El triste adiós al Big Mac moscovita: pagan hasta u$s 400 por el último combo de McDonalds

Cerró McDonalds en Rusia y hubo colas para pagar fortunas por una última hamburguesa.

En 1990, el desembarco de McDonalds en Rusia fue visto como un símbolo de los nuevos tiempos tras la caída de la Unión Soviética, el in your face más emblemático del triunfo del capitalismo sobre el comunismo.

Sin embargo, poco más de 30 años después la multinacional anunció el cierre de sus operaciones en el país, decisión que atribuyó "al creciente aislamiento de Rusia de la comunidad internacional" que desató problemas en su cadena de suministro, por lo que resulta "imposible predecir" cuándo volverá a abrir sus puertas allí".

"El conflicto en Ucrania y la crisis humanitaria en Europa causaron un sufrimiento indescriptible a personas inocentes. Como parte de un sistema, nos unimos al mundo para condenar la agresión y la violencia y rezar por la paz", expresó Chris Kempczinski, presidente y CEO de McDonald's Corporation.

Según la agencia Nexta, un medio de comunicación bielorruso que se distribuye principalmente a través de los canales de Telegram y YouTube, en diversos puntos de venta de la firma se formaron extensas filas de clientes deseosos de consumir los ítems que ofrece su menú antes de que se efectivizaran las suspensiones".

Las imágenes que se viralizaron de sitios de subastas locales daban cuenta que los usuarios vendían combos entre 40.000 y 50.000 rublos (entre 307 y 384 dólares) mientras que antes de la crisis, el precio de estos combos promediaba los 355 rublos (poco menos de 3 dólares).

Según Reuters, McDonald's dijo  que el cierre temporal de sus 847 tiendas en Rusia le costaría a la cadena de comida rápida unos 50 millones de dólares al mes, ya que la compañía informó que seguirá pagando el sueldo a sus empleados en el país. 

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.