Otro ataque contra el arte: tiraron un líquido negro contra una pintura de Gustav Klimt

El acto vandálico ocurrió en el Museo Leopold de Viena y fue protagonizado por activistas climáticos para denunciar que "los nuevos pozos de petróleo y gas son una sentencia de muerte para la humanidad". En las últimas semanas sufrieron algo similar cuadros de Goya, Van Gogh y Monet.

Activistas contra la crisis climática rociaron con un líquido negro el icónico cuadro "Muerte y vida" del pintor austríaco Gustav Klimt en el Museo Leopold de Viena, para denunciar que "los nuevos pozos de petróleo y gas son una sentencia de muerte para la humanidad".

Las imágenes del ataque contra la obra de Klimt son impactantes: se ve a una chica y un chico rociando con un líquido negro la pintura, y mientras el personal de seguridad aleja de la escena al varón, la mujer pega su mano contra el cristal que recubre el cuadro, lo que le garantiza un tiempo extra para captar la atención y denunciar que "los nuevos pozos de petróleo y gas son una sentencia de muerte para la humanidad".

En declaraciones a la agencia de noticias AFP, la vocera del museo, Klaus Pokorny, sostuvo que "los restauradores están trabajando para determinar si la pintura, que está protegida por un vidrio, ha sido dañada".

Ecologistas atentaron contra una célebre pintura de Van Gogh en la National Gallery de Londres

"Muerte y vida" es un icónico cuadro de Klimt que simboliza los dos grandes misterios de la experiencia: por un lado, la muerte, la calavera vestida en unos trapos de colores azules y morados, bordada con cruces; y por el otro la vida con un grupo de humanos (mujer, varón, persona mayor, bebé) abrazándose y enredándose en el sentido de la vida, con esa estética tan particular del pintor austríaco entre colores dorados y pieles.

El ataque fue reivindicado por el grupo "La Última Generación", que lo posteó en sus redes sociales: "Los nuevos pozos de petróleo y gas son una sentencia de muerte para la humanidad". También reclamaron "medidas inmediatas" contra la crisis climática, convocando a reducir las "millones de toneladas de dióxido de carbono por año sólo en Austria".

Durante las últimas semanas los activistas medioambientales han tomado como base de operaciones de sus proclamas a distintos museos, atacando obras de arte para alertar a la opinión pública sobre el calentamiento global.

Entre las afectadas por los ataques hay dos lienzos de Goya del Museo del Prado en Madrid; los "Girasoles" de Van Gogh en Londres; y una pintura de Claude Monet, en Potsdam, cerca de Berlín.

Tras los ataques, grandes museos internacionales como el Prado, el Louvre de París, o el Museo Guggenheim de Nueva York declararon la semana pasada estar "profundamente conmocionados" por la amenaza contra obras que son "irreemplazables".

Noticia que está siendo actualizada.-

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.