Deuda: la City se espanta por Kicillof

Axel Kicillof no tiene fama de ser un buen negociador. Quienes transitan mesas de póker creen que su personalidad no puede sostener la mirada en un blufeo, debido a que se le notan las hormigas que le impiden estar sentado sin exteriorizar su ansiedad. El gobernador bonaerense no parece entonces ser la persona adecuada para ayudar en la estrategia de negociación de la deuda provincial y eso es lo que se opina mayoritariamente en el mercado.

Además, los operadores sospechan que él siempre tiene la oreja dispuesta a instrucciones provenientes del Instituto Patria y que esos mandatos de la usina K bien podrían interpretarse como una sutil manera de intervenir en áreas que, como Economía, han quedado primariamente fuera de la "incumbencia" de Cristina Fernández. Tal prejuicio no deja de ser atendible si se considera la relación de preferencia que siempre la ex presidenta le dispensó al "chiquitín" y la lealtad manifiesta de éste hacia ella. La City cree que por detrás todo hay un tema "ideológico" y las apuestas pasan por saber a quién de los dos la receta de Martín Guzmán le parece más neoliberal.

En cuanto a su don de negociador, es cierto que el palmarés del ex ministro no habla bien de las formas en las que encaró casos anteriores y que es por eso que su tarea para encauzar la deuda bonaerense suena poco confiable. "Esto va más allá de su capacidad técnica y de su importante experiencia como ministro; ahora, gobierna la provincia más grande del país y debería estar subordinado a Guzmán y no a Cristina", señalaba con cierta preocupación el viernes un conocido hombre de mercado.

El mismo interlocutor explicaba que el gobernador "siempre empioja las cosas, se traba a sí mismo las salidas y necesita romper todo para encontrarle la vuelta a la cosa". También señalaba que "la gran duda" está en saber si Guzmán conoce los pobres antecedentes del gobernador al respecto y si ha tomado recaudos para equilibrarlos, ya que el caso de la provincia afecta su propio proyecto para darle "sostenibilidad" a la deuda nacional. Muchos se preguntan aún si fue consensuado con el ministro haber dicho el viernes pasado que el 5 de febrero era "la última oportunidad" para tenedores del BP21 o si eso sólo resultó ser una bravata más de las tantas a las que apeló en su trayectoria. Bravata que esta vez, por un paquete de apenas 250 millones de dólares, hizo que el riesgo-país superara nuevamente los 2 mil puntos básicos.

En materia de antecedentes, los archivos son bastante lapidarios con el gobernador. Si se toman los tres casos más resonantes en los que intervino, pese a algunas justificaciones atendibles y mucho de relato épico, las goleadas en su contra parecen abrumadoras:

a) Repsol: el 17 de abril de 2012, en medio de la euforia que había desplegado el gobierno de CFK para mostrar la estatización de la mayoría accionaria de YPF como un acto de soberanía, Kicillof aseguró en el Senado que "no vamos a pagarles lo que dicen, 10 mil millones de dólares" y abundó sobre una serie de descuentos que podrían hacérsele a la petrolera española por sus pasivos ambientales. Razonablemente, el entonces ministro señaló que la valuación la tenía que realizar el Tribunal de Tasación. Ese discurso dejó la sensación que la Argentina no iba a pagar nada como resarcimiento, algo que jamás nadie aclaró, probablemente para jugar al gato y al ratón con Antonio Brufau. Finalmente, y a contramano de esas expectativas el 8 de mayo de 2014 se aprobó entregar títulos por U$S 6.000 millones con vencimientos hasta 2033 a una tasa de hasta 8,75 por ciento anual. Pese a que Kicillof dijo que era "tonto" hacer la cuenta, el monto final dará casi U$S 10 mil millones, suma que podría achicarse si YPF invierte productivamente en el tiempo el efectivo que no utilizó.

b) Club de París: a fines de mayo de 2014, Kicillof viajó a París con el cuchillo entre los dientes para cerrar la deuda que la Argentina mantenía impaga con los 19 miembros que lo integran. Por entonces, eran u$s4955 millones de capital, 1102 millones de intereses y 3633 millones de punitorios, un total de u$s 9690 millones. Después de florearse con un "vamos con nuestra propuesta y no la que nos impongan", la Argentina terminó pagando esa cifra en cuotas, con una bastante baja tasa de interés y a 5 años de plazo, que podían extenderse a 7, tal como sucedió. Esa extensión dependía de inversiones que nunca llegaron. En mayo de este año deberá saldarse la última cuota de unos u$s 1900 millones. La oposición política calificó esa negociación como "desastrosa".

c) Acreedores con Ley Nueva York: la larga negociación por la deuda tuvo un capítulo de alto protagonismo del entonces ministro en la jornada del 30 de julio de 2014. Ese día, mientras una fuente del sector privado señalaba desde Nueva York que había un "principio de acuerdo" para que una garantía de los bancos nacionales sirviera como paraguas para seguir negociando con los fondos buitres liderados por Paul Singer y según Kicillof "apañados" por el mediador Daniel Pollack, un comunicado de Economía dinamitó todo. Por entonces, el tironeo entre Kicillof y los acreedores era exasperante, ya que a cada propuesta dura el ministro redoblaba su propia dureza. Al día siguiente, se supo que había sido Cristina quien le había dado la orden al ministro de no seguir adelante, ya que entendía que los bancos que lideraban Jorge Brito querían hacer el aporte con fondos de Sedesa ("la plata de los ahorristas", dijo). Todo volvió a trabarse y el conflicto se cerró recién en 2016.

En verdad, los tan pobres antecedentes del gobernador poco importan si verdaderamente Guzmán le lleva esta semana al Fondo y a los acreedores un Programa integral que no suene desafinado. Hasta el momento, para empezar a hacer sostenible lo insostenible, solamente se aplicó un impuestazo y se promete bajar el gasto sólo serruchando el haber de los jubilados que más ganan. El resto del plan sigue bien guardado por ahora para que, según un concepto que le atribuyen al Presidente, no se lo "boche" el círculo rojo.

Tags relacionados

Más de Columnistas

Noticias del día