Historias de marcas

Dejó a su familia a los 9 años y se convirtió en el "rey del vodka": la historia del creador de Absolut

Lars Olsson Smith se transformó en una celebridad en Suecia por su rol en el negocio de las bebidas. Pero también se enfrentó a su propia familia.

En esta noticia

Con tan solo 20 años Lars Olsson Smith ya era conocido como el rey del vodka. Cuando era joven se había propuesto crear la versión "absolutamente más pura" que pudiera de la bebida y, 100 años después, su misión inspiró a una empresa sueca. Hoy Absolut, su creación, es la segunda marca de vodka más vendida del mundo y su diseño e imagen no fueron elegidos al azar.

Lars Olsson Smith, creador del vodka Absolut

Lars Olsson nació en 1836 en Skåne, al sureste de Suecia. Su familia no pasaba un buen momento económico y las deudas obligaron a sus padres a desprenderse de su granja. En ese momento el joven de nueve años decidió no mudarse, en cambio le pidió alojamiento al cónsul Carl Smith, un exitoso hombre de negocios de aquella época.

Un año después empezó a trabajar como asistente en un mercado, donde se encargaba de dispensar azúcar y harina, luego tomó un empleo en el puerto y ahí vio cómo se movía el negocio del vodka sueco. Entonces decidió abrir su propia destilería. Pero su obsesión se concentró en desarrollar una receta para tener "el vodka más puro que pudiera lograrse".

El rey del vodka

En 1876 adquirió una fábrica en la ciudad de Karlshamn y tras una prolongada investigación encontró el método más eficaz para su objetivo. Así fue que en 1879 presentó Absolut Rent Brännvin, que podría traducirse como "vodka absolutamente puro". Para esa época Olsson Smith, apellido que adoptó durante su adultez, ya era un empresario prolífico dentro de la industria y era conocido como "el rey del vodka".

El emprendedor se convirtió en toda una celebridad en Suecia. Los medios seguían paso a paso sus actividades, viajes y conflictos. Su negocio no solo estaba en el mundo de las bebidas espirituosas sino que también invirtió en transporte marítimo, construcción de ferrocarriles y agricultura.

Durante sus últimos años incluso tuvo una disputa pública con sus hijas. A una de ellas, Princess Karadja, la llevó a juicio acusándola de deberle una gran cantidad de dinero. En 1913 Olsson Smith publicó sus memorias y así concluyó la última página del libro: "De esta manera finalizo la disputa con mis malagradecidos hijos. Serán juzgados por sus acciones y todos tenemos que ser responsables de las mismas". Murió dos meses después de su publicación.

El relanzamiento

La empresa estatal sueca Vin & Spirit fue la encargada de continuar el legado de Olsson Smith, no obstante su vodka perdió participación en ventas dentro del mercado sueco durante los siguientes años. Recién en los 70, al ver que los espirituosos cedían market share frente al vino en Suecia, la firma decidió relanzar la marca con un plan exportador.

La idea era inspirarse en el producto creado por Olsson Smith y darle un nuevo aire para comercializarlo en países del mundo con mayor consumo de licor, en particular en los Estados Unidos.

El relanzamiento estaba pensado para exportar vodka sueco al mercado estadounidense

Para su nueva presentación optaron por darle un look vintage. Primero eligieron una botella de farmacia, la cual encontraron en una tienda de antigüedades, para que se distinguiera del resto. Además, pensaron el diseño como una publicidad antigua con el nombre de la marca arriba de todo y debajo un texto con la historia de la marca impreso en la botella. A esto le agregaron un retrato del propio Olsson Smith.

Como no podían traducir el nombre de la marca al inglés, ya que en los Estados Unidos estaba prohibido el registro comercial de adjetivos como marcas, optaron por dejarlo en sueco y llamarla Absolut. Produjeron 12 botellas y las llevaron a Nueva York para seducir a los licoreros y Michel Roux, de Carillon Importers, mordió el anzuelo.

Efecto Warhol

En 1979 la marca se presentó en la feria comercial de Nueva Orleans y comenzó su aventura en la Costa Este. Ese año enviaron 700 cajas con 6300 litros de vodka desde su fábrica en Åhus y la siguiente década la planta triplicó su plantilla.

Andy Warhol pintó la botella de la marca y le dio su impronta pop.

Roux, que frecuentaba el club Studio 54 junto a Andy Warhol, convenció al artista para que pintara una botella de Absolut. En 1986 la compañía presentó la Absolut Warhol y el propio rey del arte pop convocó a otros colegas para que hicieran lo mismo.

Desde 2008 la etiqueta está en manos de la francesa Pernod Ricard, que se la compró a Vin & Spirit por 5600 millones de euros. Según The Spirits Business, Absolut es actualmente la segunda marca más vendida de vodka del mundo con 11,7 millones de cajas en 2021, solo superada por Smirnoff.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.