AMÉRICA LATINA

OIT: el 70% de los empleos generados en pandemia son informales

Corresponde a los puestos de trabajo generados desde que se declaró la pandemia, que dejan al desnudo una situación de inestabilidad laboral, bajos salarios y desprotección social. Mujeres, jóvenes y personas con baja calificación, son los más vulnerables.

Siete de cada diez empleos generados en América Latina desde mediados de 2020 hasta el primer trimestre de 2021 son informales, destaca un reciente informe de la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

El organismo instó a enfrentar el impacto desigual de la crisis sanitaria en los países de la región con "más y mejores empleos", al tiempo que advirtió que aún no se ha logrado recuperar unos 14 millones de puestos de trabajo perdidos por la irrupción del coronavirus. 

"No se están generando ni la cantidad ni la calidad de los empleos que requiere esta región para hacer frente a las secuelas de una crisis sin precedentes. El panorama laboral es complejo y plantea desafíos de grandes magnitudes", afirmó el brasileño Vinicius Carvalho Pinheiro, director de OIT para América Latina y el Caribe.

Con foco en la coyuntura, Pinheiro resaltó que este año los trabajos informales están liderando la recuperación de empleo, algo sin dudas negativo para el mercado laboral regional, dado que se trata de empleos que "generalmente son inestables, con bajos salarios, sin protección social ni derechos", enfatizó.

El informe destacó, basándose en un despacho de la agencia de noticias DPA, que la reducción de la ocupación entre el primer y el segundo trimestre de 2020, el peor momento de la crisis, afectó a más de 43 millones de empleos a nivel regional.

Las estadísticas reflejan que hasta el primer trimestre de 2021, América Latina y el Caribe recuperó alrededor de 29 millones de empleos, por lo que aún 14 millones de trabajadores, un 30% de los que perdieron su empleo en pandemia, aún no hay recuperado su ingreso a partir de un empleo.

Como dato adicional, el documento destacó que las mujeres, los jóvenes y las personas de menores calificaciones fueron proporcionalmente los más afectados por la caída del empleo y, en consecuencia, de los ingresos.

Roxana Maurizio, especialista en economía laboral de OIT, puntualizó que en el caso de las mujeres se produjo un retroceso en la participación laboral, que en la práctica marcó un punto de inflexión, quebrando una tendencia que se venía observando durante años, en las que se había registrado un aumento en la incorporación de las mujeres a la fuerza laboral.

"Hace más de 15 años que no se registraba una tasa tan baja de participación económica de las mujeres" lo que "requiere adoptar una agenda de políticas integrales, consensuadas y de gran alcance, centrada en las personas, que apuntale la creación de más puestos de trabajo formales", concluyó Maurizio.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios