El marplatense que sufrió la convertibilidad, estudió economía y hoy dirige una consultora top

El desequilibrio macro en general es hoy la principal preocupación del director ejecutivo de Seido, Matías Carugati.

Matías Carugati, Director Ejecutivo de Seido, es uno de los siete economistas de la nueva generación que revista APERTURA destacó en su número de junio.

Economista de la Universidad Nacional de Mar del Plata, mientras estudiaba fue becario de investigación, experiencia que lo formó en research, y dio clases como ayudante. Más tarde se mudó a Buenos Aires para hacer su maestría en Economía en la Ucema. A través de esa casa de estudios consiguió un puesto como economista en el Banco Ciudad, en la época de Luciano Laspina y Federico Sturzenegger, haciendo análisis macroeconómicos y financieros, y asistiendo al presidente del banco sobre las perspectivas económicas y financieras. 

En 2009 entró a Management & Fit para armar un área económica para hacer consultoría macro y dar soporte interno. Luego de un breve interludio como consultor independiente, en marzo del año pasado asumió como director Ejecutivo de Seido. 

Dice que estudió economía tras vivir una secundaria en los últimos años de la convertibilidad en Mar del Plata. "Desde chico me interesó saber cómo funcionan las cosas, pero cuando crecés te das cuenta de que en la economía no hay una sola explicación posible", rememora. 

 • 36 años
• Economista de la Universidad de Mar del Plata y maestría en Ucema
• Antes: Banco Ciudad y Management & Fit  

A la hora de hablar de su línea de pensamiento dice: "Si ves mi CV, pensarías que soy un hijo de la escuela de Chicago, pero no. Con el paso del tiempo entendés que no podés encasillarte. Sin abusar de los términos, sería parte de la academia norteamericana: ni del lado de la desregulación, pero tampoco el Estado excesivo. Muchos de mis colegas estamos tratando de pensar los problemas de la Argentina y no encontramos una escuela de pensamiento que sirva para todo momento y todo lugar". 

¿Cómo te llevás con la comunicación de la economía? 

Me gusta Twitter. Es claramente la herramienta para nosotros porque te permite conectar con otros e interactuar. Lo difícil es hablarle al público en general porque hay que ser lo más llano posible sin caer en expresiones sin sentido o alegorías. Trabajé en radio y eso me enseñó a hablar cortito y al pie. 

Sos docente universitario, ¿cómo ves a tus alumnos? 

Doy clases en UADE, para economistas y no economistas y noto interés en aplicar lo que enseño a problemas concretos. Te van tratando de conectar el libro con lo que ellos ven en el día a día. 

 "Muchos de mis colegas estamos tratando de pensar los problemas de la Argentina y no encontramos una escuela de pensamiento que sirva para todo momento y todo lugar" 

¿Qué temas te preocupan más de la economía argentina? 

El desequilibrio macro en general. El año pasado tuvimos un déficit fiscal récord y este año también vamos a tener déficit y el Gobierno va a tener que emitir pesos para financiarlo. Seguimos agrandando el desequilibrio macro, sobre todo el monetario, y el problema es que esa cantidad de pesos inyectados no se pueda tratar de forma no traumática. Por otro lado es un año electoral, el Gobierno está pensando más en elecciones que en lo que la economía necesita como plan de estabilización, que tendría un costo muy alto. El Gobierno apuesta a patear la pelota y los ajustes dejarlos para después de las elecciones, pero en el medio seguís agravando los problemas. 

¿Cómo está cambiando el trabajo de los economistas? 

Estamos incorporando nuevas tecnologías. Hoy es mucho más común ver economistas que saben de programación y facilita el trabajo del día a día, además de generar nuevos insights y explotar los datos de otra manera. No es solo el arte de entender los datos sino tener las herramientas para mostrar algo que otro no puede mostrar.

La versión original de esta nota se publicó en el número 330 de revista Apertura.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios