Dia de la mujer

Mujeres en el mundo laboral: una asignatura pendiente y una oportunidad

Me encantaría un 8 de marzo donde pensar en mujer no signifique pensar en que somos una minoría o en que somos diversas.

Cada 8 de marzo, las diferencias en términos de desarrollo profesional, de representación en la fuerza laboral, representación en la mesa de decisión y en gap salarial se profundizan. Con lo cual, ser mujer sigue trayendo de qué hablar en el mundo laboral.

Cuando una mujer en una mesa de decisión ostenta poder se activan sesgos inconscientes sobre si es suficientemente capaz para estar ahí, si tiene los méritos para hacerlo o si llegó por mérito propio. Sumado a esto, luego de la pandemia, las brechas laborales se continuaron agrandando

¿Por qué? Porque las mujeres se encargan de las tareas de cuidado en las casas, de los adultos mayores y niños. Por todo esto, hasta que no cambiemos culturalmente esas miradas, el ser mujer en la fuerza laboral va a seguir siendo una piedra en el zapato.

Día Internacional de la Mujer: para la ministra Elizabeth Gómez Alcorta, "la deuda es con nosotres, porque 7 de cada 10 pobres somos mujeres"

Es necesario que se den conversaciones más profundas en la sociedad, en las familias, en los hombres y mujeres para darnos cuenta de que tenemos arraigados prejuicios sobre cuál es el rol de la mujer y del hombre, qué es lo que está bien visto y qué no, para poder reflexionar y actuar en consecuencia, si lo que realmente queremos es una sociedad más diversa, equitativa e inclusiva.

La diversidad incomoda porque nos enfrentamos a nuestros sesgos, a nuestros puntos ciegos, a lo desconocido y la vulnerabilidad

Mucho se ha hablado, y no va a ser nuevo lo que voy a decir, sobre que la diversidad suma desde todo punto de vista, aporta miradas y perspectivas distintas, trae mayor creatividad e innovación y brinda soluciones nuevas para los problemas que enfrentamos en un mundo volátil, complejo, incierto y ambiguo. 

Pero la diversidad también incomoda porque nos enfrentamos a nuestros sesgos, a nuestros puntos ciegos, a lo desconocido y la vulnerabilidad. Es importante trabajar esa incomodidad para poder entender cuáles son las barreras invisibles que no permiten que lo diverso sea incluido en nuestras organizaciones.

#BreakTheBias

Para empezar a transitar esos caminos, se debe trabajar sobre lo que este año es el lema del International Women's Day que es Break the Bias. Es fácil decirlo, pero donde hay cerebro, hay un prejuicio. Hasta que no podamos detectarlos y entender que son ellos los que no nos permiten ver la realidad tal cual es sino como nosotros la podemos ver, va a ser muy difícil que podamos traspasar la incomodidad y así encontrar el valor de la diversidad.

Me encantaría un 8 de marzo donde pensar en mujer no signifique pensar en que somos una minoría o en que somos diversas.

Es cierto que se ha evolucionado, el tema está sobre la mesa y se habla. Hay una corriente global de medioambiente, responsabilidad corporativa y social que hace que realmente entendamos que este tema no es sólo de género, es un tema que la sociedad civil está levantando

Hoy los talentos no quieren trabajar en organizaciones que no sean diversas, equitativas e inclusivas. Los accionistas no quieren invertir en organizaciones que no lo sean. Nuestros clientes no quieren interactuar con nosotros si no lo somos. Nuestros proveedores no nos van a querer vender ni acompañarnos. Pero todavía falta.

Día Internacional de la Mujer, después del Covid y bajo el paraguas del FMI: ¿hay salida?

El 8 de marzo sirve como una fecha en conmemoración por todas aquellas mujeres que murieron, todas esas mujeres que lucharon. Pero me gustaría que el ser mujer no esté asociado a una lucha, sino que traiga consigo que no somos una diversidad y que no podemos ser una minoría en la fuerza laboral cuando somos más del 50% de la población global. Me encantaría un 8 de marzo donde pensar en mujer no signifique pensar en que somos una minoría o en que somos diversas.

Celebro este 8 de marzo porque me permite reflexionar respecto a en qué me ayuda a mí como líder en #BreakTheBias, y es a mantenerme incómoda y vulnerable frente a lo diverso, a mis puntos ciegos y mis sesgos para poder actuar por una sociedad más justa, diversa, equitativa e inclusiva.

Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.