ENERGÍA

Las importaciones de energía suman u$s 1000 millones en junio y presionarán al dólar

Es el saldo de las compras en el exterior de gas licuado, gas natural de Bolivia y gasoil premium. Se vienen días difíciles en el mercado cambiario y en julio la demanda de dólares no aflojará.

Las importaciones de gas natural por redes, gas licuado y gasoil llegarán a los 1000 millones de dólares en junio, que se convertirá en uno de los meses más desafiantes del año para el Gobierno en materia de demanda de divisas al Banco Central (BCRA).

Según los datos que compartió el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y que presentará este jueves 2 al Congreso, los 8 barcos que llegarán entre hoy y el 26 de junio a los puertos bonaerenses de Escobar y Bahía Blanca (donde están los buques regasificadores) costarán un total de u$s 612,38 millones.

Los pagos a los traders internacionales se realizan por anticipado antes de la descarga. Cada vez que hay que girar los dólares, el BCRA sufre en el mercado cambiario y tiene que hacer una fuerte venta de las divisas que tiene en sus reservas internacionales para afrontar la operación, lo que complica el cumplimiento de la meta de acumulación de dólares pactada con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En este sentido, se vienen los días más complicados para las autoridades, ya que el domingo 5 arriban dos barcos a las terminales regasificadoras Expedient (Escobar) y Exemplar (Bahía Blanca), de la empresa estadounidense Excelerate Energy.

Traerán el equivalente a un total de 141 millones de m3 de gas natural, que tardarán hasta cinco días en pasar de estado líquido a gaseoso (en el caso del Exemplar) y por los que Argentina girará u$s 176 millones antes del fin de semana.

Asimismo, durante junio el país tiene garantizada una provisión diaria de Bolivia de 14 millones de m3 de gas natural a un precio promedio de u$s 12,78 por millón de BTU, una operación que costará u$s 198,02 millones en el mes, mediante el contrato de Energía Argentina (Enarsa) y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Eventualmente, si Bolivia tuviera excedentes, podría entregar un mayor volumen.

Por último, en este mes se comprarán 4 cargamentos de gasoil para asegurar el abastecimiento en estaciones de servicio y el canal mayorista a los productores agropecuarios, el transporte de cargas y pasajeros, automovilistas particulares e industrias.

Cada uno de los barcos trae 45.000 m3 de diesel premium (grado 3, de mayor calidad y bajísimas partículas de azufre, con los estándares europeos) y el costo es cercano a los u$s 1100 por m3. En ese sentido, las 3 importaciones de YPF y el buque que pagarán otras refinadoras como Axion (PAE), Raízen (Shell) y Puma (Trafigura) implicarán una salida de divisas en torno a los u$s 200 millones.

La demanda de gasoil creció en los últimos meses a un ritmo de 20% anual, producto de la reactivación económica y del atraso de los precios en surtidores. Según dicen en el sector privado, las petroleras venden el gasoil grado 3 con una pérdida de entre $ 40 y $ 45 por litro de combustible.

Con el calendario en la mano, julio no aparece más tranquilo. En el mes que da comienzo al segundo semestre, la Argentina tiene contratado el embarque de 15 cargos de GNL por unos u$s 950 millones, entre el 2 y el 29 de julio. Además, las importaciones de gas de Bolivia demandarán u$s 214 millones y se necesitarán otros 4 buques con gasoil.

De acuerdo al informe de Manzur, en el primer trimestre del año el diferencial de precios internacionales de los alimentos (favorable por las exportaciones argentinas) y energía (en contra, por importaciones) fue un superávit comercial neto de u$s 870 millones respecto a los precios de 2021. Pero la balanza se dará vuelta en el segundo semestre, cuando caiga la liquidación de dólares del campo y se compre más gas. Eso podría llevar a más restricciones a las importaciones y un parate de la actividad económica.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.