Ballotage presidencial

Macron vs. Le Pen: Francia define entre el liberalismo y la ultra derecha en unas elecciones claves para Europa

El presidente Emmanuel Macron aventaja por una brecha de casi 12 puntos a Marine Le Pen, que ha hecho su mejor campaña hasta ahora.

Este domingo, Francia volverá a las urnas para definir su futuro presidente en una elección clave que promete tener repercusiones también para el resto de Europa.

El presidente Emmanuel Macron ganó en primera vuelta con el 28% de los votos, una diferencia de cinco puntos con su rival de ultra derecha, Marine Le Pen, que logró el 23%. Aunque la mayoría de los sondeos apuntan que Macron reelegiría por una brecha de casi 12 puntos, es un margen mucho menor que el del ballotage de 2017, cuando el mandatario aplastó a Le Pen con un impresionante 66% a 34%.

Según la encuestadora Ipsos, Macron le ganaría a Le Pen 56,5% a 43,5%; en línea con los resultados de otra consultora, Opinion Way, que proyecta un triunfo de 56% a 44%.

Macron versus Le Pen: por qué los franceses creen que nunca estuvieron tan mal como ahora

La clave está en cómo se repartirán los votos del excandidato de izquierda, Jean-Luc Melénchon, que quedó tercero en la primera vuelta con el 22%. Según un sondeo de Ipsos, el 17% de los votantes de Melénchon prefiere a Le Pen, mientras que el 39% dijo que votará a Macron, el otro 44% permanece indeciso.

Muchos franceses ven a Macron como 'el presidente de los ricos', un exbanquero liberal y arrogante que está alejado de las preocupaciones cotidianas de las personas, especialmente cuando la inflación está en niveles récord (5,1% interanual en marzo), impulsada sobre todo por energía y alimentos.

Su proyecto de elevar la edad mínima jubilatoria también ha generado descontento en varios sectores de la sociedad. Por otra parte, Macron dedicó poco tiempo a hacer campaña, mientras trataba de intermediar en la guerra entre Rusia y Ucrania.

Del otro lado, Le Pen ha apostado por la 'desintoxicar' su partido, Agrupación Nacional, moderando su retórica para atenuar su imagen de ultra derecha. Le Pen renunció a algunas de sus ideas más espinosas -especialmente de la salida de Francia de la Unión Europea y del euro- y se enfocó en temas más populares como la seguridad y la inflación. La aparición Éric Zemmour, con una posición aún más extremista, también contribuyó a amplificar su imagen de moderada.

Le Pen ha ganado popularidad a base de propuestas como exenciones y recortes de impuestos, créditos hipotecarios a tasa cero y aumentos de sueldos para los trabajadores de la salud y la educación. Sin embargo, a pesar de bajar el tono de su discurso, sigue manteniendo una línea dura contra la inmigración y ha dicho que le prohibiría a las mujeres musulmanas usar el velo en espacios públicos.

Por otra parte, Le Pen se ha mostrado como una aliada de Vladímir Putin -de hecho, un banco ruso financió su campaña de 2014 y este año consiguió un préstamo de u$s 10,6 millones por parte de un banco húngaro cercano a Víktor Orban- y aboga por un realineamiento de Francia, más lejos de Europa y más cerca del Kremlin.

"Ella es radiante": qué es lo que a los franceses sí les gusta de Marine Le Pen esta vez

Esta es la tercera vez que Le Pen compite por la presidencia y es su campaña más exitosa hasta ahora. Y si bien la tendencia está a favor de Macron, la líder de ultra derecha ha logrado ampliar su base, a sólo dos meses de las próximas elecciones legislativas.

Asegurar la mayoría entre los 577 diputados de la Asamblea Nacional, la Cámara Baja francesa, será crucial para el próximo presidente: un mandatario sin control de la Asamblea puede enfrentar una convivencia difícil e improductiva con legisladores hostiles, con el riesgo de tener paralizados sus principales proyectos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios