Puja geopolítica

Hidrovía Paraná-Paraguay: piden reforzar controles y transparencia en la millonaria licitación

Ante el consejo que oye propuestas para ajustar el pliego de la concesión de la vía fluvial, la UIF reclamó crear un órgano que fiscalice el terreno y la infraestructura para evitar ilícitos y sobreprecios en un contrato con implicancias geopolíticas.

En el comienzo de las deliberaciones que se dan al interior del mecanismo propuesto por el Gobierno para aglutinar a todos los actores interesados en la inminente licitación de la Hidrovía Paraná-Paraguay, representantes de unas 60 reparticiones del Estado nacional y de las provincias, la academia, ONG, sindicatos y empresas llevaron sus preocupaciones y puntos de vista para incidir en los detalles del pliego de bases y condiciones que terminará por adjudicar la concesión de la vía navegable, que es crítica para abaratar costos logísticos y fomentar las exportaciones.

En este sentido, la Unidad de Información Financiera (UIF) presentó el miércoles ante la comisión de Planificación Estratégica y Económica del Consejo Federal de la Hidrovía (CFH) un pedido para constituir un órgano de control que centralice y releve la información acerca de los puertos públicos y privados habilitados, las embarcaciones en operaciones y las zonas de producción, procesamiento, transporte y embarque, para evitar la comisión de actividades ilícitas, como contrabando, trata de personas o narcotráfico.

Quo vadis hidrovía

La UIF también demandó en la comisión de Obras e Infraestructura del CFH la fijación de fiscalizaciones "integrales" en las áreas físicas y territoriales de la hidrovía, y relevar las obras e infraestructura portuaria que dependen de provincias y departamentos ribereños. En el fondo, la agencia antilavado de dinero y que va detrás de los delitos económicos busca prevenir sobreprecios para la modernización o desarrollo de obras innecesarias, que supondrían un desfalco a las arcas públicas.

Una puja de gigantes

La numerosa presencia de agentes públicos y privados en las primeras sesiones del CFH pone en evidencia el carácter estratégico de una vía troncal por la que circula el 80% de las exportaciones argentinas, y un millonario negocio por la señalización, dragado y mantenimiento de la vía troncal a cambio del cobro de peajes.

En esa disputa se anotan la empresa belga Jan de Nul, que opera la hidrovía desde hace 25 años y que se presentará sin su actual socio, Emepa; otras compañías europeas como Royal Boskalis Westminster y Van Oord (de capitales holandeses), y la china Shangai Dredging Company (SDC) , subsidiaria de la gigantesca estatal China Communications Construction Company (CCCC).

Actores del mercado exportador y de la industria presumen que la oferta china cuenta con ventaja ante las declaraciones de varios dirigentes K que se mostraron públicamente a favor de entregar la concesión a Beijing, y por la aproximación entre el presidente Alberto Fernández y su par chino, Xi Jinping, con vistas a incorporar a la Argentina a la iniciativa de la Franja y la Ruta, un megaproyecto geopolítico del gigante asiático con el que busca asegurarse la provisión de energía y alimentos en países en vías de desarrollo a cambio de inversiones en áreas críticas para la prosperidad de estas naciones.

El interés chino por la hidrovía ha motivado reparos de varias representaciones diplomáticas y el temor de un presunto direccionamiento hacia los asiáticos, que el Gobierno descarta de plano.

Alberto y Xi Jinping cambiaron cartas sobre el plan chino "La Franja y la Ruta": de qué se trata

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios