Palabra de CEO

Desde recordarte una fecha hasta cerrarte un restaurante, la apuesta de Bigbox a las experiencias ultra personalizadas

André Parisier, CEO de Bigbox cuenta sus planes para seguir creciendo con las personalización en el centro. Qué soluciones están por lanzar

Personalización, customización, soluciones a medida: todos los planes de Bigbox van en el mismo sentido. La empresa de regalos de experiencias que nació hace 14 años cobró fuerza tras la pandemia y hoy con André Parisier como nuevo líder -hasta hace un año y medio el número uno era su hermano, Gastón Parisier que ahora preside el board- tienen en agenda, no solo sumar otros mercado, sino ofrecer nuevas soluciones y lanzar un programa de fidelización.

La firma, que espera facturar este año entre u$s 28 y u$s 30 millones, emplea a 200 personas y está en Uruguay, Perú, Chile y México. Además, en España tienen una operación de investigación de mercado.

"No somos un marketplace, somos una plataforma curada que buscamos lugares, experiencias que definen la cultura de los lugares donde operamos", asegura en charla con El Cronista, André Parisier en medio de los agitados días de su temporada alta. "Octubre, noviembre y diciembre representan el 50% de nuestras ventas", cuenta.

En octubre, 50.000 personas vivieron una experiencia

-¿La pandemia dejó una empresa digital?

-Hoy la empresa es prácticamente 100% digital aunque el físico (NdR: el cuadernito con el brochure de las experiencias a elegir y la tarjeta para hacerlo) es algo lindo para tener y muchos usuarios aún lo eligen y todos los puntos de venta físicos aún lo tienen. Pero, por ejemplo, las reservas fueron un tema que surgió en el departamento de experiencia del usuario y por lo cual lanzamos la posibilidad de hacerlas en un click en lugar de por teléfono. Hoy, el 87% ya se hacen de manera digital. Cuando arrancamos con este servicio hace un año y medio eran el 5%.

Y ahora estamos por lanzar Walking, un servicio que te permite ir directamente al lugar sin tener que hacer reserva, aunque sí avisando "para que la experiencia sea más amena".

-¿Cuántos puntos de venta tienen hoy?

-Diez en la Argentina, principalmente en los shoppings más relevantes, en CABA y AMBA. Estuvimos en Córdoba y Rosario pero los cerramos en pandemia y todavía no los abrimos.

-¿Aún hay que evangelizar el producto, es decir, explicar por qué regalar una experiencia?

-Esa es nuestra misión: una experiencia es el mejor regalo y el impacto de Bigbox es sacar a las personas de su zona de confort. Cuando alguien te regala una experiencia probablemente vas a hacer algo que sino no lo harías. Pero todavía hay muchas oportunidades como, por ejemplo, que nos compren más veces en el año. Hoy el promedio de recurrencia es de 2, pero hay muchas oportunidades de llevarlo a 4, 4.5 en el corto plazo.

Yo no soy parámetro, pero creo que es un regalo espectacular. Hoy hay muy buenas experiencias, como un desayuno o una merienda, por menos de $ 6000.

La marca en la Argentina es cada vez más conocida. Y de hecho la tendencia de uso de la experiencia se concentran más en el primer mes. En cambio, antes era en el último mes.

"No somos un marketplace, somos una plataforma curada que buscamos lugares, experiencias que definen la cultura de los países y ciudades donde operamos. Eso es parte de nuestra misión"

-¿En qué están trabajando hoy?

-Hace unas semanas terminamos de lanzar cómo hacemos los regalos digitales personalizados. Es decir, que sea digital pero que no pierda lo único. Hoy, entonces cuando haces un regalo de Bigbox podés adjuntar un video de hasta un minuto por whatsapp o por mail. Lo veníamos trabajando hace bastante y en el Día del Padre lo probamos con los regalos internamente. A mí me llegó el regalo con el video de 1 minuto de mis hijos.

Otra funcionalidad que lanzamos es que vos podés agendar una fecha para que Bigbox te la recuerde de forma muy amistosa. Por ejemplo, te llega un mail avisándote que es tu aniversario de casado en una semana o un cumpleaños e, incluso, te puede recodar los gustos de la personas agasajada ya que permite que la misma los ingrese en la plataforma. Hoy tenemos más de 500.000 fechas que la gente registró para que le recordemos.

Y también estamos trabajando en un desarrollo tecnológico para que los prestadores de servicios puedan flexibilizar las propuestas. Es decir, ofrecer adicionales no solo de agregar una persona, la mayoría de las experiencias son para dos, sino también de productos; por ejemplo mejorar el vino de una cena o que el masaje sea de 1 hora en ligar de media. Que esto se pueda precompar hoy aún no lo ofrecemos, pero en el corto, mediano plazo se podrá hacer.

-¿Crecen en cantidad de prestadores?

