Opinión

Día Internacional de la Mujer: cerrar la brecha de género llevará 135 años

El reporte global sobre brecha de género 2021 que emite el World Economic Forum menciona que la brecha de género necesitará 52 años para ser cerrada en Europa occidental, 61 en América del Norte y 69 en Latinoamérica y el Caribe, mientras que en el resto de las regiones tomará más de 100 años, llegando a un máximo de 195 en el sur de Asia. Cómo accionar, tanto varones como mujeres.

El mundo que preveíamos para 2022 tenía por delante un probable fin de una pandemia y una consecuente recuperación económica, sin embargo, nos sorprende con una guerra inesperada que nos arroja un panorama preocupante. No nos sorprende, en cambio, que este nuevo 8M nos encuentre con la evidencia de que la brecha de género no sólo no da señales de estar cerrándose, sino que las nuevas modalidades de trabajo, y los niveles de pobreza, la están ampliando.

El fenómeno atraviesa al mundo entero. El reporte global sobre brecha de género 2021 que emite el World Economic Forum es categórico: las brechas preexistentes al Covid-19 se han amplificado como resultado de que los sectores más afectados por las restricciones sanitarias son los que comúnmente empleaban a más personal femenino. 

Por otro lado, también se observan presiones adicionales relacionadas con las tareas de cuidado doméstico, exacerbadas por la pandemia, y que siguen recayendo principalmente en los hombros de las mujeres. Como resultado de estos efectos combinados, se concluye que son más mujeres que hombres quienes han perdido su trabajo; y los puestos más requeridos en la recuperación que se observa están orientados a tecnología, especialidad donde la brecha entre hombres y mujeres es especialmente grande.

El panorama requiere repensar estrategias y hacerlo lo antes posible. Al ritmo que vamos, el mencionado informe, indica que la brecha de género necesitará 52 años para ser cerrada en Europa occidental, 61 en América del Norte y 69 en Latinoamérica y el Caribe, mientras que en el resto de las regiones tomará más de 100 años, llegando a un máximo de 195 en el sur de Asia. La medición global concluye en 135 años. Finalmente, si consideramos únicamente la dimensión "Participación y oportunidades económicas", la brecha se amplía a 267 años.

¿Qué hacer ante este panorama? No bajar los brazos, profundizando la conversación para lograr que lo que nos proponemos suceda. ¿Basta con tener una agenda de equidad? Si sólo se declama, creo que no, ya que el verdadero cambio ocurre en las acciones que efectivamente se llevan a cabo. ¿Basta con concientizar? Si no se alcanza a hombres y mujeres por igual, creo que tampoco. 

En esta misma línea, es importante entender que la problemática de la igualdad de oportunidades para las mujeres debe abarcar desde la educación infantil hasta la universitaria, desde las posiciones iniciales de trabajo, hasta las más altas mesas de decisión. Y, claro está, siempre sumando a mujeres y hombres. Solo cuando se haya involucrado a todas esas dimensiones, los esfuerzos hoy realizados de manera aislada se materializarán en números que den evidencia de una auténtica equidad.

Cada uno de nosotros compone la trama social y no hay quien pueda sentirse excluido de la tarea. Miremos a nuestro alrededor. En nuestro hogar, en nuestra comunidad, en cada uno de nuestros grupos de pertenencia, en nuestros espacios laborales, creativos, deportivos, etc. Donde sea que miremos hay oportunidades para repensar la manera en la que nos comportamos, la manera en la que tomamos decisiones. La tarea está lejos de estar concluida. La suma de voces diversas resulta fundamental para encontrar soluciones en un entorno cada vez más complejo. El mundo en el que vivimos necesita de nuestros aportes: mujeres y hombres a la par. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios