U$D

MIÉRCOLES 24/04/2019

En busca del equilibrio en las importaciones

Diego Dumont Especialista en Comercio Exterior

0
En busca del equilibrio en las importaciones

El mundo viene cambiando. Muchos de los acontecimientos de los últimos tiempos atentan contra el sistema de comercio multilateral que se erigió a partir de Bretton Woods, y en particular, del Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), a mediados del siglo pasado. Argentina, como otros países, fue ajustando tuercas sobre la administración del comercio. A partir del crash de 2009 intensificó las Licencias No automáticas.

Luego con la DJAI hizo un all in al control de las importaciones, y aún busca el equilibrio. Cuando la extinguida DJAI estaba cerca de cumplir el año de existencia, se puso fin a una etapa en la que convivían 17 licencias de importación no automáticas (LNA) diferentes, creadas entre 1999 y 2011. Por supuesto, las mercaderías alcanzadas por estas licencias aumentaron hasta abarcar cerca de 600 posiciones arancelarias de las casi 19.000 existentes.

Era lógico, la DJAI cubrían a la totalidad del universo de mercaderías, se trataba de una redundancia que coexistan otras LNA.

El nuevo Gobierno la reemplazó por el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones. Se buscó mayor claridad en las normas y canalizar de mejor manera a las LNA (la DJAI se regía por normas insuficientes que se complementaban con reglas de juego informales que cambiaban a veces a diario). Pero el sistema no regresó al statu quo anterior, sino que el Régimen se profundizó y en la actualidad hay 1588 posiciones arancelarias afectadas.

Al mismo tiempo, los ajustes para intentar dar en la tecla con la administración de las importaciones son permanentes. Días atrás, por Resolución 523, la Secretaría de Comercio volvió a echar mano al sistema.

Entre algunos cambios, obliga a quienes quieran solicitar licencias no automáticas, a darse de alta en el RUMP (Registro Único del Ministerio de Producción); incrementa la tolerancia en precio y cantidad del 5% al 7%; permite la prórroga de las declaraciones aprobadas por una vez y establece un procedimiento detallado a seguir en caso de que la Autoridad de Aplicación, solicite mayor información.

Las importaciones no han dejado de caer en últimos años 4 años. Además de una baja en los precios, esto fue favorecido por un menor precio del petróleo. Pero la realidad inmediata es diferente y en el parcial de enero-mayo hay un incremento de 24% respecto al mismo período de 2016. Aumentaron tanto precios (+8,2%) como cantidades (+14,5%) y se distinguen subas en todos los rubros.

Por ese motivo y por la presión que generan lobbys sectoriales es absolutamente real que se seguirán administrando las importaciones. Sin embargo, la naturaleza jurídica de las LNA regidas por el Acuerdo sobre procedimientos para el trámite de importación (OMC) incorporado a nuestra legislación dista de esta realidad.

Las LNA deberían utilizarse para obtener información estadística, tener información anticipada del flujo de importaciones y en ningún caso deben implicar cargas administrativas imposibles de cumplir ni ser denegadas. Apartarse de esta situación puede significar sanciones en el marco de OMC.

Desde este lente, utilizar barreras técnicas sería mejor, aunque no se puede desconocer que nos desplazamos sobre una corriente global que plantea varios interrogantes al futuro del multilateralismo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés