Guerra Rusia-Ucrania: Estados Unidos analiza un boicot al petróleo ruso y los precios tocan récords de 14 años

El gobierno de Joe Biden analiza frenar las importaciones de crudo ruso, pero Europa se resiste debido al impacto en la economía del bloque. El brent tocó los u$s 139 el barril, su nivel más alto desde 2008.

Mientras Rusia continúa su ofensiva sobre Ucrania, Estados Unidos está evaluando nuevas sanciones con el objetivo de aislar aún más al gobierno de Vladimir Putin de la economía mundial. Una de las posibles medidas sería la prohibición de importación del petróleo ruso, algo que la Casa Blanca está analizando por estos días.

La noticia generó caos en el mercado, y el Brent -el crudo que utiliza la Argentina junto a varios países- llegó a tocar los u$s 139 el barril, el precio más alto en 14 años.

La Casa Blanca ya se reunió con representantes del sector energético estadounidense para evaluar cuál sería el impacto de la medida dentro del país. Se trata de una dramática escalada en términos de sanciones, hasta ahora Estados Unidos y Europa no habían querido perjudicar al sector energético.

Guerra Rusia y Ucrania, EN VIVO | Estados Unidos, Francia, Alemania y el Reino Unido acordaron más sanciones para Moscú por la invasión

"Los mercados mundiales del petróleo están inmersos en la mayor crisis de las últimas décadas", le dijo el analista Ehsan Khoman al Financial Times. "El repunte del petróleo acelerará la inflación, las tasas subirán mucho, las condiciones financieras se endurecerán considerablemente, los consumidores se verán presionados y la actividad empresarial se verá sacudida. La posibilidad de una recesión está en el horizonte", agregó.

El año pasado, las compras de crudo ruso representaron el 3% de todas las importaciones de petróleo de los Estados Unidos, mientras que las de productos derivados fueron el 8%. Además, las compras este 2022 están desacelerándose, por lo que no sería muy difícil para Estados Unidos reemplazar la cuota rusa.

De hecho, una delegación estadounidense viajó a Caracas para reunirse con funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro, informó el New York Times. Una fuente le dijo al FT que Juan González, el asesor de Joe Biden para América latina, habría sido uno de los que viajó a Venezuela.

Biden también está siendo presionado por el congreso norteamericano: la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que los legisladores están explorando un nuevo proyecto de ley que incluiría la prohibición de importación de petróleo y otros productos energéticos.

El domingo, el secretario de Estado Antony Blinken dijo que Estados Unidos y sus aliados europeos estaban estudiando la posibilidad de prohibir las importaciones de petróleo ruso. Sin embargo, todo parecería indicar que los norteamericanos avanzarían solos con la medida, por lo menos en el corto plazo, según le dijo una alta fuente del gobierno a Reuters.

Aunque analistas consultados por Bloomberg creen algunos aliados de Estados Unidos, como Japón y Corea del Sur, podrían eventualmente apoyar un embargo contra Rusia, la situación en Europa es distinta.

El níquel por las nubes: por qué sube y qué industrias claves lo usan

El canciller Olaf Scholz, se opuso a la idea de un embargo, ya que sería un golpe muy duro para los bolsillos de sus ciudadanos. Alemania, la economía más grande de Europa, importa un 55% de su gas desde Rusia y un 35% del petróleo.

"Todas nuestras medidas están pensadas para golpear con fuerza a Rusia y ser sostenibles a largo plazo", dijo Scholz ayer. "En estos momentos, el suministro de energía de Europa para la generación de calor, movilidad, el suministro eléctrico e industria no puede asegurarse de ninguna otra manera" y resaltó que Alemania continuaría sus actividades comerciales con Rusia en temas energéticos.

El primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, admitió que la Unión Europea seguía siendo muy dependiente del gas y el petróleo rusos y que habría "enormes ramificaciones" si los países del bloque aplicaran un embargo a esos productos, dijo en una conferencia con los líderes de Canadá, Justin Trudeau, y el Reino Unido, Boris Johnson.  

"Esta guerra será un fracaso total", dice un informe de la inteligencia rusa que publicó The Times

Rusia es el tercer mayor exportador de petróleo después de los Estado Unidos y Arabia Saudita. Europa importa unos 4.000.000 de barriles diarios de crudo y productos refinados rusos, según datos de Eurostat, en comparación con los 700.000 b/d que importó Estados Unidos en 2021. Se estima que Rusia suministra el 10% de los productos refinados de Europa y más del 20% de su crudo.

Y la dependencia sobre el gas ruso es todavía mayor: alrededor de un 40% de las importaciones. De hecho, los futuros del gas en Europa, saltaron un impresionante 79% en el contexto del debate por el embargo.

Mañana los líderes de la UE podrían anunciar una profunda revisión de su estrategia de seguridad energética y comprometerse a eliminar la dependencia del bloque de los combustibles fósiles rusos, según un borrador visto por Bloomberg.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.