OPINIÓN

Plan GanAr: ¿una iniciativa para aumentar la producción ganadera bovina?

El Plan Gamadero Argentino, presentado el pasado 3 e mayo dejó muchas puntas de análisis. Lo principal es lo acertado del objetivo de incrementar la producción, con vistas a incrementar las exportaciones, pero las medidas podrían no ser suficientes.

Una fórmula sin discusiones: Mayor oferta, mejor abastecimiento del mercado interno y a un precio acorde, y mayores saldos para exportar y generar divisas para el país.

Cuando intervienen las políticas públicas y otras variables particulares del mercado, la ecuación teórica se desequilibra, y por ello es necesario acompañar la producción para que no se vea desincentivada. El Gobierno actual no niega esta situación, pero las medidas parecen no ser suficientes aún.

El 3 de mayo el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca publicó la resolución 95/2022, mediante la que creó el Plan GanAr, el que tiene por objeto contribuir al aumento de la producción y de la productividad de la ganadería bovina, de carne y de leche, así como mejorar su sistema de industrialización.

Según el Gobierno, esta medida tiene un objetivo claro: valorar la carne bovina como proteína y como parte de la cultura nacional. Se busca con este plan aumentar la oferta de esta carne para hacer frente a la demanda creciente; apunta a lograr una producción de 600.000 toneladas en 2030, es decir, 20% por encima de la producción actual; como así también aumentar las exportaciones, según los mismos considerandos de la norma.

Desde el punto de vista productivo, la falta de crecimiento de la cadena bovina se debe a la baja producción de terneros por vientre y a un bajo peso de faena, fundamentalmente en la hacienda destinada al consumo interno, pues para exportación los mercados ponen sus condiciones a rajatabla en términos sanitarios y de cortes.

Las dos recetas centrales que propone el plan GanAr son subir la tasa de destete, es decir la cantidad de terneros nacidos respecto del stock de madres, del 62% actual al 67%, lo cual equivaldría a 58 mil toneladas de carne. 

Por otro lado, elevar el peso promedio de faena, que ahora está en 229 kilos y debería alcanzar los 250 kilos en 2030. Con estas medidas se lograría más cantidad de carne con el mismo número de bovinos faenados, y así se llegaría a las 600 mil toneladas que promete este plan.

Más allá de lo productivo, desde un punto de vista macroeconómico las trabas a las exportaciones impuestas para asegurar el consumo y precio interno de la carne generan gran desaliento para incrementar la inversión para producción, y si bien se ha tomado como premisa del plan fomentar las exportaciones, de momento no se habla de medidas concretas que así lo impulsen.

Dar mayor confianza a los agentes respecto de una política de precios internos y la posibilidad de exportación, son cuestiones claves para alentar el aumento de la productividad, aunque por supuesto estas tasas de interés en un contexto inflacionario también ayudan a "dar arranque" a un proceso de expansión.

¿En qué consiste el Plan?

Con inicio en la XXXVIII Reunión Ordinaria del Consejo Federal Agropecuario, en septiembre de 2021, se acordó trabajar sobre una política ganadera de carácter federal.

El Plan contemplará el financiamiento de acciones vinculadas a sanidad y biotecnologías reproductivas; instalaciones para el manejo de hacienda y bienestar animal; infraestructura predial; implantación de pasturas y verdeos, forrajes conservados y alimentación estratégica; incorporación de genética en pie con fines reproductivos; incorporación de tecnología ganadera y conectividad, y adecuación de frigoríficos para el fraccionamiento de medias reses, entre otras acciones.

¿A quiénes incluye el Plan?

A personas humanas o jurídicas que se encuentren inscriptas en Registro Único de la Cadena Agroalimentaria (RUCA), Registro dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y en Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (RENSPA), Registro dependiente del SENASA.

¿Quién será el responsable de su implementación?

El plan se crea en la órbita de la Subsecretaria de Ganadería y Producción Animal, dependiente de la Secretaria de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

A su vez, se crea una Comisión Asesora Técnica del Plan, la cual estará conformada por representantes de la Subsecretaría de Ganadería y Producción Animal, SENASA e INTA. La Comisión ejercerá funciones consultivas y realizará el seguimiento de la ejecución del Plan, efectuando las recomendaciones que considere pertinentes para el logro de los objetivos buscados.

Con el lanzamiento del mencionado Plan GanAr, las autoridades nacionales han iniciado conversaciones con sus pares provinciales, con el fin de promover la adhesión al presente Plan, de tal forma que se pueda coordinar tanto lo relacionado a las financiaciones como a lo sanitario.

Acciones concretas

Por el momento, solo se abrieron Líneas de Financiamiento especiales, pero tienen su origen en diciembre de 2021 cuando se suscribió un acuerdo para la implementación de líneas de financiamiento del Ministerio de Desarrollo Productivo a través del Fondo Nacional para el Desarrollo Productivo (Fondep), el Fondo de Garantías Argentino (Fogar) y el Fondo Fiduciario Nacional de Agroindustria (Fondagro), del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.

Por su parte, el Plan GanAr habla de medidas de financiamiento especiales, a través de la bonificación de tasas de interés por 7 puntos sobre las líneas de crédito de inversión productiva, la que se aplicará sobre líneas de crédito y/o aportes económicos a través de convenios específicos con provincias y otras entidades públicas o privadas vinculadas al sector.

Los montos y condiciones para proyectos de inversión serían de hasta un máximo de 50 millones de pesos para MiPyMEs, y por hasta 250 millones de pesos para empresas grandes; con 12 meses de gracia y un plazo de hasta 60 meses.

Asimismo, para capital de trabajo el monto máximo de los créditos será de 10 millones de pesos para cualquier caso, con un plazo de 36 meses.

Será condición para acceder a las mencionadas líneas que hayan presentado el plan de adecuación de sus instalaciones para el troceo obligatorio, de acuerdo de la Resolución Conjunta 10/2021 y sus modificatorias y/o complementarias.

La línea de financiamiento ya está abierta desde el 1° de febrero. Los bancos que en principio van a evaluar y otorgar los créditos son el BNA, BAPRO y el BICE.

Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios