Pasó de ministro en Afganistán a "bici delivery" en Alemania, pero Sadaat ya consiguió un ascenso

El Leipziger Volkzseitung publicó fotos del ex titular de la cartera de Comunicaciones repartiendo pizzas en Lepizig, adonde se había mudado a fines del año pasado. Las imágenes se viralizaron por todo el mundo.

Sayed Sadaat era ministro de Comunicaciones del gobierno afgano antes de mudarse a Alemania, en diciembre pasado, con la esperanza de un futuro mejor. Ahora es un repartidor en la ciudad oriental de Leipzig.

En su casa lo criticaron por aceptar un trabajo así después de haber servido en el gobierno durante dos años, dejando el cargo en 2018. Pero para él ahora, un trabajo es un trabajo. "No tengo nada de qué sentirme culpable", dijo el ciudadano afgano-británico de 49 años.

Había renunciado al gobierno afgano debido a desacuerdos con miembros del círculo del Presidente. "Espero que otros políticos también sigan el mismo camino, trabajando con el público en lugar de simplemente esconderse", dijo.

No obstante, la noticia de su radical cambio de vida dio vueltas al mundo, y se volvió tan popular, que el gerente de la empresa para la que trabaja actualmente, Lieferando, quiere conocerlo. Le ofrecería un puesto en comunicación corporativa, lo que significaría un ascenso para Sadaat, según comunicó el reportero Josa Mania-Schlegel. 

Un ejemplo a seguir

Después de la toma de poder de los talibanes en Afganistán, su historia ha ganado especial relevancia. Familiares y amigos también quieren irse, con la esperanza de unirse a los miles de personas en vuelos de evacuación o tratando de encontrar otras rutas.

Tras la retirada de las tropas estadounidenses en el horizonte, el número de solicitantes de asilo afganos en Alemania ha aumentado desde principios de año, aumentando en más del 130%, mostraron datos de la Oficina Federal de Migración y Refugiados.

A pesar de que su ciudadanía en duelo significaba que podría haber elegido mudarse a Gran Bretaña, donde había pasado gran parte de su vida, se mudó a Alemania a fines de 2020, aprovechando su última oportunidad para hacerlo antes de que ese camino fuera cerrado por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Eligió Alemania porque esperaba que tuviera un mejor futuro económico y un papel de liderazgo en los sectores de telecomunicaciones y TI a largo plazo.

Sin embargo, incluso con su experiencia, Sadaat ha tenido problemas para encontrar un trabajo en Alemania que se corresponda con su experiencia. Con títulos en TI y telecomunicaciones, Sadaat esperaba encontrar trabajo en un campo relacionado. Pero sin alemán, sus posibilidades eran escasas.

"El idioma es la parte más importante", dijo Sadaat. Todos los días hace cuatro horas de alemán en una escuela de idiomas antes de comenzar un turno vespertino de seis horas entregando comidas para Lieferando, donde comenzó este verano.

"Los primeros días fueron emocionantes pero difíciles", dijo, describiendo el desafío de aprender a andar en bicicleta en el tráfico de la ciudad. "Cuanto más sales y más gente ves, más aprendes", dijo.


Fuente: Thomson Reuters.

Reporte de Leon Malherbe y Stefan Remter, y Riham Alkousaa en Berlín; Edición de Alison Williams y Toby Chopra

Tags relacionados

Compartí tus comentarios