Energía, Oil & Gas

Vaca Muerta: las pymes que sobrevivieron a la pandemia apuran la reactivación

Luego de un 2020 para el olvido, en el que se paralizó la producción de petróleo, las empresas comienzan a recuperar ritmo aunque a niveles aún lejanos a los del boom de los años anteriores. Cerca de 5000 personas retomaron sus empleos, pero aún quedan 2000 por reincorporar

Sin dudas, Vaca Muerta está llamada a ser la gran apuesta económica de la Argentina. Allí operan 20 de las más grandes empresas a nivel local y global de la industria hidrocarburífera y una multitud de empresas satélites que les ofrecen sus servicios.

Desde que se puso en funcionamiento en 2014, luego del acuerdo de Chevron con el gobierno nacional, la actividad creció de forma exponencial. Al punto que hacia el año 2016, el gobierno de Neuquén debió lidiar con la llegada de alrededor de 20 familias al día que venían a buscar trabajo allí.

Sin embargo, la crisis macroeconómica que vivió la Argentina y la pandemia, se confabularon para poner un freno a tanta expectativa.

Las medidas de aislamiento social dictadas por el gobierno y la brutal caída del precio internacional del petróleo, que llegó a cotizar en valores negativos en el mercado de futuros a principios de 2020, provocaron la paralización total de la producción en la zona.

Según datos del ministerio de Producción de la provincia de Neuquén, en los meses que van de marzo a octubre de 2020 se perdieron alrededor de 7000 empleos en la provincia y una multitud de empresas pymes dejaron de existir.

Sin embargo, desde fines del año pasado, con el relajamiento de las medidas restrictivas, el lanzamiento del Plan Gas.Ar y un mundo que iniciaba su reactivación, la actividad comenzó a retomar ritmo, aunque sin alcanzar los picos de 2018.

En el camino quedaron muchas pymes y no todas lograron recuperar sus niveles de producción. Aun así, ya se recuperaron cerca de 5000 empleos a escala provincial.

Gas de Vaca Muerta a Brasil: Bolsonaro apuesta al gasoducto para abaratar costos

La crisis pandémica

El ministro de Producción e Industria de la provincia de Neuquén, Facundo López Raggi, en diálogo con El Cronista, contó cómo está estructurada la cadena de valor de la zona y cuál es la realidad actual.

"Cuando nos referimos a la cadena de valor hidrocarburífera lo hacemos en términos de anillos. En el anillo central están las 20 operadoras que ingresan inversiones, algunas nacionales y otras extranjeras. El segundo, son las principales empresas vinculadas a la explotación del hidrocarburo que ofrecen servicios especializados a las operadoras como Halliburton, Baker Hughes, Schlumberger. En el tercer anillo están las pymes que tienen un porcentaje de alrededor del 70 a 80% de su producción vinculado al rubro de hidrocarburos. Son aproximadamente 4000 empresas en total, de las que hay 2500 no regionales y 1200 locales. Finalmente, en el anillo cuatro, están las empresas proveedoras de bienes y servicios, pero que cuya facturación es menor al 50% en relación a la industria petrolera. Son hoteles o distintos servicios logísticos o comerciales", graficó.

Aunque el impacto de la pandemia afectó a toda la cadena, queda claro que las más afectadas en pandemia fueron las pymes que dependían con mayor peso de la producción petrolera.

López Raggi cuenta como fue la evolución. "Hubo un pico muy importante en el 2018, pero desde las paso de 2019, [cuando el entonces presidente Macri decidió congelar los precios] generó un impacto muy negativo sobre Vaca Muerta. Y después la pandemia afectó fuertemente la actividad. La pasamos muy mal, hubo mucha gente que quedó sin trabajo. Recién ahora se está reponiendo la actividad".

Meier & Fisher es una empresa que realiza instrumentación y control de los procesos de producción petrolera. Trabaja en la zona desde 1992 y actualmente tienen 170 personas empleadas. Son proveedores de las principales operadoras, como YPF, PAE, Alta vista Chevron Tecpetrol. Shell. Alejandro Fischer, su socio gerente, cuenta como atravesaron el año 2020. "Fue muy duro. Entre abril y junio estuvo todo totalmente paralizado. Sólo cubrimos algunas emergencias. Tuvimos a casi todo el personal en modo ‘stand by'. Lo que nos ayudó es que las empresas grandes, a causa de los acuerdos con los sindicatos, reconocieron los sueldos de la gente que estuvo en la casa. Eso nos ayudó a pasar el momento".

Oscar Erretegui es socio gerente de Geocontrol y Petrohard. Es ingeniero electrónico, pero trabaja desde hace 30 años en la geología. Su trabajo es hacer control geológico, en inglés "mudd logging", un servicio al pozo durante la perforación que mide minuto a minuto online todo lo que sucede en el proceso de perforación y alertar en forma temprana si se puede generar un problema, si el pozo cumple con los objetivos y si están frente a un "sweet spot" (zonas dulces) para después ir a punzar y dejarlo productivo.

La empresa enfrentó durante la pandemia una crisis muy grande. "Tenemos en este momento unas 14 unidades operando con unas 60 a 70 personas trabajando, de los cuales la mitad son geólogos y otros son técnicos. Son 33 equipos perforadores, pero antes de las PASO de 2019 teníamos 54, muy lejos de las 120 que teníamos en el 2014", cuenta.

"Las pymes fueron seriamente afectadas, muchas cerraron o se endeudaron muchísimo. Desde el 20 de marzo hasta mediados de octubre, más o menos, estuvimos completamente parados, no podíamos despedir personal. Tuvimos que pasar por suspensiones pagando el 70 % de los sueldos y hubo muy poca ayuda, sólo el ATP de un par de meses. Sólo nos acompañaron un poco las operadoras, como YPF. Cuando en noviembre la actividad recomenzó estábamos fuera de contexto financiero. Aún hoy la actividad está muy baja. El boom de Vaca Muerta no existe para nada", relata.

Rakiduamn es otra empresa de la zona relacionada directamente a la industria. Se especializan en el testing, flowback y provisión de facilities a las operadoras. Iniciaron baja el ala de YPF en 2014 con el Plan Sustenta, que promovía el desarrollo de empresas y emprendimientos locales, con un proyecto que implicó toda una reingeniería de los procesos de "well testing" que permitió ahorrar tiempos y costos.

Mariano Aiassa, socio gerente de la empresa, cuenta cómo atravesaron este tiempo de crisis. "El negocio cayó a niveles muy bajos. Llegamos a tener un 30% de la ocupación de nuestros servicios, cuando normalmente tenemos un 85%. Aunque no reducimos personal porque decidimos sostener nuestro capital humano para cuando todo se relance, debimos reducir adicionales. Además no tuvimos ayuda del gobierno porque no calificábamos. Nos comimos todo el cash para mantener la empresa a flote"

YPF mejora su balance: cómo le fue en el segundo trimestre

Realidades dispares

Los números que muestran desde la provincia de Neuquén son alentadores, aunque las empresas aún esperan que el tan anunciado boom de Vaca Muerta se haga realidad. Aunque el plan Gas.Ar que anunció el gobierno nacional hace unos meses, comienza a dar resultados, aún muchas pymes no consiguen remontar.

El ministro López Raggi señala que a esta altura de 2021 Vaca Muerta tiene "récord de actividad de fractura y terminación y por ello de producción. Esto se debe a un aumento considerable en la eficiencia de las operaciones. Producto del ‘Plan Gas'ya están operando seis nuevos equipos de operaciones".

El Plan Gas.ar, lanzado por el gobierno nacional, propuso como objetivo producir 30.000 millones de metros cúbicos de gas con la idea de generar un ahorro fiscal de u$s 2500 millones.

Según el titular de Geocontrol, que es también Secretario de la Cámara Empresarial de la Industria Petrolera y Afines de Neuquén (Ceipa), es cierto que "el plan hizo que muchas operadoras metieran algunos equipos a perforar, pero eso todavía no está ni cerca de que sea algo potente. Lo que necesitamos es más trabajo porque aún hay poca actividad. No tenemos acceso al crédito real y se hace difícil. Hay muchas empresas que se fundieron. El panorama no es muy positivo. Aunque técnicamente y potencialmente Vaca Muerta es un yacimiento muy potente, las condiciones macroeconómicas y políticas no están dadas para nada para que la actividad crezca."

Los datos muestran que en julio de 2021 la producción de gas aumentó un 26%. "Pero aún importamos el 43% de lo que se consume en el país", refresca Erretegui.

Capacitación, competitividad e inversiones

Para Aiassa, de Rakiduamn, una de las claves para trabajar en Vaca Muerta es estar a la altura de las exigencias y las normativas necesarias para poder vender bienes y servicios a las operadoras.

"La industria es muy específica y nuestro trabajo es muy específico. Hay que conocer el negocio y certificar y validar todos los procesos para poder ser contratados. Somos ISO 9000 certificados. Eso es muy importante. Falta trabajar en la especificidad del bien o servicio que quieran entregar. Ser bueno técnicamente es muy valorado".

Fischer, de Meier & Fischer, marca que es "necesario hacer mucho hincapié en la capacitación de personal. Sobre todo en nuestro rubro porque no hay escuelas técnicas que capaciten al personal en el área de instrumentación. Poe eso tuvimos que formar nuestra propia escuela de capacitación dentro de la empresa.

López Raggi, señala que a pesar de la crisis, "Vaca Muerta ha crecido en competitividad. No sólo entre las grandes empresas, sino también por el crecimiento de las pymes locales. Ellas hicieron que el desarrollo de un pozo esté casi en valores internacionales. Un dato muy sustantivo cuando un inversor debe decidir dónde invertir".

Facundo López Raggi. ministro de Producción e Industria de la provincia de Neuquén

Claro, que los límites siempre están en las cuestiones estructurales de esta Argentina. "Las señales contradictorias no sirven para atraer nuevas inversiones. Aunque Neuquén es muy proinversión y siempre ha mantenido una historia de compromiso y cumplimiento de sus deudas, a nivel país eso no siempre se da. Hay cuestiones que resolver".

Aiassa concuerda, "Vaca Muerta era una gran idea, las empresas invirtieron y la tecnología se desarrolló. Hoy los resultados de los pozos son excelentes y tienen un nivel de productividad de los más altos del mundo. Lo que queda es que realmente la parte política se ponga de acuerdo para que puedan venir inversiones. Porque las inversiones que se requieren para desarrollar un activo como Vaca Muerta no se lo hace con pequeñas empresas, sino con empresas con economías del nivel de países. El gobierno debe tomar decisiones fuertes al respecto, debe convencer a que las compañías inviertan su dinero".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios