Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Las brillantes ideas de Nicolás nos mandarán al caño

Las brillantes ideas de Nicolás nos mandarán al caño

Nicolás es un muchacho idealista con un fuerte compromiso social para con los trabajadores que naturalmente milita en un partido de izquierda. Dado que está muy consternado por la situación del empleo, ha decidido proponer que la jornada laboral se reduzca de ocho horas diarias a seis horas, esto es, pasar de cuarenta horas semanales a treinta, al tiempo que el empresario será obligado a pagar el mismo nivel de salario.

Acorde a esta lógica, ello crearía de modo instantáneo 33% de nuevos puestos de trabajo, por lo cual el desempleo sería exterminado. Semejante genialidad debería ser digna del Nobel de Economía, salvo por el hecho de que la idea no es original. La misma se intentó durante la década del 40 en los EE.UU. (malditos imperialistas), tanto en el sector de la Construcción como en el de los Ferrocarriles, donde dicho experimento fue descartado por tratarse de un disparate.

El error de la propuesta radica en el convencimiento de que una forma más eficiente de hacer algo elimina empleos (algo muy similar a la falacia luddita), con el obligado corolario de que una modalidad menos eficiente los crea. A su vez, ligado con este error aparece la falacia de creer que en el mundo moderno sólo existe una cantidad fija de trabajo por hacer, lo cual implica un tremendo desatino, ya que no hay límite al trabajo por hacer mientras haya necesidad o deseos humanos insatisfechos que el trabajo pueda atender. Por todo ello, es que no tiene sentido discurrir en procedimientos absurdos que intenten repartir el empleo entre el mayor número de gente posible.

El segundo error deriva de un desconocimiento total y absoluto de la forma en que se determina la remuneración de un factor (en este caso el trabajo). Si uno revisa un libro básico de teoría de los precios (microeconomía), al momento de analizar la demanda de factores de producción, encuentra que la misma está determinada por aquel punto donde el valor del producto marginal (el cual surge de multiplicar el precio del bien que ofrece la firma en el mercado por el producto marginal del factor) se iguala al costo del factor, que para este caso sería el trabajo.

Por ende, si ahora se le exige a la empresa que para producir la misma cantidad producto contrate más trabajadores, no sólo caerá el producto medio, sino también el producto marginal y su valor, por lo que el salario de equilibrio sería menor. Sin embargo, como la mente brillante de Nicolás sabía que los empresarios son unos chupa-sangre abusadores por ello señaló que el salario debería permanecer igual y con ello golpear sobre el beneficios de los capitalistas redistribuyendo el ingreso a favor de los más vulnerables.

Naturalmente, aquí aparecen nuevos errores. Por un lado, al elevar el costo del trabajo, ello reduce la demanda del mismo, de modo tal que la productividad marginal suba y quede alineada con el valor que proporciona el mercado. Así, las empresas más débiles cerrarán sus puertas y los obreros menos eficientes serán despedidos, reduciéndose la producción. La elevación en los costos de producción y una reducción en la existencia tenderán a elevar los precios, con la consiguiente disminución del volumen de mercancías que podrán adquirir los trabajadores con igual cantidad de pesos. Por otra parte, el aumento del desempleo hará que el salario caiga, por lo cual el resultado final de todo esto será una caída del salario real.

Por otra parte, si la idea fundamental es atentar contra los beneficios de los empresarios, la medida también tendrá un impacto negativo. Así, atacando al beneficio empresario, ello hace que su consumo de otros bienes caiga, motivo por el cual se destruirán puestos de trabajo en otros sectores. Alternativamente puede que decida mantener su consumo por lo cual caerá su nivel de ahorro.

De este manera, invertirá menos en su empresa o proveerá menos fondos a la economía para que se invierta en otros sectores, por lo cual el stock de capital por habitante será menor, con ello caerá la productividad y por ende el salario real dentro de la economía será menor.

De más está decir que frente a esta conspiración de capitalistas salvajes que ponen palos en la rueda, Nicolás tiene un Plan B. Una posibilidad es otorgar subsidios, lo cual lo financiará cobrando impuestos. La otra es nacionalizar la empresa y cubrir las pérdidas con nuevos impuestos y/o emisión monetaria. Sin embargo, ambas soluciones implican mayor presión fiscal y con ello se destruirán empleos en otros sectores de la economía, mientras que la solución por la vía inflacionaria bajará la tasa de desempleo mediante la licuación del salario real.

En definitiva, las soluciones propuestas por el brillante Nicolás, implicarán una menor tasa de crecimiento, menores niveles de productividad y con ello salarios reales más bajo, en un contexto de mayor presión fiscal. Por lo tanto, esperemos que las creativas ideas del joven Nicolás no se pongan en marcha ya que nos aniquilará el nivel de bienestar.

Más notas de tu interés

Comentarios22
Claudio Monchietti
Claudio Monchietti 17/05/2017 08:52:26

Una pelotudez total la propuesta de "Nico"...pero no tanto como el plan económico que desde hace muchos meses vienen implementando desde el gobierno, con tan buenos resultados (¿...?)

Tuje Pepe
Tuje Pepe 17/05/2017 02:54:51

Con tan buenos economistas en los medios no entiendo como a los Ministros de Hacienda les va mal...

Chris Martin
Chris Martin 16/05/2017 09:56:55

no me parece una locura trabajar 6hs diarias ya q es mentira q aca se trabajen 40hs a la semana..no se olviden del curro del sabado 1/2dia..mucha gente lo trabaja

El Naranjo Mecanico
El Naranjo Mecanico 16/05/2017 06:28:36

Nunca me hubiera interiorizado en conocer una propuesta de Del Caño si no hubiera sido porque Milei le contesta en El Cronista... Le da entidad a la nada...

Eugenio Vazquez
Eugenio Vazquez 16/05/2017 06:25:05

el autor de la nota y el seudo politico. los dos son impresentables

Excelente análisis de Milei. Del Caño, a los caños.

eduvallejos Vallejos
eduvallejos Vallejos 16/05/2017 04:18:57

Milei, prefiero a del Caño que un fundamentalista del mercado. La historia reciente y las crisis de los últimos 40 años nos dicen justamente lo contrario. Te recomiendo leer a Stiglitz

Pablo Paolasso
Pablo Paolasso 16/05/2017 02:12:45

Ayudalo señor... Haz que salga de la burbuja en que vive, oh San Milei

DANIEL CAPUCCI
DANIEL CAPUCCI 16/05/2017 01:49:52

Milei no leyó El Capital, al menos que se ponga a leer Salario, precio y ganancia de Karl Marx. Las 6hs se conquistarán si o si con la lucha de clases.

Daniel Prato
Daniel Prato 16/05/2017 11:24:35

Seguro que si, la diferencia es que Milei lo entendió

Actualización En Oncología
Actualización En Oncología 16/05/2017 01:36:52

Francia: 35 horas semanales.

Ver todos los comentarios