro de nuestra organización". 

Todo se habría desencadenado a partir de la iniciativa de designar a Bernardo Requena como vicepresidente de Programas de Países, un hombre que ejerce interinamente ese cargo desde hace 15 meses y que lleva más de 17 años trabajando en la CAF 

Pese a ello el directorio decidió no respaldar la designación de Requena. Acá es cuando Carranza Ugarte argumenta razones políticas. "Esta decisión responde a mi juicio, en parte, a mi negativa a ceder al interés de algunos países de interferir políticamente en las atribuciones que el Convenio Consultivo le otorga al Presidente Ejecutivo para designar a sus colaboradores inmediatos". Acto seguido menciona explícitamente a la Argentina. 

Y cierra: "Desde entonces y de manera continua y manifiesta, la representación de Argentina, a través de una supuesta intención de lograr más transparencia en el proceso de selección de vicepresidentes, intenta seguir presionando para evitar el nombramiento del Sr. Requena".

 Desde el área de prensa de la Oficina de la CAF en Buenos Aires difundieron un un comunicado sobre la dimisión de Carranza Ugarte pero sin mención taxativa a las presuntas presiones de la Argentina, aunque el texto sí incluye el señalamiento que hizo Carranza Ugarte sobre el problema de "politizar" algunas designaciones. La carta completa de Carranza, con las alusiones a la Argentina, circuló solo internamente dentro de la CAF.

Tras resaltar los logros del organismo a lo largo de su gestión, que comenzó en 2017, la misiva de Carranza concluye: "La decisión no ha sido fácil'. Su corrimiento, a su juicio, "permitirá que la organización continúe su labor de forma independiente, preservando su institucionalidad lejos de la politización'.

Sólo durante la pandemia, la CAF aprobó "de manera rápida y efectiva" créditos por u$s 14.000 millones, sostiene el comunicado de la CAF, y agrega que fueron "dirigidos fundamentalmente a apoyar a los países en su esfuerzo por atender esta difícil situación". En el caso de Argentina, la cartera de créditos totales llega a los u$s 3700 millones, el 13% de la cartera total del organismo

En 2020, en el contexto de la pandemia de Covid-19, se aprobaron u$s 950 millones para el área salud pero también asistencia a municipios, agua potable y saneamiento, infraestructura, conectividad  y educación. 


  


Tags relacionados

Compartí tus comentarios