OPINIÓN

El problema ambiental es gravísimo, acá nadie se salva solo

El miembro de la Corte Suprema de Justicia de Argentina y expresidente del alto tribunal habló el pasado 12 de septiembre en la presentación de su nuevo libro "El Nuevo Enemigo", en el marco de un evento dedicado al derecho ambiental.

Cotizaciones relacionadas

Este evento es un buen modelo de lo que queremos, y es que ocupemos más allá de nuestros propios intereses por algo que nos excede y que nos preocupa a todos. Este tema nos ocupa a los adultos con responsabilidades, a los jóvenes y también a quienes no están ahora, pero recibirán las graves consecuencias de la falta de responsabilidad actual.

También es cierto que, en muchos casos no se trata sólo de falta de conciencia, sino de un diseño institucional inapropiado. En este, como en la mayoría de los problemas serios que tiene nuestro país, no se encuentran las soluciones, sino que se trasladan.

Es que no se pueden solucionar dividiendo el problema en partes de acuerdo a la jurisdicción o la tarea que cada uno de nosotros tenemos, o peor aún, dividiéndolo según el lugar que cada uno ocupa en la polarización que se vive. La solución va por otro camino, que es el diseño de instituciones, como las agencias, que integran la perspectiva local, la perspectiva provincial, la perspectiva nacional, la derecha y la izquierda de cada lado, apartados de los incentivos electorales, y enfocados en el mediano y largo plazo.

La reforma institucional es la única manera en que podemos superar las peleas cotidianas y avanzar en políticas de estado para solucionar graves problemas.

¿Cuál es el tema que nos ocupa ahora?. En primer lugar, cuando nosotros analizamos a nivel macro, es decir, a nivel global o histórico, lo que ha pasado desde la Revolución Industrial hasta ahora, que es el modo en el cual vivimos todos nosotros, encontramos que hay tendencias que son dramáticas
Hablamos de un fin de ciclo, de algo que se termina.

Qué es lo que se termina y por qué decimos que se termina este modo en el cual la humanidad ha evolucionado en los últimos años?. En primer lugar, vemos que esta tendencia ha pasado desde una época en el cual había una cierta "pureza", a una "contaminación creciente". Esta contaminación creciente la vemos todos en todos los ámbitos y vemos que los ríos están contaminados, el aire está contaminado, el paisaje está contaminado, la cultura está contaminada. Estamos evolucionando desde la pureza a la contaminación.

Hemos evolucionado desde el "equilibrio" al "desequilibrio". Es decir, hace 50, 60 o 100 años atrás notábamos un equilibrio en todos los sistemas, en la naturaleza, pero también en el sistema económico y en el sistema social y político. Hoy advertimos cada vez más desequilibrios.

Los veranos son demasiado calientes, los inviernos demasiado fríos. Dónde había agua, hay sequía o desertificación. Es decir, la naturaleza es un sistema muy delicado y que debido a la acción humana constante, ha perdido su equilibrio.

Estamos llegando a otro nivel de equilibrio muy dramático, porque cuando la naturaleza corrige genera grandes daños y por eso se dice la pandemia es una corrección sistémica, es decir, es una crisis dentro del sistema que nos produce enfermedad, pero también produce tormentas cada vez más dramáticas.

Esto tiene un impacto muy directo en todo. Por ejemplo, cuando vemos que en el verano europeo hay sequías y se quedan con poca agua los grandes ríos, entonces quiebran las empresas de navegación que hacen cruceros. En Europa vemos que hay regulaciones sobre el uso del agua y se les dice a los ciudadanos que sólo se pueden bañar usando tanta cantidad de agua.

No es algo abstracto. Estos desequilibrios provocan consecuencias muy concretas en el mundo económico y social. Otra tendencia es que pasamos de la "diversidad" a la "homogeneidad". Por ejemplo, en el mundo natural había muchas más especies animales y vegetales que ahora, porque ha disminuido la biodiversidad.
También nuestro comportamiento es cada vez más homogéneo, porque lo que nosotros pensamos y hacemos en la Argentina es más o menos lo mismo que pasa en cualquier otro país. Fíjense que empieza una publicidad sobre determinado producto globalmente y todos vamos a consumirlo y todos hacemos lo mismo cuando antes hacemos cosas muy diferentes.

Esta homogeneidad cultural es cada vez más peligrosa y se traslada de los niños a los niños porque los niños de la Argentina juegan los mismos juegos que otros países y se comportan de la misma manera.

También el urbanismo: los centros históricos de las ciudades son diferentes, pero los centros modernos son iguales en todo el mundo. Ni vale la pena viajar por el planeta porque se encuentran más o menos con las mismas marcas. Entonces, esta homogeneidad tiene que ver también con la influencia de la tecnología.
Nosotros hoy estamos en un mundo en el cual visitamos una página web y nos presentan otras páginas de web iguales; usamos la tarjeta de crédito para comprar un producto y nos vienen propuestas similares; participamos de un grupo de Facebook y vienen grupos iguales. Entonces nuestro modo de pensar se cristaliza y se polariza. La polarización tiene mucho que ver con la tecnología, porque siempre terminamos buscando confirmación de lo que pensamos.

El sistema tecnológico nos lleva a confirmar lo que ya pensamos y no a un espíritu crítico. Antes la gente se encontraba, discutía, e intercambiaba opiniones mediante un roce que producía espíritu crítico. Hoy no sucede eso.

La homogeneidad lleva a la polarización. Un sistema tecnológico con inteligencia artificial puede producir exactamente lo que nosotros queremos. Y entonces la información que recibimos solo confirma lo que ya pensamos.

Una prueba clara de este fenómeno es que hace unos años había pasión por cambiar el mundo, hacia la derecha o hacia la izquierda; hoy eso no entusiasma a nadie; la preocupación es más bien si vamos hacia arriba o hacia abajo.

No hay jóvenes que se entusiasmen demasiado concurriendo a un partido político a discutir cargos para ocupar el poder, porque nadie está muy convencido de que nos encaminemos hacia un futuro promisorio, sea el capitalismo desarrollado o el socialismo. Hace 50 años las personas creían en eso sinceramente, y que iba a haber una evolución de una familia donde los hijos iban a estar mejor que los padres. Hoy está en cuestión esto.

La mayoría piensa que los hijos difícilmente estén mejor que los padres. Está cada vez más complicado el mundo y la idea de progreso. Y estamos en una situación en la cual hay frustración y miedo. Eso es lo que más inspira. Piensen ustedes en ejemplos que todo el mundo de conocer, que son para mí muy representativos, como los de Corea del Sur, que es un pequeño país que tuvo un enorme desarrollo tecnológico con grandes empresas globales.
Cuando ustedes ven que producen en Corea películas como "Parasite" o "El juego del Calamar", lo que muestran es frustración, miedo, personas que no tienen ningún futuro en Corea. Esto es lo que estamos viviendo.

Es un sistema en el cual la gobernabilidad no puede prometer un futuro mejor y que alguien lo crea. Por eso la política deja de ser un proceso de cambio para ser un sistema de ocupación de espacios de poder que se agota brevemente.

La política del siglo 21 está paralizada en casi todos los países y es muy difícil gobernar hoy porque todo se paraliza. Hoy todo el mundo sabe lo que hay que hacer, pero no pueden hacerlo porque el Estado es como un enorme gigante, similar a "Gulliver", atrapado por una multiplicidad de sectores pequeños que paralizan la actividad.

Estas tendencias que van hacia la contaminación, el desequilibrio, la homogeneidad, la aceleración y la vetocracia, tienen un impacto directo en la crisis económica, social y política, y por eso se habla de un fin de ciclo.
Cuando lo vemos desde el punto de vista individual, también sentimos este fin de ciclo.

Hace cincuenta o cien años llegaron inmigrantes con sueños; hoy hay quienes emigran con desesperanza. También hay miedo porque sentimos que la civilización es frágil.

Por ejemplo, si se corta la luz un mes en una ciudad, nos quedamos sin heladera, sin televisión, sin teléfono, los negocios cierran, a la noche hay violencia, y rápidamente caemos en la desesperación. Ese sentimiento que hay en todos los países hoy es algo a lo cual hay que prestarle atención, porque todos los problemas políticos hoy que vemos tienen base en estas grandes tendencias un alejamiento de las instituciones y los discursos de las necesidades reales. Y entonces hay sociedades que explotan crisis.

¿Cuál es la idea entonces?. No podemos solucionar los problemas haciendo lo mismo que cuando los creamos. Hay que cambiar.

Está claro que en esta dirección el mundo no va bien, que incluso necesitaríamos varios planetas para sostener el sistema de vida actual de manera igualitaria. Por qué este sistema de vida se sostiene solo por una gran exclusión social. Pero a medida que todos queremos vivir como en el hemisferio norte, entonces la energía no alcanza y la basura explota. Y empezamos a una situación crítica. Entonces hay que cambiar la dirección.

¿Qué significa esto? ¿Negar el desarrollo? No.

Casi todos los que están trabajando seriamente en el ambiental piensan que el sistema económico tiene una gran oportunidad. La economía hoy puede girar. Hay una cuestión central. Todos los economistas se han dado cuenta y los empresarios también, que el costo de seguir así supera a los beneficios. Esto lo mostró muy claramente la pandemia.

Pero todos los problemas posteriores que estamos viviendo también, y por eso empiezan a girar, a girar, cambiar la dirección. Fíjense que en materia energía hay un gran cambio hacia las energías renovables, pero además las energías comunes, tradicionales, lo que hay es un un cambio en el uso más eficiente de la energía.

Por ejemplo, Argentina tiene un gran potencial en eso, porque tenemos energías renovables como las que podemos usar en la Patagonia en materia de energía solar, pero también en el uso de energías tradicionales más eficientes. Nuestras empresas pueden venderlas y tenemos en energía nuclear para usos pacíficos, un gran desarrollo tecnológico y también en otras áreas. Es decir, el mundo está evolucionando hacia eso y tenemos una enorme oportunidad.

Si cambia la energía, van a cambiar también los automóviles. No está inventado todavía el mejor automóvil con energías renovables. Nosotros seguimos tratando de hacer el mejor automóvil, como lo hacía Ford hace muchísimos años, en una carrera perdida en la cual todo el mundo está yendo para otro lado.

Entonces, la inteligencia de la gobernabilidad es cambiar la dimensión económica e incentivar para estas nuevas oportunidades. El mejor auto con energías renovables, el mejor avión, los alimentos, el turismo sustentable y muchísimas otras áreas.

Pero las políticas públicas deben cambiar. Un ejemplo es el sector agroalimentario: las políticas hay sido muy basadas en una sola variable destinada a recaudar y eso genera comportamientos especulativos. En cambio, una política de Estado en serio implicaría aprovechar ese enorme potencial que hay, que tiene mucha tecnología y muchas posibilidades de desarrollar la alimentación sana en el mundo.

Qué pasa si seguimos haciendo de manera obstinada lo que venimos haciendo. Siempre vamos a quedar fuera del mundo porque el mundo se está cambiando. Por ejemplo, Europa tiene un pacto verde que no va a aceptar productos que vengan de zonas deforestadas. Entonces, si no cambiamos, no vamos a poder exportar.

En la Conferencia de Ottawa se presentó un convenio que se llama de los primeros compradores (First buyer), que no van a comprar productos que no son sustentables. Entonces, ¿a quién le vamos a vender? Los grandes financiadores globales requieren cláusulas ambientales en los préstamos.

Entonces, atención, el sistema económico tiene que cambiar de dirección porque es una enorme oportunidad y no una contradicción entre ambiente y desarrollo.

La inteligencia de la gobernabilidad actual es establecer los incentivos adecuados para este cambio.

Y además. asesorar, advertir. Por ejemplo, a los que cobraron una indemnización y pusieron un negocio donde vendían discos les fue bien hasta que cambió la tecnología y ya no se usan. La tecnología que está evolucionando tan rápidamente que va a dejar a muchos sectores fuera de foco. Entonces se necesita inteligencia estratégica en el marco macroeconómico.

Necesitamos un cambio de dirección en la gobernabilidad política, porque hasta ahora ha ido el sistema ambiental, por un lado, la naturaleza, la economía, por el otro, la política por el otro y sociedad por el otro. Estamos desarticulados. Entonces lo que hay que hacer es integrar sistemas. Integrar sistemas significa una mirada más integral en todo lo que hacemos. Y lo que hacemos nosotros siempre es dividir y no integrar este modelo analítico.

Por eso fracasamos en todas las políticas públicas, porque dividimos los problemas para ajustarlos a nuestras divisiones políticas o judiciales. La gobernabilidad del siglo 21 está basada básicamente en un relato, en una narrativa que es del pasado y mira al pasado, es lo que hay que cambiar. Y no digo solo la Argentina porque este es un problema global. Se está discutiendo mucho si estos relatos que están basados en teorías del pasado sirven o no sirven. La prueba más clara de que ya están agotados es que es un escenario que se ha quedado sin público.

Porque no se ve a las poblaciones del mundo actual entusiasmadas por lo que se dice en el discurso público. Lo que se ve son discusiones, peleas, trabas. Pero no se ven esperanzas, no se ven desarrollos. Lo que se ve es una disputa, porque la gobernabilidad política dejó de ser un proceso de cambio para ser un proceso de ocupación de espacios.

Fíjense que llega a un gobierno acá y en casi todo el mundo. Lo que hace es ocupar espacios, porque tiene una idea fundacional basada en una historia. Esa idea fundacional implica que tiene que ocupar el Poder Ejecutivo, luego el Poder Legislativo, el Banco Central, el Poder Judicial . ¿Cuál es la problema del Poder Judicial? Siempre es designar jueces de un sector o del otro.

Es un espacio de ocupación política. Y después de eso viene a ocupar todas las asociaciones: de las empresas y de los gremios que sean del mismo sector. Y cuando uno llega a ocupar todo eso, se termina el mandato y viene otro y empezamos en el sentido contrario. Esta conducta cíclica, que es nuestra historia de muchos años, hace que los problemas no se solucionan, se trasladan. Por eso la agenda de los problemas de la Argentina ha sido invariable. ¿ qué nos preocupa hoy? Y más o menos lo mismo que hace 50 años.

La inflación, la inseguridad, la falta de políticas públicas, la polarización. Nosotros no podemos evitar los conflictos. Los conflictos son naturales en la vida social y política y económica, En la naturaleza hay conflictos , se pelean los animales; hay vida y muerte, pero dentro de un sistema.

Los conflictos deben ser dentro de un sistema.

Lo que nos pasa a nosotros es que los conflictos son sistémicos; cuando un sector llega y gana, cambia todo el sistema.

Es como el mito de Sísifo, en la versión de Camus: vamos avanzando hasta que llegamos a un lugar, todo se cae empezamos de nuevo. Cada cinco o diez años estamos perdiendo no solo el futuro, sino el presente.

A muchos sorprende esta visión porque estaban acostumbrados a decir bueno, es el derecho ambiental o es el cuidado de la ballena? No, no es una cosa mucho más amplia, mucho más amplia, que es advertir que estamos en un fin de ciclo y que hay que cambiar la dirección. Y cambiar la dirección implica también entender que hay algo más. Más allá de nosotros mismos. Y esto no nos cuesta mucho entenderlo porque cuando uno ve que estamos todo el día discutiendo. El problema de ir para la derecha o para la izquierda es dentro de un sistema.

Lo que nos está pasando ahora es si vamos para arriba o para abajo, es decir, todo el sistema.

La decadencia es un problema común. Por eso es un enemigo común. Si seguimos en este camino, además de la decadencia, enfrentamos el colapso ambiental. Por eso le pusimos a esto un nuevo enemigo, porque hay algo superior.

Si no nos damos cuenta de eso, que hay algo, un enemigo nuevo pero común a todos, superior a la polarización cotidiana, es que no estamos cumpliendo con nuestro rol en la sociedad. Entonces, el rol en la sociedad, que no es presentar un libro, es generar un movimiento. Movimiento implica que cada uno haga algo. Y tome como propio. Esta idea de que hay que cambiar.

Debemos estar dispuestos a reaccionar y generar un movimiento basado en una esperanza. Yo creo que esa es la tarea.

Hoy uno de los temas del ambientalismo es el derecho a la esperanza. Podemos ser diferente, podemos cambiar, lo que significa también la economía, la sociedad y el sistema político. Tenemos que entender de una vez por todas que el país necesita república, necesita división de poderes.

No podemos discutir siempre lo mismo. Esto ya lo resolvió la Constitución. División de poderes, poder judicial independiente. Cosas básicas que en la Argentina nunca están claras. Entonces, pongamos en orden de buena manera este país en el cual estamos todos involucrados. Muchas gracias.

* El discurso fue publicado en El Observador (Uruguay).

Noticias del día

MERCADOS HOY

Dólar, dólar blue, acciones y bonos hoy martes 29 de noviembre de 2022

Dólar, dólar blue, acciones y bonos hoy martes 29 de noviembre de 2022
Todas las cotizaciones de dólar oficial, dólar blue, dólares alternativos, bonos y acciones del día de hoy. Qué pasa en los mercados y con el Merval. Todas las novedades de tasas, Cedears, bonos CER, plazos fijos y riesgo país. Además, las últimas noticias de la Fed y Wall Street.

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.