-Siempre digo que el crecimiento del inventario es una condición necesaria y no suficiente para crecer. Hoy estamos en alrededor de 5000 experiencias. A veces el crecimiento depende mucho de lo que sucede en cada ciudad. En la Argentina es donde es más complejo y no por la inflación, sino por lo despareja que es esa inflación. Entonces, tenés prestadores que forman parte del mismo producto y uno duplicó el precio y el otro subió 20%. Y esto te obliga a reconfigurar.

-¿Ustedes ponen tope en los precios?

-Cada Bigbox es un concepto, por ejemplo, 'Cenas en restaurantes de autor' y eso tiene un precio, después cada lugar propone su menú que tiene que tener el valor de la experiencia. Y lo que pasó últimamente es que cada vez es mayor la polaridad. Nosotros vendemos el producto por lo que vale. Y nuestra competencia son los otros regalos. En vez de regalar una camisa $ 30.000 o $ 40.000 sepas que podes regalar una cena en un ligar increíble por $ 30.000.

-¿Cómo terminan 2023?

-Estamos proyectando un crecimiento del 40% en moneda dura, en dólares en toda la compañía. En experiencias un 50%, pero fuera de la Argentina bastante más. En el mercado local estamos creciendo arriba del 30% en unidades.

En el mercado corporativos, que en la Argentina es entre el 25% y el 30% de las ventas, notamos algo el parate por la incertidumbre, presupuesto que no se definen o que se recortan en otros casos. En las últimas semanas vimos que se estiraron los tiempos en que se definen los presupuestos.

Bigbox tiene 10 puntos de venta físicos

-¿Y el objetivo es crecer en corporativos?

-Estamos trabajando en nuevos productos. Por ejemplo, una plataforma que se llama Tesoros argentinos que la armamos para el Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur), donde el turista internacional recibe puntos para acceder a un experiencia en el país.

También estamos ofreciendo a empresas plataformas de beneficios para que puedan ofrecer experiencias a sus empleados.

El crecimiento en el segmento corporativo no lo proyectamos solo porque las empresas sigan regalando Bigbox, sino también por soluciones a medida. Por ejemplo, para Mercado Libre hicimos un producto que se llama Conserjería donde los que reciben el regalo están en cualquier lugar de Latinoamérica, incluso en países donde no operamos. Tenemos un equipo que se dedica a buscar en esos países lo que el usuario quiera en determinado rango de precios. Al fin al cabo es combinar con un prestador una experiencia. Acá es inmediato, quizá en ese país tardás unos días más.

-¿Pero es rentable que sea una experiencia?

-Para mi es rentable que una compañías quiera hacer todos sus regalos con Bigbox y si la puerta de entrada es que pruebe una experiencia... Ya nos pasó con una empresa de correo y logística, empezó con 9 y hoy compra unas 5000 experiencias por año. Tenemos que apostar a que prueben nuestra solución.

En una oportunidad cerramos un restaurante para un C-Level de una empresa muy grande que cumplió 20 años de compañía y se lo festejaban ahí con todos sus amigos y el violero más importante de tango.

La misma empresa también le festejó a otro C-Level con su familia en el Hotel Pueblo Garzón con maridaje de vinos y, además, visitas de fotos que eran los gustos del ejecutivo.

-¿Están pensando en seguir expandiéndose en la región?

-Sí, en los próximos dos años proyectamos un mercado más que podría ser Colombia o Brasil. Lo estamos analizando. Brasil no hablamos ni el idioma, pero es el mercado más grande.

-¿Y, en el interior?

-Sí, está en nuestro planes volver a profundizar en el desarrollo de provincias como Córdoba, Mendoza y Santa Fe y alguna más. Hay muchas compañías que regalan para toda la Argentina.

"La inflación ya es algo con lo que me acostumbre a trabajar desde que tengo uso de razón. Pero ocupa mucho tiempo"

-Entonces el año que viene, nuevos servicios, más customizados y trabajar para abrir un nuevo mercado

-Sí, en el primer Q de 2024 vamos a lanzar también el programa de fidelización, Bigbox Plus. Por tener tanta cantidad de compras en un año vas a acceder a beneficios tradicionales pero también a algunos no tan tradicionales como acceso a nuevas experiencias preferencialmente, que puedas personalizar un regalo físico, que puedas contar con vencimientos más extensos -hoy el vencimiento es de 100 días-.

-¿Cuáles son tus mayores desafíos en esta coyuntura?

-La inflación ya es algo con lo que me acostumbre a trabajar desde que tengo uso de razón. Pero ocupa mucho tiempo. El tiempo que dedicás, por ejemplo, a renegociar tarifas debería ser tiempo puesto en agregar valor.

-¿Tenés miedo de bolsillos más chicos?

-No, no tengo miedo de bolsillos más chicos. Creo que todavía la oportunidad que tenemos es muy grande. La gente que nos conoce es poca. Desde que empezamos, siempre trabajamos con la tensión del contexto y no solo en la Argentina, en la región. Y los argentinos, como emprendedores, tenemos que innovar, es en lo que somos buenos. Lo más fácil es decir no puedo porque la situación es complicada.


Temas relacionados
Más noticias de Palabra de CEO
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.