57° COLOQUIO DE IDEA

Reforma laboral e importaciones: cómo piensa y cómo avanzará el Gobierno en dos temas clave

Se transformaron en dos de los ejes de debate en el encuentro de Costa Salguero. En uno de ellos el consenso dentro del oficialismo es amplio, pero en el otro se hace notar la grieta

Importaciones y reforma laboral se colaron en la agenda del 57° Coloquio de IDEA. Ambos temas pasaron a formar parte de las preocupaciones centrales de los empresarios, y en las primeras dos jornadas del encuentro algunos funcionarios dejaron entrever la postura oficial.

De estos temas, el de las importaciones pareciera ser sobre el que mayor consenso hay dentro del Gobierno, al menos desde lo discursivo. El mensaje que todos los funcionarios bajan en este sentido es que "hoy no hay problemas con las importaciones" y que "en la Argentina no falta prácticamente nada".

En este sentido, los funcionarios afirman convencidos que el gran inconveniente respecto del ingreso a la Argentina de productos del exterior tiene que ver con los problemas externos.

"Es algo que se está viendo a nivel mundial y que afecta a muchos países. En el plano internacional se ve desabastecimiento de varios productos", y ponen como ejemplo, entre otros, los semiconductores.

Dentro del Gobierno hay también un interés particular por mostrar que la Argentina "no se cayó del mundo, como muchos intentan hacer creer".

Para convalidar esta teoría, incluso, ofrecen algunas cifras. Según los números que manejan en Casa Rosada, cuando asumió Alberto Fernández la Argentina importaba por unos u$s 4500 millones, mientras que hoy llega a los u$s 6000 millones, cerca del récord de 2011, cuando se tocaron los u$s 75.000 millones anuales.

Como parte de esto, sostienen que se buscará motorizar importaciones de insumos de bienes de capital.

El Gobierno tampoco valida la idea de que la problemática importadora esté relacionada con la lenta o nula aprobación de las SIMI, tal como afirman algunas de las empresas que hoy dicen tener problemas para el ingreso de productos del exterior.

Al mismo tiempo, dan a entender que, más allá de que esta idea de "integración al mundo" es clara, tampoco están dispuestos a no prestar atención a la ecuación de compras y ventas externas.

"Si se complica la balanza comercial no hay manera de sostener el tipo de cambio", apuntan.

Donde las cosas no parecieran estar tan claras es en la iniciativa de reforma laboral. Se sabe, desde parte del Gobierno se motoriza la idea de avanzar en este sentido, aunque según comentan algunos funcionarios las diferencias dentro la alianza gobernante también se hacen sentir en este punto.

"Esta es una coalición con algunos matices", justifican dentro del Gobierno, en referencia a los desacuerdos que también se ven a la hora de avanzar con este proyecto.

Algunos funcionarios sostienen que este no es el mejor momento para comenzar a instalar fuerte la reforma laboral; otros prefieren avanzar cuanto antes con el tema.

Según dijeron las fuentes consultadas por El Cronista, dentro del Poder Ejecutivo sí hay un criterio bastante uniforme respecto de cómo encarar estas reformas. "En otros ámbitos las cosas no están tan claras", precisaron.

Miguel Blanco: "El Estado no puede ser el mayor generador de empleo y al mismo tiempo pagar subsidios y planes"

A grandes rasgos, la idea oficial es que los despidos no se transformen en un peso para las empresas -y así incentivar a la toma de personal-, aunque parte de lo que se discute es si la normativa debe ser igualitaria para empresas de todos los tamaños.

Además, algunos funcionarios entienden que este no es el momento preciso para comenzar a instalar fuerte el tema, sino que se debería esperar a que la economía tome un mejor ritmo.

"Tal vez no es hoy el momento más propicio para encarar este tema. Habría que dejar pasar tal vez dejar pasar este momento de reactivación", dicen en el Gobierno. Otros en cambio, prefieren ir ya a fondo con este tema.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios