Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Después de buscar la reinserción en el mundo, el desafío es no defraudar

El proceso de reinserción de la Argentina al mundo avanzó de manera sostenida en los meses de gestión Macri. Era uno de los pilares de su campaña, y con la colaboración de Susana Malcorra desde la Cancillería, el Gobierno encadenó una agenda internacional de singular relevancia.

Con semanas de diferencia, el primer mandatario se entrevistó en Washington con el jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, y visitó en Beijing al poderoso Xi Jinping. En el medio, tuvo oportunidad de recibir a los presidentes salientes de EE.UU. y Francia, Barack Obama y Francois Hollande, y de tomar contacto con el premier de Japón, Shinzo Abe y el italiano Sergio Mattarello. Hubo muchos otros encuentros en los que Macri también sumó protagonismo, como el Foro de Davos y la cumbre del G-20 del año pasado.

Toda esta actividad generó frutos. Pero también una significativa cantidad de retos que pondrán a prueba la gestión de Jorge Faurie, el diplomático que reemplazará a Malcorra. El más inmediato es el difícil momento que vive el Mercosur, con Venezuela en crisis terminal y Brasil envuelto en una delicada situación institucional. Los más importantes y críticos son la conferencia de la Organización Mundial de Comercio que hará en diciembre en Buenos Aires, y la cumbre de presidentes del G-20, cuya ciudad sede aún no fue definida.

El futuro jefe del Palacio San Martín deberá armonizar las prioridades de la Casa Rosada (cuyos deseos seguirán llegando a través de Fulvio Pompeo, asesor presidencial, y de Horacio Reyser, que probablemente seguirá al frente de Relaciones Económicas Internacionales) con el desencanto de los funcionarios que esperaban ser promovidos y se encontraron con un Macri que, una vez más, eligió como ministro a alguien con más capacidad de alinearse a sus metas que a las internas políticas.

Después de conseguir que el mundo le diera una nueva oportunidad al país, el desafío ahora será no defraudar y estar a la altura de las expectativas. Faurie tendrá que demostrar que puede liderar este proceso. Malcorra, por las dudas, continuará como asesora pero con su actual rango de ministro.

 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar