Gatos, perros y coronavirus: estrés, mala alimentación y problemas de comportamiento en las mascotas

Gatos, perros y coronavirus: estrés, mala alimentación y problemas de comportamiento en las mascotas

La cuarentena también cambió la rutina de las mascotas. Los veterinarios aconsejan cómo mantenerlos activos y cómo detectar los síntomas de estrés. También advierten cómo evitar el apego excesivo para que no sufran cuando sus dueños se ausenten.

La cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus intensificó el tiempo que pasamos con nuestras mascotas y cambió mucho sus rutinas, especialmente para los que viven en departamentos o con muchos humanos ahora presentes las 24 horas. Ahora que ya está clara cómo se originó y también se sabe la relación entre perros y gatos y el Covid-19, es momento de prestar atención a factores clave de la convivencia con los animales de compañía.

Para intentar hacer más llevadero este momento de encierro, veterinarios resaltan que es importante vigilar y reaccionar a tiempo ante los signos de aburrimiento de los animales, como las travesuras, los ladridos excesivos en el caso de los perros, la masticación/arañazos y la búsqueda de atención.

En este sentido sugieren hacer paseos cortos y actividades dentro de casa para mejorar su bienestar físico y emocial.

Qué ejercicios hacer en casa con mascotas

El veterinario Oriel Scarpone (MP 3922), que trabaja para la marca de alimento balanceado Old Prince, recomienda una serie de ejercicios para mejorar la salud física y actividad intelectual de nuestras mascotas, sin la necesidad de salir de nuestras casas.

  1. Una actividad puede ser esconder pequeñas porciones de comida en diferentes lugares de la casa para que mediante el olfato hagan actividad física y ejerciten el intelecto.
  2. Otra, con su juguete preferido, es hacerlos “seguir al líder”. Este tipo de actividad es entretenida y recomendada no sólo para los cachorros.
  3. Finalmente, el clásico lanzamiento de pelota (o bola de lana para los gatos). La idea es hacerlo correr y agudizar sus reflejos, ideal para los animales más jóvenes porque ayuda a quemar energía.

En esta línea, el equipo de veterinarios de Eukanuba sugiere nuevas formas de mantener a nuestros perros activos durante la cuarentena. 

“Actividades como paseos cortos (siempre respetando las indicaciones de los organismos de Salud Pública), buscar alimento dentro de la casa, seguir rastros, búsqueda de integrantes de la familia, objetos seguros en los cuales pongamos comida y el perro tenga que realizar un esfuerzo por obtenerla, juegos de destreza y ejercicios de obediencia, son otras actividades que pueden realizarse para mejorar el bienestar de nuestros perros”, aseguran los veterinarios Nicolás J. Carmona y Erika Reimers.

Además, aconsejan planificar estas actividades y no realizarlas de forma abrupta todos juntos al mismo tiempo y de igual forma para todos los perros. "Cada animal tiene sus particularidades y deben ser tenidas en cuenta. Lo ideal es hacer 4 sesiones al día de 10 minutos con distintas actividades”, recomiendan los profesionales.

Coronavirus en gatos y perros: explican si las mascotas pueden contagiarse y cómo cuidarlas mejor

Que si el gato y el perro se contagian coronavirus, que cómo cuidarlos mejor, que si los tratamos más distantes, si les cambiamos la alimentación en medio de esta rutina alterada que los deja con la posibilidad de salir poco, que si se estresan o no.

Qué hacer con las mascotas después de la cuarentena 

Más allá de cuánto se flexibilice o cuándo termine la cuarentena, los especialistas recomiendan pensar en el futuro próximo .Es innegable que estos momentos de aislamiento social refuerzan el vínculo afectivo de una manera inédita, porque los animales ahora están las 24 horas acompañados. Según expertos, cuando vuelvan a pasar tiempo en solitario, muchos sufrirán cuadros de ansiedad por separación.

“Es un estado de estrés que el animal alcanzará al no poder interactuar tanto con sus dueños, debido al sentimiento de apego y dependencia que se ha creado. Se trata de un 'hiperapego secundario', que se originó durante la cuarentena, ya que nunca antes nuestras mascotas pasaron tanto tiempo con nosotros. Entre el 20% y el 40% de los animales domésticos sufrirán ansiedad por separación", plantea Scarpone.

Ante esta situación, es importante estar atentos al comportamiento de las mascotas. "Hay que estar alertas ante conductas extrañas cuando se quedan solos cuando salimos a hacer alguna compra esencial y, por ejemplo, orinan o defecan en lugares que no deben, rompen cosas, rascan las puertas, rasgan la basura, lloriquean y ladran excesivamente”, añade el veterinario.

Junto a la consulta al veterinario, el doctor Scarpone recomienda que durante la ausencia del dueño de casa “el animal se encuentre en un entorno agradable y lo más homeostático posible". ¿Cómo se logra? 

  1. Dejarle la televisión encendida, alguna luz prendida e incluso música o la radio
  2. Que tengan los juguetes a su alcance, algo para roer en los momento que se sientan nerviosos como puede ser algún hueso de cuero
  3. Que sus dispensadores de comida estén provistos

Qué pasa con los gatos en la cuarentena

Para los felinos, el desafío de la cuarentena no es menor. El gato percibe la casa como su territorio y como tal, la defensa de sus recursos, es también parte de su repertorio conductual. Estos días de convivencia 24x7, ese territorio está alterado y esa circunstancia puede reflejarse en el gato con la presencia de signos de ansiedad. Aquí, algunos consejos del Programa Comunidad - Pequeños Animales de la Secretaría de Extensión de la Facultad de Ciencias Veterniaria (UBA)

Signos de que tu gato está ansioso

  • Huida o inmovilidad
  • Hipervigilancia o agresividad
  • Vocalización
  • Aumento o disminución del autoacicalado (lavado)
  • Postura agazapada, hiperactividad y búsqueda de atención 
  • Cambios en el apetito
  • Orinar o defecar fuera de su bandeja
  • Aumento o descenso de horas de sueño

 

Cómo bajar el estrés de tu gato

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La previsibilidad es determinante para una habituación efectiva del gato a las diversas situaciones estresantes del entorno. El proceso de formar asociaciones anticipatorias (que subyace al condicionamiento clásico) probablemente evolucionó en sus ancestros salvajes para predecir eventos negativos o positivos importantes para su supervivencia. ��️ Cuando los eventos ambientales son tan imprevisibles, que exceden la capacidad de habituación del gato, pueden aparecer los problemas de salud asociados al estrés. �� El proceso asociativo de habituación (adaptativo) y sensibilización (no adaptativo) hacia un estímulo estresor del entorno es dual (se dan simultáneamente) y, dependiendo de la intensidad y frecuencia de la exposición a dicho estímulo, el gato terminará habituándose (positivo) o sensibilizándose (negativo). ✍️ Para más info sobre estos dos procesos recomiendo investigar los estudios de Groves y Thompson. . �� Los gatos domésticos, al igual que sus primos salvajes, no responden bien a la imprevisibilidad que surge de las modificaciones repentinas de sus rutinas, del contacto irregular con otros gatos o con humanos desconocidos y de los cambios significativos en sus entornos físicos y sociales. �� Comprendiendo esto, podemos deducir que todas las modificaciones efectuadas en sus rutinas diarias y entornos deben ser -en la manera de lo posible- lo más graduales posibles, permitiendo el desarrollo de procesos satisfactorios de habituación que minimicen el estrés y los problemas de sensibilización asociados al mismo. _ Hernán Pesis Educador Felino | Adiestrador Miembro pleno de ISAE International Society for Applied Ethology WhatsApp +54 9 11 6213 8648 www.educadorfelino.com.ar

Una publicación compartida por Hernán Pesis (@educadorfelino) el

  1. No te acerques abruptamente si está durmiendo. Respetá sus momentos de descanso. Si necesitás de su atención, dirigite en forma suave: acordate que él también está atravesando una situación fuera de lo común.
  2. Permitirle pasar tiempo en lugares de la casa donde pueda ser ignorado. No tenés que prestarle atención todo el tiempo, ni interactuar más de lo habitual.
  3. El área donde pasa la mayor parte del tiempo debería ser segura y previsible en la medida que se pueda. 
  4. Podés generarle alguna zona de refugio para que pueda ocultarse si así lo desea. Y respetá su momento de soledad.
  5. Si estás atravesando un momento de nerviosismo o angustia, evitá tocarlo, gritarle o retarlo.
  6. Definí momentos para interactuar a través del juego cada día. Es importante tomar esta actividad como rutina, incluso poner horarios para realizarla. Eso lo hará previsible y lo ayudará aún más a amortiguar el estrés.
  7. Al momento de alimentarlo, también buscá una forma novedosa para motivarlo y reforzar la interacción.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Analicemos la siguiente situación: Nuestro gato se encuentra disfrutando de una sesión de mimos cuando, de repente, se vuelve distante y se aleja de nosotros para estar solo. Entonces nos preguntamos ��♂️ ¿Habremos hecho algo mal? ¿Estará enojado porque el día anterior le negamos su golosina preferida? ¿Será que tenemos un gato bipolar? . �� Muchos de los comportamientos naturales del Felis Silvestris Libyca (ancestro salvaje del gato doméstico) se han mantenido intactos a pesar de los miles de años de domesticación. Son las incongruencias de dichos comportamientos naturales, que se expresan en ámbitos domésticos que son muy diferentes al salvaje, las que suelen desconcertarnos. �� Los gatos salvajes son cazadores que utilizan el acecho para poder atrapar con éxito a sus presas (su fuente de subsistencia) y la mayoría de ellas son de pequeño tamaño y muy escurridizas. Cazar en manadas sería poco exitoso y no haría más que ahuyentarlas. Aún teniendo éxito, el tamaño de las mismas no alcanzaría para alimentar a toda una manada. Es por eso que los gatos salvajes evolucionaron para convertirse en cazadores solitarios. �� Vivir en forma solitaria es, entonces, una garantía para la supervivencia de la especie y una necesidad biológica. . ✍️ Para los biólogos y expertos en comportamiento felino, D. Turner y P. Bateson (2014): "la necesidad de nuestros gatos domésticos de aislarse y pasar un tiempo solos puede estar asociada a su comportamiento de predador solitario, el cual se expresa naturalmente en un ámbito diferente al natural y en el que muchas veces conviven con otros animales". Si bien nuestros gatos no se aislan de nosotros para cazar, dicha necesidad biológica se ha mantenido intacta. �� Entonces, la conducta de aislarse no estaría asociada a un gato enojado o a uno bipolar, sino a una expresión de su ancestral naturaleza salvaje. _ Hernán Pesis Educador Felino | Adiestrador Miembro pleno de ISAE International Society for Applied Ethology WhatsApp +54 9 11 6213 8648

Una publicación compartida por Hernán Pesis (@educadorfelino) el

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar