Renegociación con el FMI

Acuerdo con el FMI: Cristina Kirchner y un raid de reuniones mientras Guzmán defendía el acuerdo

En el Senado aseguran que la Vicepresidenta no opera en contra. La visita guiada por la escena de los piedrazos al ministro del Interior y el pacto para dar libertad de acción en el bloque. Los gobernadores pesan

En esta noticia

"Cristina no trabaja en contra del acuerdo. Lo sabemos", repetía en el Salón de las Provincias un senador del Frente de Todos que vota a favor. Mientras él hablaba Cristina Fernández mantenía varias reuniones en paralelo a la exposición del ministro de Economía Martín Guzmán, una con Axel Kicillof y otra con el ministro Eduardo 'Wado' de Pedro.

El jueves pasado, antes de los piedrazos sobre sus ventanas, la Vice conversó con el jefe del bloque José Mayans. Definieron que habría libertad de acción a sabiendas de la presión de los gobernadores cuyas voces pesan en la cámara que representa a las provincias.

Esa tarde Mayans también estuvo dos horas con Alberto Fernández y hablaron sobre la misma estrategia.

Cómo cayó el acuerdo interno

Hasta que estallaron los cristales, "todo venía muy bien", le dijo un hombre de Cristina Fernández a El Cronista. Quedó claro cuando el ministro bonaerense Andrés Larroque salió con furia a defenderla. Le preguntaron por qué y dijo que sentía que a su jefa la dejaron sola primero frente a las piedras y ante la opinión pública después.

Este lunes la Vicepresidenta se fue de Recoleta hasta el Instituto Patria y esperó a que cambiaron los vidrios rotos por otros nuevos. Cerca de las cuatro de la tarde llegó a su oficina, cuando ya había terminado la reunión del bloque del Frente de Todos. En el encuentro Mayans no anticipó su voto, alegando que debe conducir a los que están a favor y a los que están en contra. Anabel Fernández Sagasti vice del bloque y cristinista pura aseguró que aún no decidió. Los senadores de La Cámpora estarían dispuestos a no confrontar en el recinto como también se hizo en Diputados.

EL SILENCIO DE LOS REBELDES

Por ahora, tanto quienes responden a la Vicepresidenta como los que están alineados con su hijo Máximo Kirchner, evitan hacer declaraciones aunque fueron parte activa del debate en la comisión de Presupuesto. Fernández Sagasti se retiró para sumarse a la reunión que mantenían la titular del Senado con Mayans mientras que Juliana Di Tullio solo salió por un rato para un turno médico que no pudo postergar. No dejaron sillas vacías y cuando ella se fue quien ingresó al Salón Azul fue el porteño Mariano Recalde.

La Vicepresidenta, Mayans y Sagasti analizaron el plan parlamentario exprés que incluye despacho de mayoría este martes y sesión el jueves. El formoseño hizo los deberes y sondeó antes a los radicales y a Martín Lousteau. Quedó confiado en que el jueves estarán los votos y que incluso sumará propios. Como en Diputados, se evitarían roces en los discursos aunque falta esperar a Oscar Parrilli que está molesto y sigue en Neuquén.

Conversaron también sobre el operativo de seguridad. Cristina Fernández insistió en que no quiere vallas ni represión. Le sugirieron un cordón de policías que la proteja y al Congreso.

De lo mismo habló con el ministro del Interior, Eduardo 'Wado' de Pedro, el único junto a Axel Kicillof que apoyó el acuerdo y se expresó en contra del default. De Pedro la acompañó durante la visita que le hizo la alcaldesa de Barcelona, Asda Colau Ballano.

Mientras la esperaban la Vicepresidenta le mostró el despacho y le relató la sucesión del ataque y los piedrazos. Le describió cómo una piedra le pasó cerca de su cabeza y señaló la mesa donde todavía no repusieron un vidrio.

Los consejos de kicillof

El ministro del Interior, volvió a mostrarse calmo y a favor de la unidad. Ya post PASO contribuyó con su renuncia al desentendimiento entre la Vice y el Presidente. Parece no querer repetir ese escenario y a todos les sugiere no ahondar las peleas, cuidar el equilibrio de la coalición gobernante y dejar de pelearse.

Cuando se fue se llevó un puñado de nueces y almendras de la oficina de Cristina Fernández y las comió mientras bajaba por ascensor. En la vereda respondió un llamado de Máximo Kirchner que no atendió porque estaba hablando con su madre.

Antes de que De Pedro se fuera el que llegó fue el gobernador bonaerense y ex ministro de Economía Axel Kicillof. Hombre de consulta de CFK, el bonaerense se quedó más de una hora.

Al mismo tiempo un dirigente cercano a Cristina dejó en evidencia que no todos piensan igual. Recordó que en 2016 "este Congreso, incluidos muchos compañeros, votaron los 12000 palos para los fondos buitres. ¿Y ahora nos quejamos?", reprochó evidentemente molesto con la discusión.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.