Historias de marcas

Un conde refugiado descubrió una fuente de agua que se convirtió en un negocio millonario: así nació Evian

Es una de las marcas más reconocidas dentro de las premium. Hoy está en manos de Danone y produce unas 2000 millones de botellas por año.

Alrededor de 55 botellas de su marca se destapan cada hora en el mundo. Pero no es una bebida cualquiera. Esta agua mineral tarda unos 15 años en filtrarse entre las rocas y glaciares de los Alpes franceses hasta desembocar en uno de los manantiales naturales más conocidos y visitados del mundo. Evian es uno de los players referentes del segmento premium y su fuente fue descubierta hace más de 200 años por un conde con problemas renales.

Jean Charles de Laizer descubrió el manantial Evian

En 1789 Jean Charles de Laizer se había refugiado en Évian-les-Bains, una ciudad ubicada por entonces en Saboya. Había huido de la revolución francesa y encontró resguardo en la casa de Gabriel Cachat. Al recorrer su amplio jardín encontró una fuente de agua y bebió. Dicen que no solo le gustó su sabor, sino que también, con el correr de los días, empezó a mejorar de su enfermedad.

Pronto se corrió la voz sobre el "agua milagrosa" de los Cachat y hasta los doctores comenzaron a recetársela a los lugareños. La familia Cachat decidió aprovechar esta oportunidad y en 1800 empezó a embotellarla para venderla. Ya en 1829 contaba con una planta embotelladora cerca de la costa del lago Lemán. Pero a partir de 1860, tras la firma del tratado de Turín, aquel pueblo saboyano pasó a formar parte de Francia.

Fuente inagotable

Una vez iniciado el siglo XX el agua Evian se expandió por Europa. Para esa época ya contaban con un spa termal porque la gente no solo quería beberla, sino también sumergirse en esa agua. La ciudad se convirtió en un punto turístico y en 1903 construyeron la fuente Cachat, desde donde fluye el agua durante todo el año y los turistas pueden recargar ahí sus botellas.

La etiqueta fue ganando mercado y se posicionó en el segmento premium de las aguas minerales naturales. En los 70 apareció en escena Danone que empezó a importar Evian a los Estados Unidos y Canadá. Unos años después se quedó con la marca.

La fuente Cachat es visitada por turistas para rellenar sus botellas con agua Evian

Desde la empresa detallan que el agua de deshielo de los Alpes se filtra durante 15 años hasta llegar al manantial. En ese viaje se enriquece con minerales y electrolitos. Evian solo se embotella en su planta en Francia y luego se exporta a más de 140 países del mundo.

Negocio en crecimiento

En 2017 Danone encaró un plan de modernización de su site para sumar capacidad. Con una inversión de 280 millones de euros planeaba alcanzar una capacidad de 2000 millones de botellas por año en 2020. Para la compañía, su negocio de aguas, en los primeros nueve meses de 2022, representó más de 3580 millones de euros en ingresos.

La fábrica tiene capacidad para producir hasta 2000 millones de botellas por año.

La empresa de origen español (pero con sede en Francia) desembarcó en el mercado argentino en 1994. Dos años más tarde ingresó al segmento de aguas con la adquisición del 50% de Aguas Minerales SA, que incluía las marcas Villa del Sur, San Francisco y Waikiki. Luego, en 1999, le compró Villavicencio a Cartellone.

Evian llega al mercado argentino, pero solo la comercializan en algunos clientes muy puntuales. Desde abril en 2022 incorporó a la cervecera CCU como socio estratégico para su unidad de aguas.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.