Antojos

Todo lo que hay que saber sobre las papas fritas: ¿cuánto se puede comer?

Cómo hacerla perfecta, cuál es su historia, quienes son los máximos consumidores y cómo afecta a la salud

Cada 20 de agosto se celebra el día de la papa frita, uno de los manjares más baratos, populares, universales, versátiles, de rápida preparación y perfecto para la comida al paso.

HISTORIA

Francia y Bélgica se disputan la invención de la versión "bastón" que se popularizó en el mundo de la mano de las cadenas de fast food estadounidenses y que en la Argentina se hizo de consumo obligado desde hace muy pocos años. La variante "española", base de la famosa tortilla, llegó con los inmigrantes mucho tiempo antes.

Sin embargo, su historia se remonta a la América precolombina, más precisamente en la zona andina donde la papa fue desde hace cerca de 7000 años uno de los alimentos centrales. Se supone que no habría sido extraño su cocción con grasa o aceite vegetal, más bien todo lo contrario.

Una de las primeras menciones que se hace en las fuentes escritas es la de la obra "Cautiverio feliz" de Francisco Nuñez de Pineda, donde comenta como caciques mapuches cocinaban papas fritas y guisadas en un fuerte durante la guerra de Arauco en el actual Chile.

En tanto que los "chips", la versión delgada y crocante que hoy se venden en los kioscos, fueron creadas por un restaurante llamado Moon Lake Lodge´s en Nueva York en 1853.

CÓMO ES LA PAPA FRITA PERFECTA

Según un trabajo realizado por la Universidad de Illinois de la mano de dos investigadores, Tanjila Alam y Pawan S. Takhar, la papa frita perfecta tiene que ser redonda, en forma de discos de 1,65 milímetros de profundidad y con un diámetro de unos 45 milímetros.

Por supuesto, depende del aceite. Pero lo ideal, dicen, es cocinarlas con aceite de soja a una temperatura de 190° centígrados durante 80 segundos, nunca por más tiempo.

No obstante, el dicho dice que sobre gustos no hay nada escrito y cada región y país adoptó distintos tipos de preparación.

Una versión extremadamente popular en Estados Unidos es la que incluye salsa de queso cheddar y que hoy tiene adeptos en todo el mundo.

En Canadá, la variedad "poutine" es uno de los platos típicos. Son cortes gruesos y tienen como toque queso en grano y salsa a base de fondo de cocción cárnica llamada "gravy".

Otros platos con esta delicia casea es el "kapsalon", típicos de Países Bajos y los "fish and chips" de Gran Bretaña.

NUTRICIONISTAS EN ALERTA

Este manjar demandado por gente de todas las edades tiene en su contra el peso de sus calorías. Hechas a base de hidratos de carbono (papas) y grasa (aceite) no pueden sino ser explosivas para cualquier plan nutricional.

Por supuesto, que la forma de cocción es un parámetro clave, pero en su forma estándar las papas fritas aportan una media de 380 a 400 calorías cada 100 gramos. Si se tiene en cuenta que una porción tradicional ronda los 200 gramos, hablamos de cerca de 800 calorías. Eso sin tener en cuenta que es un alimento que suele ser acompañante de otros alimentos hiper calóricos, como hamburguesas o milanesas fritas.

El agregado de sal es otra clave y otros condimentos con alto contenido de sodio son problemáticas para la hipertensión.

Pero, además, debemos pensar que al ser un alimento frito tiene un componente adicional de agresión al aparato digestivo. Es claramente no apto para personas con gastritis.

Diversos estudios en el mundo ponen el foco en las variedades snack. Según uno realizado por la Universidad de Valencia de España, respecto de las principales marcas de alcance mundial, todas cuentan con un alto contenido de hidratos de carbono y grasa. Hablan de entre 472 y 558 kcal cada 100 gramos. Muchas emplean harina o fécula de papa en lugar de rodajas.

Dicen también que el estudio de las variantes "light", a pesar que en promedio reducen un 30% el valor energético, no deberían llevar esa etiqueta.

CONSUMO MUNDIAL Y ARGENTO

A nivel mundial, la industria del procesamiento de papas, ya sea en sus variantes congeladas o para snacks, alcanzará los u$s 30.000 millones en 2022, según un informe de Research and Markets.

La tendencia es al crecimiento, a causa de la tendencia a ahorrar tiempo y esfuerzo por parte de los consumidores y al aumento exponencial de locales de fast food de marcas como KFC, Pizza Hut o McDonald's en países como India y China.

Además, el segmento de chips y aperitivos cada vez se asienta más entre la población joven, a pesar de la ola de alimentación sana que comienza a imponerse en algunos países.

Los supermercados se suben al boom de las papas en tubo con productos propios

En la Argentina, en tanto, es uno de los líderes regionales en ventas de papas fritas en el segmento de los snacks.

Cada argentino, según la cámara de Sncaks, consume en su casa alrededor de 400 gramos de papas fritas snacks por año.

Sin embargo, este número está muy lejos de lo que comen los mexicanos en promedio. Ellos disfrutan de cerca de 1,2 kilos por año.

Lo de Estados Unidos impesiona. Allí el consumo anual de snacks por habitante es de 15 kilos.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios