Quebranto generalizado

Las autopartistas advierten que su situación es crítica con una deuda que alcanza los u$s 585 millones

Tras el freno en el sector por falta de insumos la semana pasada, la cámara de los autopartistas aseguran que no hay ¨capacidad de reacción¨ y peligran más de 50.000 empleos

En esta noticia

Nuevo obstáculo en la industria automotriz. Tras los reiterados frenos en las terminales productoras de vehículos locales por falta de insumos, los productores de autopartes alertaron que su deuda "pone en riesgo a toda la cadena de abastecimiento". Según un comunicado que difundió la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), la deuda del sector ronda los u$s 585 millones.

La situación del sector es crítica dado que, por la imposibilidad de acceder a los dólares necesarios para realizar pagos de importaciones a proveedores radicados en el exterior, se generaron "diversas paradas de líneas, grandísimas ineficiencias, sobrecostos y una grandísima incertidumbre", advierte el comunicado.

De acuerdo con un relevamiento de la asociación, ya suman 95 las empresas autopartistas que, al 30/11/2023, tienen un stock de deuda de u$s 585 millones, de los cuales u$s 523 millones corresponden a una deuda comercial de bienes, mientras que, los restantes u$s 62 millones provienen de la deuda de servicios.

Las terminales frenaron sus plantas reiteradas veces la semana pasada

En comparación con los últimos dos meses de 2022, la deuda se incrementó en un 57%, lo que arroja que la deuda total del sector autopartista se acerca a los u$s 1000 millones.

"Los bloqueos recurrentes para poder efectivizar pagos al exterior generaron una fuerte tensión con los proveedores externos por no poder dar cumplimiento a las diversas fechas autorizadas y pospuestas reiteradamente", sostiene el comunicado. 

Como consecuencia de esta dificultad, AFAC advirtió que no hay capacidad de reacción a la demanda de las terminales para producir vehículos, dado que, a la vez, hay una oferta insuficiente para el mercado de reposición. Se suma, además, que algunos exportadores corren el riesgo de perder clientes obtenidos luego de años de generar confianza.

La semana pasada, Nissan y Renault -ambas automotrices producen sus vehículos en la misma planta, en Santa Isabel, Córdoba- decidieron frenar sus líneas de producción por falta de componentes. Allí, la francesa produce cinco modelos. Entre ellos, la pick-up mediana, Alaskan, el Kangoo Express y Kangoo Stepway, el Sandero, el Logan y el Renault Stepway. Por su parte, la firma nipona fabrica allí la Nissan Frontier.

Si bien Ford no detuvo su planta de General Pacheco -donde produce la nueva Ranger-, adelantó una semana de vacaciones proyectada para julio de 2024, para el próximo lunes 11 de diciembre (un día después de la asunción del nuevo Presidente). La razón de la decisión de la automotriz estadounidense se basa, principalmente, en la necesidad de "reacomodar su stock y el de los proveedores, que están en situación crítica hace más de 45 días".

Durante esta semana de 'vacaciones programadas', la automotriz esperaba recomponer su stock de autopartes y, de esa manera, poder producir sin interrupciones inesperadas.

A su vez, durante octubre, General Motors frenó, por 12 días corridos, su planta en Alvear, provincia de Santa Fe, por un problema en la cadena de suministros de varios de sus proveedores.

Qué piden los autopartistas

En el comunicado que difundió la asociación que agrupa a 231 empresas del sector, se solicitó, en primer lugar, "establecer un esquema de pagos que permita recuperar a la brevedad la previsibilidad y certidumbre en las relaciones comerciales con los proveedores de insumos productivos del exterior".

Además, solicitaron definir un canal rápido para dar solución a las situaciones más graves de paradas de planta y líneas de producción.

"Estamos frente a una situación de emergencia en la que todos los eslabones productivos, empresariales y laborales, deberemos colaborar con las nuevas autoridades y actuar con gran responsabilidad, diligencia y visión de conjunto", precisó el comunicado respecto a la asunción del nuevo Presidente, Javier Milei.

A pesar del faltante, creció la producción, pero se estancaron las ventas

Las terminales automotrices, con 21 días hábiles de actividad -una jornada más que el mes anterior-, produjeron en noviembre 56.569 unidades, un 8,9% más que los registros de octubre, cuando se fabricaron 51.937 unidades, y un 6 % más que el volumen de noviembre del año pasado (53.378 unidades).

En el acumulado de enero a noviembre, las terminales produjeron 573.742 vehículos de pasajeros y utilitarios, es decir, registró un incremento de 14,8% respecto del volumen que se fabricó en el mismo período de 2022 (499.774 unidades).

En tanto, de acuerdo con datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), en noviembre se patentaron 35.665 autos 0 kilómetro, un 15% menos respecto a las ventas de octubre, aunque un 5,8% más que el mismo periodo de 2022.

De esta manera, al cierre de los 11 meses, los patentamientos sumaron 430.636 unidades. Esto es un 10,9% más que el mismo período del año pasado. El sector, por su parte, espera terminar 2023 con, aproximadamente, 460.000 unidades patentadas. 

Temas relacionados
Más noticias de AFAC

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.