El FMI avisa que la economía argentina puede caer más del 9,9% previsto

La extensión de la cuarentena en el AMBA, la caída de los precios de los commodities y la demora en la resolución de la deuda son los factores que llevaron al Fondo a reducir las previsiones para el PBi local. Alerta que los riesgos pueden aumentar.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sostuvo que la demora en el acuerdo entre la Argentina y los bonistas por la renegociación de la deuda y la prolongación de la cuarentena fueron los factores que lo llevaron a ahondar sus proyecciones de recesión a 9,9%, luego de que en abril estimara una caída de 4,2%, y no descarta que la caída pueda ser peor.

El miércoles, el organismo publicó sus proyecciones de junio para la economía global, que incluyó un pronóstico de contracción de 9,9% para la Argentina para este año y una recuperación de apenas 3,9% para 2021, la estimación de baja del PBI más grande para el bienio después de la de México, Perú, Italia y España.

"Se espera que el PIB de Argentina disminuya aproximadamente un 10% en 2020, con riesgos elevados", reconoció el FMI, que revisó el 4,2% de abril severamente a la baja debido a una "cuarentena más larga en Buenos Aires, una demanda externa más débil y peores precios de productos primarios que el limitado paquete de apoyo fiscal no puede compensar".

Además, el Fondo advirtió incertidumbres relacionadas con la renegociación de la deuda. "La extensión del proceso de reestructuración sigue pesando en la confianza", indicó en un documento.

Para la región en general, el FMI proyecta una caída de 9,4% para este año y una recuperación de 3,7% para el año que viene. La peor caída la sufrirá Venezuela, si bien no se contabiliza para el promedio regional, con una recesión esperada por el Fondo de 20% este año y una de 5% del año que viene. Le siguen Perú, con una baja de 13,5%, y México con un retroceso de 10,5%. Según la proyección, Brasil perderá un 9,1% de su PBI, mientras que Colombia caerá 7,8% y Chile, un 7,5%.

 

Riesgos activos

El informe del Fondo apunta que, si bien las condiciones financieras globales se aliviaron, la pandemia podría empeorar en la región y agudizar la crisis económica. "Los riesgos siguen activos, con una depresión de la actividad económica, haciendo hincapié en los balances corporativos, aumento de la pobreza y la desigualdad, que podría reavivar las tensiones sociales en toda la región", indicó. 

El organismo señaló que la prioridad inmediata de los países de la región en términos fiscales debe ser procurar la asistencia al sector privado y a los sectores de menores recursos, que, dado el espacio fiscal limitado, requerirán "optimizar el gasto público y aumentar su eficiencia".

"Los formuladores de políticas deberán encontrar formas creativas de llegar a diferentes segmentos de la sociedad, especialmente donde la informalidad es alta. Las consecuencias de la pandemia y la respuesta política asociada también aumentarán las preocupaciones de sostenibilidad de la deuda a mediano plazo en varios países, que deberán ser mitigadas con un compromiso de mediano plazo de consolidación fiscal y reformas estructurales que incentiven el crecimiento", indicó.

Concluyó: "La política monetaria debería seguir siendo acomodaticia, dada la moderada perspectiva de inflación, brechas de producción negativas y desempleo elevado. Reducciones de tasas de política adicionales y las medidas dirigidas a mercados específicos deben considerarse cuando sea necesario y posible, para apoyar la actividad económica y garantizar el buen funcionamiento de los mercados financieros." 

 

Tags relacionados
Noticias del día