Creció el déficit fiscal en enero: ¿compromete el acuerdo con el FMI?

Mientras Argentina busca cerrar contrarreloj el Fondo que exige bajar el gasto, el resultado fiscal volvió a ser negativo en enero. En qué se gastó y cuánto se recaudó.

Aunque Argentina acordó con el FMI reducir el déficit fiscal y hasta el escenario más optimista implica que el gasto tiene que bajar en términos reales en 2022, en enero el déficit primario del Sector Público Nacional (SPN) fue de $16.698 millones y el déficit financiero - que contempla los intereses de la deuda- de $150.664 millones.

Luego de que el año pasado finalizara un déficit fiscal de 3% del Producto Interno Bruto (PIB), 2022 comenzó con un saldo negativo en las cuentas públicas en enero a partir de un significativo crecimiento del gasto que aumentó un 56,8% y un avance menos de la recaudación que se incrementó un 47,8% interanual.

Déficit cero en 2025: las condiciones que se necesitan para cumplir con el FMI

Desde el Ministerio de Economía explicaron que "la inversión en obra pública, educación y medidas de contención social impulsaron la expansión del gasto". 

Gastos:

  En concreto, el gasto de capital tuvo un incremento anualizado de $ 27.993 millones lo que equivale a una suba del 83,2% interanual y en subsidios energéticos, fue de $ 24.795 millones, en asistencia a CAMMESA.  

En cuanto al gasto en bienes y servicios, registró una suba de $ 14.255 millones (57,6% i.a.), el cual contempla las erogaciones del Ministerio de Educación destinadas a la adquisición de materiales educativos ($ 2.743,6 millones) y la adquisición de vacunas COVID ($ 1.796,0).

Mientras, el Gobierno busca presentar esta semana la "letra chica" del acuerdo con el FMI para cerrar contrarreloj una reestructuración de más de 40.000 millones de dólares, en medio de condiciones que incluyen disminuir el gasto público.

Ingresos:


En el primer mes del año, los ingresos corrientes a la administración nacional treparon un 42,8% interanual a $ 895.581, suba explicada por el alza de los recursos tributarios, que crecieron 38,5% y a los ingresos ligados a la actividad económica, como el IVA y los Créditos y Débitos. 

Por su parte, la recaudación asociada a las Ganancias presento una variación de $ 28.862 millones, un aumento del 55% interanual.

Para lo que resta del año "vemos que el punto de partida luce comprometido porque el Tesoro no contará con los ingresos extraordinarios que significaron el Aporte Solidario (0,5% del PIB), ni la mejora de los precios internacionales (0,4% del PIB)", explicaron desde la consultora LCG.

Y agregaron: "La licuación del gasto vía inflación parecería ser, por ahora, de las principales fuentes de ajuste automático del gasto".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios