Opinión

Escapando de la histórica licuación del dólar

Las principales monedas del mundo como el dólar americano, el euro o el yen, están mostrando muy poca variación entre ellas. Bajo esta perspectiva limitada uno podría decir entonces que a pesar de la enorme emisión monetaria en estos bloques, sus respectivas monedas están conservando razonablemente cierto nivel de valuación

En la crisis anterior (2008/2011), la dinámica fue muy distinta. En los primeros estadios de dicha crisis y ante una Reserva Federal implementando por primera vez en la historia una ronda gigantesca de flexibilización cuantitativa (QE1) el dólar fue literalmente masacrado contra casi toda moneda que cotizaba por entonces tanto emergente como no emergente. Y recordemos, las criptos todavía no competían.

Es importante destacar que en la crisis (2008/2011) la Reserva Federal movió primera en la carrera por la mega emisión monetaria y mucho tiempo después la siguió el Banco Central Europeo. Este descalce temporal en la emisión relativa generó por dicho lapso una fuerte depreciación del dólar americano frente al euro.

Se revierte el comienzo del año: caen las tasas en USA y sufren los rotos

Sin embargo, en esta crisis, las mega emisiones monetarias se han hecho de manera simultánea. Esta situación generó en el mercado financiero la percepción de una licuación potencial de toda moneda papel contra activos de valor intrínseco.

En este último grupo hay tres grandes competidores actuales: mercado de acciones, mercado de commodities en general y la locura de las criptomonedas que han tenido desde el último semestre del 2020 un rally monstruosamente acelerado.

Parecería entonces que ante la falta de una noticia dramáticamente negativa que nunca hay que descartar pero que por el momento no parecería existir, el mercado se comporta como un clásico "bull market" o sea, ante un día de negatividad como los que tuvimos durante la semana pasada Wall Street se toma sólo un día para vender realizando una "micro-corrección" y ya en apertura del día siguiente te vuelven a comprar el "dip" y todo sigue reflacionando en este carrera de esquivar permanentemente la licuación que las monedas papel están sufriendo frente a activos de valor intrínseco.

La perversa inflación de Estados Unidos y sus consecuencias en emergentes

En este contexto, el 2021 parecería ser un año en donde las principales economías del mundo deberían exhibir una fuerte recuperación relativa a lo dramático que fue el 2020. Bajo ese escenario, un activo que en general se correlaciona bien con la recuperación de la economía real y mas aun con todos los esteroides impartidos por los principales bancos centrales del mundo es el équity. 

Si bien el mercado de acciones ya experimentó un rally muy significativo desde los mínimos de marzo de 2020, no parecería que a la luz de tanto estímulo monetario y fiscal impartido y por venir sumado a una economía global que se seguirá recuperando fuertemente en 2021 todo el upside potencial esté plenamente descontado.

Independientemente de todas las correcciones que Wall Street seguramente se encargará de ejecutar y de todas las verticalidades en rojo que potencialmente el mercado sufrirá a lo largo de estos 11 meses que le restan al año, tarde o temprano, la mega emisión monetaria y los mega paquetes de asistencia fiscal se filtrarían por el sistema acentuando la reflación iniciada durante 2020. 

De esta forma, en esta carrera "desenfrenada" para escaparse de la licuación de las monedas fiduciarias y ante un rebote potencial en la economía real parecería que el mercado de acciones en general y el norteamericano en particular siguen siendo uno de los principales hedges contra la licuación del dólar papel implicando que su suba parecería estar lejos de haber culminado.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios