Escalada

Putin contra todos: llamó a no "cruzar la línea roja" con Rusia y prometió una respuesta "inmediata" y "enérgica"

Lo advirtió en el discurso anual al Parlamento ruso, pero en velada referencia a gobiernos de países extranjeros, mientras crece la presión para que libere al opositor Navalny.

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió este miércoles del riesgo que supondría "cruzar la línea roja" con Rusia y prometió que, en caso de que alguna nación "destruya puentes" con Moscú, la respuesta será "asimétrica, inmediata y enérgica".

"Tenemos suficiente paciencia, responsabilidad, profesionalismo, confianza en nosotros mismos y sentido común al tomar cualquier decisión, pero espero que a nadie se le ocurra cruzar la línea roja en las relaciones con Rusia", afirmó en su discurso anual al Parlamento -para reportar el estado de la nación- pero en velada alusión a gobiernos de países extranjeros. 

Citado por la agencia Sputnik, el mandatario subrayó que será Moscú el que defina el límite "en cada caso concreto", pero aclaró que no quiere "quemar puentes" con ningún país.

"Efectivamente, no queremos quemar puentes y, si alguien interpreta nuestras buenas intenciones como indiferencia o debilidad y quema definitivamente o destruye esos puentes, debe saber que la respuesta de Rusia será asimétrica, inmediata y enérgica", enfatizó al prometer que los que lleven a cabo provocaciones que amenacen la seguridad de Rusia "se arrepentirán de lo que han hecho como no se arrepintieron desde hace tiempo".

No indicó a qué se refería con "líneas rojas"; posteriormente, el Kremlin aclaró que se trata de "injerencia en los asuntos internos de Rusia" e "insultos".

"Si alguien no quiere dialogar, elige un tono egoísta y arrogante, Rusia siempre encontrará una manera de defender su postura".

Putin también explicó que Rusia no responde a algunos actos de algunas naciones porque quiere mantener "buenas relaciones" con todos los miembros de la comunidad internacional.

No indicó a qué se refería con "líneas rojas"; posteriormente, el Kremlin aclaró que se trata de "injerencia en los asuntos internos de Rusia" e "insultos". De forma paralela, el mandatario ruso denunció que los "actos no amistosos" contra Rusia por parte de Occidente "no cesan", "para algunos países, los intentos de atacar" al país euroasiático "se convirtieron en un nuevo deporte".

La relación entre Moscú y Occidente se tensó en las últimas semanas por la escalada de tensiones en la frontera del país euroasiático con Ucrania o la situación del opositor ruso Alexei Navalny, nuevamente encarcelado tras regresar de Alemania donde lo trataron por envenenamiento atribuido al gobierno ruso. 

Más armas para las FFAA rusas

Como si fuera poco con estas afirmaciones, Putin también indicó que Rusia está fortaleciendo continuamente sus fuerzas armadas con la modernización de armamento. Detalló que para 2024, prevén que la proporción de armas y equipos modernos alcance el 76%, y esta proporción en la tríada nuclear de Rusia superará el 88% este año, citó Xinhua

Ante legisladores y funcionarios gubernamentales, el presidente ruso indicó que el primer regimiento completamente armado con los misiles balísticos intercontinentales Sarmat estará en operación a fines de 2022, y los misiles de crucero hipersónicos Tsirkon estarán listos para el combate en el futuro cercano.

 Los misiles hipersónicos intercontinentales Avangard y los sistemas de combate láser ya se pusieron en servicio, señaló Putin.

Nuevamente en un discurso que si bien era para la Asamblea Federal tenía alcance global, Putin destacó la importancia de la cooperación global para garantizar la estabilidad estratégica e invitó a los principales países a debatir sobre cuestiones relacionadas con las armas estratégicas. "El tema de tales negociaciones sería el establecimiento de un mecanismo de coexistencia libre de conflictos basado en una ecuación de seguridad", indicó.  

Tags relacionados

Compartí tus comentarios