Entrevista

Pablo López: "Da la sensación de que los bonistas están más interesados en litigar que en negociar"

El ministro de Hacienda bonaerense afirmó en diálogo con El Cronista que la presentación judicial de los acreedores modifica el panorama, pero que su objetivo es continuar negociando, aunque sin comprometer las finanzas de la provincia

Pasó casi un año desde que el Gobierno de la provincia de Buenos Aires y los bonistas iniciaron el proceso de negociación de la deuda y, en lugar de mejorar, el panorama se pone cada vez más oscuro.

Los acreedores decidieron finalmente ir a la Justicia en Nueva York para iniciar una demanda contra el Estado provincial a raíz de las demoras para llegar a un acuerdo, una carta que siempre estuvo sobre la mesa, pero que era considerada como de última instancia.

Ahora, ya con la medida consumada, en Buenos Aires el malestar es muy fuerte, y analizan cuáles serán los pasos a seguir, aunque siempre con dos grandes objetivos: lograr un acuerdo por la vía de las negociaciones, y no comprometer las finanzas de la provincia.

"No nos sorprenden este tipo de acciones porque ya las vimos en otras provincias. Son presiones, pero no nos vamos a dejar presionar", advirtió a El Cronista Pablo López, ministro de Hacienda bonaerense y encargado de llevar adelante las negociaciones.

- ¿Los tomó por sorpresa la determinación de iniciar acciones legales en la Justicia por parte de los bonistas?

- Son tácticas para presionar. Veníamos en un camino de negociaciones, sobre todo con el principal acreedor, y entendíamos que iba todo bien, por lo que nos sorprende el momento en el que ocurre esto. En lo últimos días habíamos iniciado un proceso de negociaciones confidenciales para acercar posiciones. Nosotros estábamos dispuestos a que fuera por un tiempo más largo, pero ellos solo aceptaron que fuera por tres días, con la idea de finalizar el domingo. En tiempos tan acotados es muy difícil llegar a algo.

- ¿Y con qué objetivo prefirieron un lapso más corto?

- Da la sensación de que los bonistas están más interesados en litigar que en negociar. Nosotros seguimos abiertos al diálogo, pero estas estrategias no favorecen las negociaciones. No nos vamos a dejar presionar. Vamos a avanzar con las negociaciones pero siempre cuidando los intereses de la provincia.

- ¿Se sienten desilusionados con la decisión de los bonistas? ¿Entendían que se iba por el buen camino?

- Son estrategias de presión, pero es una lástima que no entiendan que por ahí no está la solución de fondo; el camino es otro. La provincia prefiere ir por el lado de la sostenibilidad. No tiene sentido hoy comprometerse a pagar una cosa, y que en poco tiempo volvamos a estar hablando de lo mismo, en situación similar, y precisando restructurar nuevamente. Ellos muestran una intransigencia importante. No aceptaron más tiempo para negociar y piden que en los próximos años la provincia pague u$s 2000 millones, que equivalen a dos años de obras, es decir que habría que suspender todas las obras para pagarles. La última propuesta que hicimos no solo mejora la original, sino que además es sostenible y pagable para la provincia. Siempre se apunta a afrontar los pagos sin comprometer las condiciones mínimas en cuanto a las demandas sociales. La provincia tiene un 50% de pobreza.

- ¿Veían venir la judicialización del caso? Hace ya casi un año que no logran un acuerdo

- Entendíamos que era un escenario posible. Nuestra mejor herramienta era seguir abiertos al diálogo y de buena fe. Si se cumplían los tres días que se habían establecido, entendíamos que la posibilidad de diálogo podría haber seguido abierta. Pero evidentemente del otro lado no se pensó igual.

- ¿Qué acción piensan tomar ahora, ya con las presentaciones realizadas?

- Las demandas llegaron esta mañana y se están analizando. Evaluamos qué opciones hay y tenemos un plazo para responder.

- ¿Entiende que este es el final de las negociaciones?

- No es un final del tema porque el problema de la deuda sigue existiendo.

- ¿Pero se cortaron las chances de negociación?

- Lo tenemos que evaluar. Este factor antes no estaba y sin dudas no facilita el diálogo. La situación se complejiza

- ¿Cómo sigue el proceso ahora?

- No tenemos una agenda establecida. En los comunicados ellos plantean que están abiertos a seguir dialogando; al menos no pareciera que quieran cortar todo. Esto ya se vio en otras provincias.

- ¿Cuánto puede mejorar la provincia la última propuesta?

- Lo que propusimos implica esfuerzo importante para la provincia dada la situación de vulnerabilidad. Ellos presentaron una oferta que, para nosotros, no es accesible. No muestran flexibilidad para poder trabajar.

- Después de casi un año sin avances, ¿entienden el enojo de los bonistas?

- Están en todo su derecho de iniciar una demanda, pero al mismo tiempo conocen las limitaciones de la provincia y eso es lo que molesta y llama la atención. No puedo analizar enojos, pero sí puedo decir que la que tomaron es una vía que complica las resoluciones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios