GUERRA RUSIA-UCRANIA

Para Paul Krugman "China no va a ser el salvavidas económico de Putin": las 4 razones

El Nobel de Economía Paul Krugman explica los 4 motivos por los que pese a su relación bilateral, China no podrá ser el salvavidas económico de Rusia frente a las sanciones occidentales por la guerra en Ucrania.

En vistas de la guerra rusa contra Ucrania, y las consecuentes sanciones económicas y financieras que Occidente aplicó a Rusia, el premio Nobel de Economía Paul Krugman evaluó que con esta invasión, "Vladímir Putin claramente se equivocó en todo".

Y en su artículo publicado en The New York Times, Krugman explica por qué en este contexto China no será el salvavidas ruso.

"Al decidir invadir Ucrania, Vladímir Putin claramente se equivocó en todo. Tenía una visión exagerada del poderío militar de su propia nación; la descripción que hice la semana pasada de Rusia como una superpotencia Potemkin, con mucha menos fuerza de la que aparenta, parece aún más cierta ahora".

"Subestimó enormemente la moral y la destreza militar ucranianas, y no supo anticipar la determinación de los gobiernos democráticos, especialmente, aunque no sólo, la administración de Biden, que, por si usted no se ha dado cuenta, ha hecho un trabajo notable en todo, desde armar a Ucrania hasta reunir a Occidente en torno a las sanciones financieras", describió Krugman. 

Y delineó un análisis de los efectos de las sanciones, y la relación de Rusia con China.

Krugman vaticina que esta vez, China no será el salvavidas ruso - EuropaPress

 "¿Puede China, ofreciéndose como socio comercial alternativo, rescatar la economía de Putin? No, no puede".

Krugman delinéo cuatro razones por las que a su juicio, China no puede proporcionarle a Putin un salvavidas económico. 

"En primer lugar, China, a pesar de ser una potencia económica, no está en condiciones de suministrar algunas cosas que Rusia necesita, como piezas de repuesto para aviones de fabricación occidental y chips semiconductores de alta gama".

La supremacía geopolítica dependerá cada vez más de los semiconductores

Guerra Rusia-Ucrania: cómo es la carrera de Xi Jinping y Vladimir Putin para crear un sistema alternativo al dólar 

"En segundo lugar, aunque China no se suma a las sanciones, está profundamente integrada en la economía mundial. Esto significa que los bancos chinos y otras empresas, al igual que las corporaciones occidentales, pueden auto-sancionarse, es decir, serán reacios a tratar con Rusia por temor a una reacción de los consumidores y los reguladores en mercados más importantes".

"En tercer lugar, China y Rusia están muy alejadas geográficamente. Sí, comparten frontera. Pero la mayor parte de la economía rusa está al oeste de los Urales, mientras que la mayor parte de la china está cerca de su costa oriental. Beijing está a 5000 kilómetros de Moscú, y la única forma práctica de transportar cosas a través de esa vasta extensión es a través de un puñado de líneas de tren que ya están sobrecargadas", explicó Krugman.

"Por último, un punto en el que no creo que se haga suficiente hincapié es la extrema diferencia de poder económico entre Rusia y China".

"Algunos políticos advierten de un posible 'arco de autocracia' que recuerda al Eje de la Segunda Guerra Mundial, y dadas las atrocidades que se están cometiendo, no es una comparación descabellada. Pero los socios de ese arco serían tremendamente desiguales.

Putin puede soñar con restaurar la grandeza de la era soviética, pero la economía de China, que era aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia hace 30 años, es ahora 10 veces mayor. A modo de comparación, el Producto Bruto Interno de Alemania era sólo dos veces y media el de Italia cuando se formó el Eje original".

Y concluyó: "así que si se trata de imaginar la creación de alguna alianza neofascista -y de nuevo, eso ya no suena a lenguaje extremo- sería una en la que Rusia sería en gran medida el socio menor, de hecho casi un estado cliente chino. Es de suponer que eso no es lo que Putin, con sus sueños imperiales, tiene en mente.

China, pues, no puede aislar a Rusia de las consecuencias de la invasión de Ucrania. Es cierto que la presión económica sobre Rusia sería aún mayor si China se uniera al mundo democrático para castigar la agresión. Pero esa presión parece muy severa incluso sin la participación de China. Rusia va a pagar un precio muy alto, tanto en dinero como en sangre, por la megalomanía de Putin".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.