Fuga de cerebros en Rusia: por la guerra y los problemas económicos miles de rusos huyen del país

Miles de personas -la mayoría jóvenes- se van del país, escapando de las sanciones y la represión.

El ejecutivo tecnológico ruso Ilya Krasilshchik se rápidamente hizo tres valijas y embarcó en un vuelo a Dubai esta semana sin ningún plan ni idea de lo que vendría después. Todo lo que quería era salir de un país "volando hacia un abismo", dijo.

Krasilshchik es uno de las decenas de miles de rusos que han huido del país en los últimos días, tratando de escapar de los efectos de la invasión de Ucrania por parte del presidente Vladimir Putin, desde las sanciones occidentales impuestas en respuesta a la guerra hasta la represión de la disidencia por parte del Kremlin.

"El país en el que vivíamos ha sido destruido. ¿Qué futuro tiene un país en el que los chekisty se han hecho con el poder?", le dijo al Financial Times, en referencia al término soviético usado para referirse a los servicios de seguridad. "Creo que un país así no tiene futuro. Lo único que puede hacer es sobrevivir".

Rusia vs. Ucrania: cómo cree Estados Unidos que la guerra influirá el accionar de China respecto a Taiwán

La ola de emigración, si es permanente, supondrá un importante lastre a largo plazo para una economía ya está golpeada por las sanciones de la Unión Euopea y los Estados Unidos, que paralizaron su mercado de valores y su moneda y la aislaron de la financiación occidental, según advertieron funcionarios y analistas.

Con casi todo el espacio aéreo europeo cerrado a los aviones rusos, los vuelos a Tel Aviv, Estambul, Ereván, Bakú y Tiflis ya están agotados hace días, mientras que otros viajeros se agolpan en micros hacia los países bálticos.

Konstantin Siniushin, un inversor tecnológico ruso afincado en Letonia y socio director del fondo The Untitled Ventures, se dio cuenta de que la demanda de salida era tan alta -y las rutas de salida tan saturadas- que contrató un avión para sacar a la gente.

"La primera semana [tras el inicio de la guerra], la gente estaba en estado de shock. La segunda semana, la gente empezó a salir rápidamente y era una cosa de locos", dijo Siniushin.

En 24 horas llenó los aproximadamente 160 asientos del vuelo chárter del 3 de marzo desde Moscú a la capital armenia, Ereván. La mayoría de los pasajeros eran profesionales de tecnologías de la información o empresarios con vocación internacional.

"Las personas que se escaparon fueron las que entendieron que para ellos todo esto representa una prohibición de su profesión, porque reciben ingresos por realizar negocios a nivel internacional", dijo Siniushin.

El ministro de Economía de Georgia dijo el lunes que hasta 25.000 rusos habían llegado al país en los últimos días, según el medio local Sova. Vahe Hakobyan, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento armenio, declaró esta semana que cada día llegaban al país unos 6000 ciudadanos rusos y ucranianos.

Las sanciones a Rusia pueden provocar una crisis del petróleo y una recesión en Europa

Incluso antes de la invasión y las sanciones internacionales, la economía rusa se enfrentaba a dos grandes problemas, según los analistas: la necesidad de desarrollar nuevas industrias para reducir la dependencia de las exportaciones de hidrocarburos y otros recursos naturales; y el descenso de la población en edad de trabajar. La pérdida de decenas de miles de personas formadas y cualificadas empeorará la situación, dicen los economistas.

"El éxodo es una sanción autoimpuesta por las autoridades rusas. Muchos huyen de lo que ven como una cortina de hierro que se está cerrando sobre ellos", dijo Elina Ribakova, economista jefe adjunta del Instituto de Finanzas Internacionales.

"El impacto a largo plazo es la falta de esperanza de cualquier progreso o crecimiento de la productividad", dijo. "Las sanciones impondrán graves limitaciones a la capacidad de Rusia para importar tecnología, mientras que la fuga de cerebros autoimpuesta drenará a Rusia de capital humano".

JPMorgan pronosticó la semana pasada que la economía rusa se contraería un 35% en el segundo trimestre, un 7% este año y un 12% en total antes de recuperarse, al entrar en vigencia las sanciones occidentales anunciadas este mes.

Guerra en Ucrania: Rusia está atrás de una cortina de hierro, una vez más

Si los miles de jóvenes rusos que ya han huido deciden no regresar, el golpe económico será duradero, advierten los economistas.

"No cabe duda de que él está perdiendo la lealtad de la parte más productiva de su pueblo", dijo Daniel Gros, miembro distinguido del Centro de Estudios Políticos Europeos. "Esto es un imprevisto adicional a medio y largo plazo [para la economía rusa]".

Incluso antes de la crisis actual, la UE buscaba provocar una fuga de cerebros rusos para privar a Putin de talento, dicen los observadores. Una de las posibles sanciones contra Moscú, previamente elaborada por Bruselas, pero superada por la invasión de Ucrania, incluía una política de visados menos estricta para los jóvenes rusos con formación que quisieran estudiar o trabajar en el bloque, según personas involucradas en las discusiones.

La velocidad del éxodo ruso se vio exacerbada la semana pasada cuando se extendieron los rumores de que Putin pretendía imponer la ley marcial, cerrar las fronteras del país y reclutar a hombres en edad de combatir en el ejército. Los desmentidos del Kremlin no lograron frenar el flujo.

En los foros de Internet han surgido grupos de autoayuda para emigrar, con consejos sobre cómo salir. Una mujer rusa que se dirigía a Estonia en micro esta semana, le dijo al FT que el vehículo estaba lleno y que los boletos para el viaje (de un día) desde San Petersburgo estaban agotados.

La mayoría de los pasajeros eran hombres jóvenes, añadió. Los guardias fronterizos rusos revisaban los pasaportes hasta tres veces y le preguntaban a las personas si iban a Ucrania. Otros viajeros han denunciado controles forzados de sus smartphones y notebooks.

"No podemos quejarnos porque estábamos en la mejor situación posible, comparativamente, en el sentido de que nos fue posible levantarnos e irnos en un día, abandonando nuestras vidas anteriores", dijo Krasilshchik.

Era una posición privilegiada, dijo, "en primer lugar, porque tuvimos la oportunidad de irnos, y en segundo lugar, porque no caen bombas sobre lo que estamos dejando atrás".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios