EL CRONISTA EN EUROPA

La propuesta de Alberto Fernández a Alemania para frenar la inflación global

En la reunión con el canciller alemán Scholz, el Presidente habló de los efectos de la inflación a nivel global y planteó lo que podría hacer Europa por ello

BERLIN.- Hablaron de la guerra en Ucrania, del acuerdo con el FMI, las relaciones bilaterales y los programas nucleares. Pero Alberto Fernández aprovechó el buen clima que había en los primeros 30 minutos de encuentro con el canciller alemán Olaf Scholz para plantear una propuesta concreta contra la inflación que afecta a la economía de la Argentina y también del mundo: el Presidente propuso que a la hora de tomar medidas contra la suba de precios global los bancos de la Unión Europea no suban las tasas de interés sino que promuevan programas de financiamiento para el desarrollo.

El tema fue abordado de manera directa y sincera. Según explicó después del encuentro bilateral el canciller Santiago Cafiero, el Presidente propuso a Alemania "que impulse mecanismos para tomar medidas de parte de los Bancos centrales europeos a fin de que la respuesta ante la inflación global por la guerra en Ucrania no sea una suba de tasas de interés sino programas de financiamiento".

El canciller Scholz tomó nota del tema. Y en la conferencia de prensa que ofreció junto a Alberto Fernández en el moderno edificio de la Cancillería alemana se limitó a sostener que en la charla con el presidente argentino se habló de "planes para evaluar cómo contener la inflación. En Europa sabemos lo difícil que es implementar reformas profundas", dijo.

No trascendió mucho más del tema hasta que unas horas más tarde el canciller Cafiero confirmó que la cuestión de la inflación estuvo presente en el encuentro de Fernández y Scholz. Así, el ministro argentino dijo ante una consulta de El Cronista que "Alberto Fernández mostró a Alemania su preocupación porque medidas de los Bancos centrales de suba de tasas pueden impactar fuerte en una recesión que termina golpeando a nuestros países".


En líneas generales la reunión de los mandatarios en una Berlín acechada por el calor y por los problemas de la guerra en Ucrania fue muy buena. Scholz destacó a la Argentina como un "socio fiable" de Alemania y tanto él como Fernández subrayaron el rol de nuestro país como potencial exportador de energía y alimentos en un contexto internacional en el que el aumento del valor de estos commodities debido a la baja oferta y alta demanda generada por la guerra posiciona a la Argentina de forma favorable para exportar estos productos.

En este sentido, al igual que lo había planteado ayer en Madrid con el presidente español Pedro Sánchez, Alberto Fernández se mostró dispuesto a ofrecer a la Argentina como proveedor de alimentos y petróleo ante el faltante de estos insumos en Europa por la guerra en Ucrania. Y Scholz agradeció el gesto a la vez que se mostró interesado en el desarrollo de energía renovables en la Argentina, sobre todo del hidrógeno verde.  

FMI Y SANCIONES A RUSIA

"Coincidimos en condenar a Rusia", destacó el canciller alemán tras el encuentro con Alberto Fernández. También acotó que el conflicto en Ucrania será de "largo impacto en el tiempo". Las secuelas de la guerra durarán más de 100 años, aseveró Scholz. 

"Sabemos que ahora nuestros países que juegan un papel importante para la seguridad alimentaria" coincidió también el canciller Scholz con la mirada de Alberto Fernández.

Pero hay un punto en que no hay coincidencias entre Alemania y la Argentina sobre el conflicto en Ucrania: el canciller Scholz remarcó la necesidad de avanzar con sanciones económicas contra la administración de Vladimir Putin y Alberto Fernández remarcó que la Argentina no cree que el camino de la solución del conflicto sea ese. 

"Las sanciones económicas a Rusia terminarán por afectar al resto del mundo y además nuestro país no tiene mucho vínculo comercial con Moscú", dijo a modo de respuesta.


Lo concreto es que el tema de las sanciones sólo se habló en la conferencia de prensa conjunta y no formó parte de la charla en privado, según lo expresó el canciller Cafiero. De todas maneras, Alemania seguirá abogando como presidencia pro témpore del G7 para que los países se sumen a las sanciones económicas a Rusia. Y Argentina propondrá que, por ejemplo, Rusia siga en el G20, que no sea expulsada de ese foro y que allí explique la invasión a Ucrania.

De todas maneras, Alberto Fernández reiteró que el problema de la guerra en Ucrania hoy excede a Rusia y la OTAN. Y remarcó otro punto de diferenciación con Alemania u otros países europeos: Argentina no enviará armas a Kiev, destacó el presidente. 

En otro tramo del encuentro entre Scholz y Alberto Fernández, el canciller alemán felicitó a la Argentina por el acuerdo cerrado con el Fondo. "Me alegro de que se haya logrado el acuerdo con el FMI. Es una decisión importante para que los países se desarrollen económicamente", dijo el canciller de Alemania. 

El Presidente argentino retomó el gesto y volvió a agradecer la intervención clave de Berlín en las negociaciones con el Fondo que finalmente llegaron a buen puerto.

En relación al acuerdo de la Unión Europea y el Mercosur no hubo muchos avances. "Los debates se frenaron por temas ambientales y debemos pelear contra el proteccionismo de muchos países", dijo Alberto Fernández a modo de balance de un tema que habló en privado con Scholz.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios