ANIVERSARIO

Crisis de 2001 y el fin de un mito: no fueron cinco presidentes ni fue una semana

La seguidilla de renuncias en el Ejecutivo en 2001 fue una crisis política única. Sin embargo, no es cierto que en la Argentina hubo "cinco presidentes en una semana". Cómo accedió cada uno al poder.

La crisis 2001 tuvo un impacto político, social y económico insoslayable. Así como el corralito y el helicóptero son algunas de las palabras recordadas, hay una expresión que pasó a la posteridad, aunque no se ajuste a la realidad: cinco presidentes en una semana. Fernando de la Rúa, Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saá, Eduardo Camaño y Eduardo Duhalde ocuparon el Poder Ejecutivo en un corto período, aunque no todos fueron presidentes.

De la Rúa había sido electo en octubre de 1999 para gobernar hasta 2003. Asumió en diciembre, pero rápidamente comenzaron los problemas en el gobierno de la Alianza. En octubre de 2000 renunció el vicepresidente Carlos "Chacho" Álvarez, luego de que se destaparan escándalos de corrupción. Provenía del Frepaso, el partido que junto con la UCR formó la Alianza.

2001: una crisis inevitable que hizo estallar a la política

En octubre de 2001 se realizaron otras elecciones, en este caso legislativas. La Alianza sufrió una derrota en buena parte del país en manos del PJ, que pasaba a controlar el Congreso. En el Senado, el peronismo presionó para tener la presidencia del cuerpo, que pasó de un misionero a otro: del radical Mario Losada al peronista Ramón Puerta.

Esto no solo era importante por el cargo en sí, sino que ante la ausencia del vicepresidente, el presidente provisional del Senado era el primero en la línea sucesoria.

De hecho, cuando de la Rúa renuncia el 20 de diciembre de 2001 quien asume el Ejecutivo es Puerta. Así lo disponía la ley 20.972, vigente en ese momento, que estipulaba los pasos a seguir en caso de acefalía.

Allí se indicaba, en el artículo 1°, que ante la falta de presidente y vice, "el Poder Ejecutivo será desempeñado transitoriamente en primer lugar por el Presidente Provisorio del Senado, en segundo lugar por el Presidente de la Cámara de Diputados y a falta de éstos, por el Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, hasta tanto el Congreso reunido en Asamblea, haga la designación a que se refiere el artículo 88 de la Constitución Nacional".

En esa misma ley se aclara en el artículo 6° que "el funcionario que ha de ejercer el Poder Ejecutivo en los casos del artículo 1° de esta ley actuará con el título que le confiere el cargo que ocupa, con el agregado ´en ejercicio del Poder Ejecutivo´". Es decir, Puerta fue presidente provisional del Senado en ejercicio del Poder Ejecutivo.

Crisis del 2001: minuto a minuto, qué pasaba el 19 y 20 de diciembre en tiempo real

Pero era un nombramiento de emergencia, no podía permanecer en el cargo. Debía reunirse la Asamblea Legislativa -todos los diputados y senadores- para designar a una persona que completara el mandato. Estaban habilitados todos los legisladores nacionales y los gobernadores de provincias, también según la ley 20.972.

Así es que el 23 de diciembre fue elegido Adolfo Rodríguez Saá, hasta ese entonces gobernador de San Luis. La determinación de la Asamblea Legislativa fue darle un mandato de tres meses y convocar a elecciones para el 3 de marzo de 2002, que debían ser con ley de lemas.

"La Asamblea Legislativa dejó puntos grises sobre las elecciones. El peronismo cerró la discusión del fin de semana sobre el futuro político con un acuerdo precario y le dio una forma jurídica débil. Podría dar marcha atrás con los comicios", explicaba El Cronista el lunes 24 de diciembre de 2001. Se agregaba que la decisión se había tomado no por ley, sino mediante "la figura sin antecedentes de ´ iniciativa parlamentaria´".

Si bien estaba estipulado que siguiera por tres meses, Rodríguez Saá renunció el 30 de diciembre. Había perdido el apoyo de varios gobernadores del PJ para tomar las medidas que creía necesarias. Entre ellas, la instauración de una nueva moneda, el Argentino.

Como no había vice, el Ejecutivo debía recaer nuevamente sobre Puerta. Pero el misionero no quiso hacerlo y también renunció al cargo. La línea sucesoria indicaba que el presidente de Diputados debía hacerse cargo. Así llegamos a Camaño: como Puerta, tampoco fue presidente, sino que fue presidente de la Cámara de Diputados en ejercicio del Poder Ejecutivo.

Luego de algún brindis de fin de año, se volvió a reunir la Asamblea Legislativa. Se dio marcha atrás con la "iniciativa parlamentaria" y se decidió elegir a Eduardo Duhalde para completar el mandato. Había sido derrotado ante de la Rúa en 1999, pero era elegido para asumir la presidencia.

Estaba habilitado ya que el 10 de diciembre había iniciado su período como senador nacional, luego de imponerse en la provincia de Buenos Aires ante Raúl Alfonsín en las legislativas de octubre. A la postre tampoco terminaría el mandato: en vez de entregar la banda presidencial el 10 de diciembre de 2003 lo hizo el 25 de mayo de ese año. A Néstor Kirchner, luego de las elecciones anticipadas en marzo.

De esta forma, entre el 20 de diciembre de 2001 y el 2 de enero de 2002 no hubo cinco presidentes en una semana. Fueron tres presidentes y dos funcionarios a cargo del Ejecutivo en trece días.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios