SEGUNDA OLA

Con resistencia, el Gobierno pone en marcha restricciones nocturnas desde el viernes

En Casa Rosada, el jefe de Gabinete y la secretaria legal ultiman el decreto que dará igualmente potestad a las provincias para definir los alcances. Con reparos de los gobernadores y sectores económicos, las limitaciones horarias serán menos severas de las queridas por la Casa Rosada.

Con idas y vueltas, tras tomar nota de las reservas que varios distritos plantean, el Gobierno dará a conocer este miércoles un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) con un marco normativo común, aunque abierto para cada jurisdicción, que establecerá restricciones de circulación por las noches a fin de parar el abrupto incremento de contagios de coronavirus registrado desde hace tres semanas.

Vigente desde el viernes, el DNU impondrá un toque de queda nocturno, desde las 0 a las 6, en todos los departamentos y conglomerados del país cuya tasa de crecimiento de casos haya subido exponencialmente en las últimas semanas. Se trata de los distritos "en rojo" según el semáforo epidemiológico fijado por el Ministerio de Salud de la Nación.

En tanto, las actividades comerciales no esenciales estarán limitadas a funcionar hasta las 23, concediendo en cierta medida al reclamo de los empresarios gastronómicos y las renuencias de los gobernadores y el jefe de gobierno porteño. 

En las últimas horas, el presidente Alberto Fernández, desde Olivos, y el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, en Casa Rosada, se comunicaron con los gobernadores para tantear el terreno para introducir medidas de fuerte impacto y cierto costo político y económico. La resistencia de los mandatarios locales finalmente relajó las acciones dispuestas, que durarán por tres semanas, de acuerdo al DNU redactado por la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

Como contó El Cronista, el Gobierno nacional trazó primero con la provincia de Buenos Aires y el gobierno de la Ciudad un mayor control de la movilidad. Sin embargo, la resistencia porteña envalentonó a otros distritos para poner reparos a la iniciativa de la Casa Rosada.

Con nuevas restricciones se cerrarían 15.000 bares y restaurantes más

En Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti dio a conocer que no establecerá nuevas restricciones, aunque acatarán las medidas que proponga Nación. En Mendoza, el gobernador radical Rodolfo Suárez propuso un esquema vernáculo, acordado con los intendentes de los 18 departamentos, en tanto Santa Fe, gobernado por Omar Perotti, habló de reforzar los controles pero sin cerrar ninguna actividad.

En la Ciudad, la intención nacional -y bonaerense- de imponer un toque de queda noctuno fue resistida. De hecho, el ministro de Cultura del distrito, Enrique Avogadro, salió en duros términos a plantear que la Nación busca provocar una "herida de muerte" a las industrias del entretenimiento. En toda la jornada, funcionarios nacionales y porteños se cruzaron por la lista de actividades afectadas.  

Del otro lado de la General Paz, funcionarios del gobierno de Axel Kicillof continuaron alertando la complejidad del panorama. El ministro de Salud, Daniel Gollán, puso el acento en las fiestas clandestinas que suceden primordialmente en el Conurbano y buscó amedrentar a los jóvenes que a ellas asisten.

"Si sabés que en pocas semanas tus familiares, amigos o compañeros de trabajo con mayor riesgo a pasarla mal van a estar protegidos con la vacuna, ¿no podés dejar de bolichear unos días? No es un gran esfuerzo. Está en vos cuidarlos, después puede ser tarde", planteó Gollán.

Tags relacionados

Comentarios

  • RL

    Raúl López

    Hace 8 días

    En el resto del mundo todo cerrado; aquí, discutiendo quién se hace cargo del costo político de las restricciones.
    Hay que multar a la gente para que use cinturón de seguridad y casco de motociclista, y esperan que esa misma gente deje de salir de joda para cuidarse de un virus.
    ¿Qué responsabilidad ciudadana..., de qué hablan?

    Ver más

    0
    0
    Responder
  • RG

    Roberto Garcia

    Hace 9 días

    El gobierno no tiene muchas ideas, y las pocas que tuvo ya las quemó en 2020. Estábamos con todo clausurado, fundieron a mucha gente que hoy está en le calle, con cifras de contagios menores a las actuales. A la ineptitud K le sumamos la falta de cordura y responsabilidad de los jóvenes que no quieren resignar salir a divertirse (como para confiarles el éxito de una guerra...) y aquí tenemos el resultado.

    Ver más

    4
    1
    Responder