MANAGEMENT

Seis etapas para potenciar la imaginación en las empresas

Todas las empresas deben poder reinventarse a sí mismas continuamente si quieren prosperar en el largo plazo.

Hoy en día, todas las empresas deben poder reinventarse a sí mismas continuamente si quieren prosperar en el largo plazo. Si bien se ha escrito mucho sobre la innovación y los modelos de negocios, no contamos con un manual de estrategias para la fase inicial de este proceso: la imaginación.

Las compañías tienen una notable propensión a convertir las ideas en nuevas y valiosas realidades omnipresentes. Pueden transformar lo irreal en algo ordinario: el automóvil, la computadora e Internet, comenzaron con actos de imaginación improbables.

Si bien la mayoría de las startups se centran en buscar la próxima "gran cosa", aquellas que tienen la suerte de encontrarla antes de quedarse sin efectivo a menudo pasan las siguientes décadas escalando y explotando la idea fundacional.

Esto conduce a una división de la economía corporativa entre empresas más pequeñas, más jóvenes y de alto crecimiento, y empresas más grandes, más estables y rentables con un menor potencial de crecimiento.

Esta división de roles tiene sentido en un mundo donde las ventajas competitivas son estables, pero la vida media de la ventaja competitiva se ha desplomado en los últimos años.

Ahora, todas las compañías deben poder reinventarse a sí mismas continuamente si quieren prosperar a largo plazo.

La imaginación es la capacidad de crear un modelo mental de algo que aún no existe. Es una capacidad presente en la mente humana, y el contexto organizacional puede tanto apoyarla como socavarla. En su mayoría, las grandes empresas suelen debilitarla sin darse cuenta. Cuando encuestamos a CEOs para el libro The Imagination Machine, el 90% veía la imaginación como una capacidad vital, aunque el 80% no contaba con un enfoque bien definido para gestionarla.

Las seis etapas para fomentar y aprovechar la imaginación

Identificamos seis etapas para fomentar y aprovechar la imaginación, cada una con diferentes requisitos y dificultades:

1ª etapa: Crear encuentros que nos inspiren a revisar nuestro modelo mental acerca del funcionamiento del negocio.

2ª etapa: Desarrollar ideas tentativas en modelos mentales detallados, coherentes y comprobables. El desafío aquí es dejar espacio para la reflexión, cultivar las habilidades de pensamiento contra fáctico y crear una cultura que no descarte de inmediato las ideas embrionarias.

3ª etapa: Enfrentar los nuevos modelos con la realidad; y para llevarlo a cabo con anticipación, normalmente ejecutaríamos un piloto bien estructurado.

4ª etapa: Asegurarse de que las ideas se difundan a otras mentes para impulsar su continua evolución y adopción.

5ª etapa: Escalar y codificar modelos mentales para dar forma a una nueva realidad, convirtiendo ideas sin precedentes y contraintuitivas en algo exitoso, es decir, normal y sin complicaciones.

6ª etapa: Mantener la tensión entre la imaginación y la ejecución a lo largo del tiempo en la compañía, explotando las viejas ideas al mismo tiempo que se crean las nuevas.

Cada una de estas etapas implica técnicas y capacidades específicas que deben ser dominadas, las que no son comunes en las grandes organizaciones hoy en día, pero que si pueden ser implementadas.

El rol de los líderes

Los líderes juegan un papel muy importante a la hora de establecer el contexto adecuado para la imaginación. Pueden enfocar la organización en el mundo exterior donde se originan la mayoría de las sorpresas, contrarrestando la tendencia de las organizaciones a volverse cada vez más introvertidas a medida que crecen.

Los líderes también pueden crear un sentido de urgencia, al centrar la atención en las señales que muestran que el éxito de ayer puede no durar para siempre, contrarrestando la falsa sensación de seguridad y complacencia que pueden crear las métricas financieras retrospectivas. También pueden crear culturas que permitan contar con tiempo para la reflexión y en las que las preguntas hipotéticas sean legítimas y no descartadas como poco prácticas, distractoras o fantasiosas. Pueden asegurarse de que las personalidades inconformistas que crean nuevas formas de ver el negocio sean reconocidas y recompensadas junto con las personas dedicadas a explotar el modelo empresarial actual.

La tecnología también cumple un rol importante. Si bien no creemos que la imaginación artificial desplazará la imaginación humana en el corto plazo, la tecnología ha comenzado a complementarla.

Ya existen herramientas que pueden ayudar en cada etapa del ciclo de la imaginación, incluidas aquellas para la detección de anomalías, la generación de analogías para un conjunto dado de ideas, la visualización de redes de pensamientos y personas, y la identificación de factores críticos que sustentan la aplicación exitosa de nuevas ideas.

Estas herramientas desempeñarán un rol fundamental en la creación de nuevos tipos de organizaciones "biónicas" que puedan aprovechar tanto el conocimiento humano como el de las máquinas, de forma sinérgica.

La reinvención se ha convertido efectivamente en la nueva ejecución. Debe aceptarse no solo como una necesidad competitiva, sino también como una oportunidad para re-humanizar las organizaciones y así poder atraer y motivar al talento que necesitarán para descubrir continuamente nuevas formas de triunfar.


Este artículo fue publicado originalmente por el World Economic Forum el 30/7/2021. Y es una vista previa del libro The Imagination Machine (Harvard Business Review Press, 2021) de Martin Reeves y Jack Fuller.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios