Suecia, Chile y País Vasco: los errores de cálculo de Alberto y los problemas que trajeron

Durante las sucesivas extensiones de la cuarentena, Alberto Fernández comparó la situación argentina con la de otros países y regiones. Cuáles fueron las equivocaciones que llevaron a rectificaciones oficiales.

El gobierno nacional dispuso el 19 de marzo la primera cuarentena para enfrentar a la pandemia por el actual coronavirus. El pasado viernes fue el turno del octavo anuncio oficial sobre esta cuestión. En algunos casos se trató de conferencias de prensa, hubo mensajes grabados, participaron más o menos gobernadores.

Seis de los siete anuncios en los que se extendió el aislamiento tuvieron un punto en común: en ellos se comparó la situación argentina con la de otros países. Se entiende la utilidad del recurso: quien solo conoce a su propio país no conoce a ningún país. Es decir, para evaluar la situación argentina puede servir establecer parámetros y ver los datos de otras latitudes.

Sin embargo, no siempre se utilizaron bien los datos y hubo información errónea, lo que condujo a reclamos de diplomáticos extranjeros y a rectificaciones del gobierno. A continuación, un repaso de las comparaciones y sus implicancias en cada uno de los anuncios relativos a la cuarentena.

El 10 de abril se produjo la primera extensión del aislamiento. En aquel momento, el epicentro de la pandemia era Europa, a donde el virus había llegado más fuerte tras los brotes en China. En ese entonces, Fernández utilizó a España y a Italia para comparar la cantidad de muertos y fallecidos. También utilizó a Chile, Estados Unidos y Brasil. En estos casos se utilizaron valores totales, no ajustados por población.

Luego sí se mostró un cuadro comparativo en el que se ajustaba por población: aparecían 10 de los países sudamericanos y México y Estados Unidos. Se trataba de dos países con peores números que Argentina, pero no se sumaron otros países del continente.

Tras este anuncio ya hubo problemas con Chile. Sebastián Piñera hizo hincapié en que su país tenía otra política y realizaba más testeos. “Me recuerda una frase de Serrat: nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio , fueron las palabras de Piñera.

El 25 de abril hubo una nueva conferencia. Este fue el único caso en el que no se mencionaron otros países. En aquel momento se hizo hincapié en las diferencias regionales que ya se divisaban entre el AMBA y buena parte del resto del territorio. Allí comenzaron a flexibilizarse varias actividades según la provincia.

El siguiente anuncio fue el 8 de mayo. Allí se reiteraron las comparaciones con Brasil, Ecuador y Chile, quienes peor estaban en ese entonces en Sudamérica. Fue una de las más complejas en términos de relaciones exteriores. Por un lado, utilizó a Suecia y Noruega para ponderar la utilidad de la cuarentena.

Esto provocó un comunicado de la embajada sueca en Buenos Aires. “El objetivo es aplanar la curva de contagios y evitar que el sistema de salud se sobrecargue , sostenía. Además, justificaba las decisiones tomadas, y agregaba que “mantener las escuelas abiertas tiene, por ejemplo, efectos positivos en la salud infantil y permitir que las personas trabajen es positivo para la salud pública. Estas medidas también fortalecen la igualdad de género .

Hubo un nuevo capítulo con Chile. En este caso contestó el ministro de Salud de ese país, Jaime Mañalich, quien señaló que Chile “realiza ocho veces más test que Argentina , y consideró que “es prematuro e inconducente comparar realidades que a lo mejor son incomparables .

El siguiente anuncio, del 23 de mayo, fue el más caótico. Es que en este caso se multiplicaron los errores en las famosas filminas, lo que hasta fue reconocido por el Ejecutivo. Alberto Fernández utilizó un gráfico en el que se comparaba con algunos países americanos, pero los datos eran todos incorrectos.

Esto generó las respuestas del gobierno paraguayo, que emitió un comunicado. Y nuevamente de un chileno: en este caso el embajador en la Argentina, quien también rectificó la información.

 

Debo rectificar error en información publicada por @CasaRosada en reciente punto de prensa. La tasa de fallecidos en Chile es de 3,5 x100 mil habitantes y no de 98,5 como señala el siguiente gráfico que mostraron: (abro hilo) pic.twitter.com/0uUFO5Tta7

— Nicolás Monckeberg Díaz (@nmonckeberg) May 24, 2020

Tras estas respuestas, el ministerio de Salud explicó los errores al día siguiente.

Es necesaria una aclaración en relación a la información presentada en el día de ayer:

La tasa de mortalidad está expresada por millón de habitantes, no por 100.000.

Si bien las tasas de mortalidad y de incidencia son correctas, surge un error en la rotulación de cada país. pic.twitter.com/wlfijNy2po

— Ministerio de Salud de la Nación (@msalnacion) May 24, 2020

El 5 de junio se realizó el sexto de los anuncios relativos a la cuarentena. En esta oportunidad se volvieron a utilizar 10 de los 12 países sudamericanos y se agregó a México y a Estados Unidos. Se detalló la cantidad de casos confirmados cada 100.000 habitantes, a pesar de que otros países implementaron distintas políticas de testeo desde el comienzo.

El 26 de junio se anunció el regreso de una cuarentena más restrictiva en el Área Metropolitana de Buenos Aires. En esa ocasión fue Axel Kicillof el que enunció una comparación con países vecinos: “Si hubiéramos seguido el camino de Brasil o Chile, aunque las comparaciones sean odiosas, hoy en Argentina tendríamos entre 250.000 y 600.000 contagios .

Ese día, además, el presidente se detuvo sobre la cuestión económica e incluyó la previsión de caída del producto. Allí mostró un cuadro comparativo con algunos países –no era claro el criterio de inclusión de esos Estados y no de otros– y se incluyó la cantidad de fallecidos en total. Es decir, no por cantidad de habitantes. Los siete países restantes tienen más población que Argentina.

Finalmente, el pasado viernes llegó una nueva flexibilización de la cuarentena. Por un lado, mostró un gráfico dinámico, en el que se veía la cantidad de muertes cada 100.000 habitantes en algunos países americanos. La fuente señalada era celag.org y se atribuían los datos a World Metters. Sin embargo, hubo dos problemas en esa visualización.

Por un lado, se mostraban solo los países que están en una peor situación que la Argentina. Se incluyeron, por ejemplo, Panamá y Honduras pero no Uruguay y Paraguay. Por otro lado, si se consulta en World Metters los datos son distintos. Por ejemplo, en el gráfico presidencial se señala a Ecuador como el país sudamericano con más muertes por cantidad de habitantes. Pero en World Metters se indica que Chile, Perú y Brasil tienen peores indicadores.

Además, hubo otro problema el viernes pasado. Fernández utilizó como contraejemplo al País Vasco. Sostuvo que allí se saturó el sistema de salud y que hubo que elegir “quién se salvaba y quién se moría . Cabe aclarar que el País Vasco no es un estado independiente, sino una comunidad autónoma dentro de España.

El presidente del gobierno vasco, Iñigo Urkullu Renteria, sostuvo que esa afirmación era falsa y envió una protesta formal a través de la delegación vasca en Buenos Aires. “Habida cuenta de lo extremadamente sensible del tema y del grave daño que puede suponer para la reputación e imagen del País Vasco en Argentina, se ha solicitado una rectificación pública e inmediata , agregaba el comunicado.

Tags relacionados

Más de Economía y Política