Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Molinos apuesta a que se consuman más fideos para subir ventas

La firma de la familia Perez Companc quiere transformar su fábrica de Malvinas Argentinas en la más grande del mundo, con una producción de 6500 kilos de fideos por hora

Molinos apuesta a que se consuman más fideos para subir ventas

El grupo Perez Companc busca impulsar el consumo de pastas, más precisamente de fideos secos. En el holding aseguran que se trata de un producto que no participa como debería en la mesa de los argentinos y que, por ese motivo, existe una interesante oportunidad de crecimiento. Agregan que la dieta local es rica en carnes, pan y papas, pero carece de vegetales, arroz y fideos. Este último producto es uno de los insignia de Molinos Río de la Plata, la empresa familiar dedicada a la producción y venta de marcas de consumo masivo.


Con la mira puesta en este escenario, ejecutivos de la compañía visitaron ayer al ministro de Producción, Francisco Cabrera, para informarle sobre una inversión de $ 700 millones en su planta ubicada en la localidad bonaerense de Malvinas Argentinas donde produce precisamente pastas frescas de sus marcas Lucchetti y Matarazzo.


"‘La inversión tiene el objetivo de de impulsar el consumo familiar de fideos cuya ingesta, junto con el arroz, las legumbres y los vegetales, es deficitaria en la dieta de los argentinos", reconoció Agustín Llanos, CEO de Molinos Río de la Plata, durante el encuentro con Cabrera. También agregó que "esta inversión nos permitirá avanzar en nuestro objetivo estratégico de desarrollar productos innovadores, aumentar su accesibilidad y construir marcas preferidas". En el encuentro participaron además el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, y el subsecretario PyME de la Provincia de Buenos Aires, Federico Zin.


De los $ 700 millones, Molinos destinó $ 450 millones a un almacén automático equipado con robots y tecnología de última generación. Tiene una capacidad de almacenamiento de 19.000 posiciones y vehículos guiados por láser, según informó la compañía. También ese monto sirvió para iniciar la instalación de una nueva línea de fideos largos, que en Molinos aseguran será la más grande a nivel mundial y les permitirá producir 6500 kilos de fideos por hora con una alta eficiencia y un menor impacto ambiental.


"De esta manera, la localidad de Malvinas Argentinas se consolidará como el polo productivo de fideos más grande de Latinoamérica", explicaron desde Molinos mediante un comunicado en el cual también aseguran que la planta tendrá "altos niveles de productividad y tecnología que irán desde la recepción de las materias primas, la transformación de las sémolas, la elaboración de los fideos, hasta su almacenamiento y posterior distribución".


El resto del dinero, es decir otros $ 250 millones, serán destinados a acciones de marketing y promoción para posicionar de mejor manera el consumo de fideos secos en la Argentina, agregaron las fuentes. "En Molinos trabajamos para ser la empresa argentina de alimentos protagonista de la próxima década. Nuestras inversiones e innovaciones nos permitirán seguir alimentando el bienestar de los argentinos con productos ricos, saludables y accesibles", agregó Llanos durante su encuentro con el ministro Cabrera.


Molinos lidera la categoría de pastas y en la empresa se consideran como el principal propulsor del crecimiento de su consumo. Además de pastas secas, el portafolio de alimentos de la empresa abarca snacks, infusiones y vinos. Tiene 3300 empleados y sus marcas más representativas son Matarazzo; Lucchetti; Granja del Sol; Gallo; Gallo Snacks; Bodega Nieto Senetiner, Cocinero, Exquisita.