Números que preocupan

La Argentina es el país de la región donde más creció el riesgo de pasar hambre, según la FAO

El último informe de la organización advierte que unos 16 millones de argentinos atraviesan inseguridad alimentaria moderada o grave. El Gobierno tomó nota pero evitó pronunciarse.

Días antes de conocerse la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), que da cuenta de los niveles de ingreso de la población, ajustados al tercer trimestre, datos preocupantes sobre la pobreza emergieron a partir de un informe de un organismo internacional que da cuenta de un crecimiento del hambre en el país.

Un informe de la oficina de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y Caribe advirtió que entre 2018 y 2020 aproximadamente 16 millones de argentinos sufrieron hambre o quedaron sin un plato de comida por no contar con recursos.

En los trienios 2014-2016 y 2018-2020, todos los países de América latina y el Caribe con información disponible mostraron un aumento en la prevalencia de la inseguridad alimentaria moderada o grave, detalló el organismo regional, notando que en la Argentina aumentó 16,6 puntos porcentuales, siendo el país con mayor crecimiento, superando por mucho a Ecuador (12 p.p.), Perú (10,6 p.p.), Chile y Guatemala (7,7 p.p.), Brasil y El Salvador (5,5 p.p.).

La prevalencia de la inseguridad alimentaria moderada o grave habría alcanzado al 35,8% de la población, cuando en 2014 dicho número estaba por debajo del 20%. 

El número de personas que se saltean a diario e involuntariamente algunas de las comidas recomendadas para una dieta mínima, quedan sin posibilidad de adquirir alimentos, o pasan más de un día en ayunas, varias veces al año, pasó de 8,3 millones en el final del gobierno de Cristina Kirchner a casi el doble de hambrientos en el epílogo de la gestión de Mauricio Macri, y el primer año de mandato de Alberto Fernández.

La FAO interpretó que "diversos factores han desviado al mundo del camino hacia la erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y todas las formas de malnutrición", pero particularmente se detuvo en las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus, que significó para muchos la pérdida de su sustento cotidiano debido a las restricciones de circulación y el derrumbe de la demanda agregada.

Sobre los particulares números, el ministerio de Desarrollo Social, del cual dependen los principales instrumentos para hacer frente a la malnutrición o el hambre mediante políticas de transferencia de ingresos, como la Tarjeta AlimentAr, prefirieron evitar comentarios. 

En las puertas de diciembre, cuando afloran los reclamos de organizaciones sociales por bonos o víveres que aseguren un plato de comida en la mesa de Navidad o fin de año, la portavoz presidencial Gabriela Cerruti aseguró a los periodistas acreditados en la Casa Rosada que "no hay en discusión bonos en ninguna área del Gobierno", más allá del aguinaldo que la cartera social entregará al más de millón de beneficiarios del plan Potenciar Trabajo.

Bono de fin de año: punto por punto todos los detalles de la medida, a quiénes beneficia y cuál será el monto

Tags relacionados

Compartí tus comentarios