DeudaExclusivo Members

La petrolera Roch consigue un paraguas judicial y posterga pagos de su concurso preventivo

La petrolera la familia Chacra y el fondo de los Román obtuvo una cautelar para recibir fondos del fideicomiso formado para pagar su deuda financiera. Con ese dinero, cubrirá gastos de su operación y distribuirá el excedente entre sus acreedores, con quienes encara una nueva reestructuración

A un año y medio de haberlo homologado, la petrolera local Roch consiguió un permiso judicial por el que podría incumplir con el acuerdo de pago de su concurso preventivo.

La empresa informó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que obtuvo una medida cautelar que le permite, por única vez, recibir una transferencia por parte del Banco de Valores -fiduciario del fideicomiso armado para el pago de su deuda-del importe necesario para sostener su operación habitual. Agregó que, en el caso de existir un remanente de ese dinero, lo distribuirá, de manera proporcional, entre los beneficiarios del fideicomiso creado en 2022, como parte de su acuerdo concursal.

Además, la petrolera -cuyo 67% pertenece a su fundador y presidente, Ricardo Omar Chacra, y el 37% al fondo familiar del empresario transportista Alfredo Román- anunció que intentará lograr un nuevo acuerdo de reestructuración de deuda. "Esta medida cautelar otorgará a la sociedad un mayor plazo para continuar las negociaciones en las que se encuentra con sus acreedores financieros", dice el comunicado.

La semana pasada, se cumplió el plazo que la petrolera tenía para pagar los intereses correspondientes a sus obligaciones negociables y créditos bancarios, que sumaban un total de u$s 1 millón. A pesar de que el vencimiento original era el 27 de enero de 2024, Roch accedió a un plazo de gracia de 15 días para negociar una nueva alternativa con sus acreedores. La empresa incumplió los pagos y, como consecuencia, la calificadora de riesgo Fix bajó la calificación de la compañía y de sus Obligaciones Negociables (ON), de C a D.

Según los últimos datos de la compañía, su deuda ronda los u$s 20,4 millones, de los cuales u$s 12,5 millones pertenecen a sus ON. Hoy, la compañía opera en Mendoza, Santa Cruz y Tierra del Fuego, donde produce 5680 barriles diarios de petróleo y 1,3 millones de m3 de gas.

La creación del fideicomiso en garantía, del que participan Trafigura, el trader internacional de combustibles dueño en la Argentina de la cadena Puma Energy, Banco BMA -resultado de la fusión entre Banco Macro e Itaú-, Banco Ciudad y Banco Tierra del Fuego como beneficiarios, fue resultado de la homologación de un acuerdo de Roch con sus acreedores.

La empresa, propietaria del yacimiento San Martín, donde se ubica el pozo más productivo del país, entró en concurso preventivo de acreedores en noviembre de 2020. Cuatro meses antes, había entrado en default, luego de no haber pagado el vencimiento de sus obligaciones negociables Clase 4, emitidas en diciembre de 2018.

Esto la llevó a iniciar un proceso privado de reestructuración de deuda, con el objetivo de optimizar sus recursos financieros y mantener una estructura de capital adecuada para el desarrollo de su negocio en el largo plazo.

"Se realizaron negociaciones para emitir nuevas obligaciones negociables por un valor de hasta u$s 25 millones para ser ofrecidas en canje voluntario para el refinanciamiento de las obligaciones clases 4 y 5 de la sociedad, las cuales también fracasaron", explicaba un comunicado enviado a la CNV en ese entonces.

En tanto, ante la dilación para llegar a un acuerdo con los acreedores, se decidió recurrir al concurso preventivo. El objetivo era que el conflicto financiero no impidiera que la compañía tuviera un normal funcionamiento.

En ese entonces, Roch atribuyó su default a la abrupta caída de la demanda y del precio internacional del barril. Hubo otro factor: no pudo evacuar su producción a través de la Terminal Cruz del Sur, de YPF, por una rotura técnica y tampoco pudo hacerlo por vía terrestre a Chile, debido al cierre de fronteras por la pandemia de coronavirus.

"La compañía tiene sus activos y capacidad operativa intactas. El concurso es para protegerlos y mantener las condiciones en las que vienen trabajando para poder empezar a generar la caja necesaria. Entre la monoboya y el cierre de la terminal en Chile hubo más de u$s 12 millones que no ingresaron en la compañía", agregaron en la empresa en aquel momento.

Temas relacionados
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.