Cómo se beneficiará Uruguay con la suspensión de exportaciones argentinas de carne

Los expertos del vecino país consideran que, a corto plazo, es una oportunidad pero advierten que es un problema para el mercado internacional y se distorsionarán precios.

Que el gobierno argentino haya decidido suspender por un mes las exportaciones de carne bovina podría significar una oportunidad para Uruguay, a corto plazo, pero a la vez un problema a largo plazo para el mercado internacional, explicó Ricardo Reilly, delegado de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en el Instituto Nacional de Carnes (INAC), en diálogo con El Observador.

"La salida de un actor como Argentina, que compite en los mismos nichos de mercado que Uruguay, puede significar una oportunidad en el corto plazo, pero en lo personal entiendo que en el largo plazo estas medidas le hacen mal al comercio de la carne en su conjunto, porque lo distorsionan y generan situaciones con picos de precios que no reflejan lo que es la producción a nivel internacional de carne vacuna", detalló.

Incertidumbre por lo que pasará

La medida, que calificó como "muy nociva y distorsiva", ha generado incertidumbre entre los productores y los actores de la industria y, según comentó, el impacto que tendrá en el mercado internacional de carnes dependerá del plazo durante el cual se aplique la medida y la cantidad de cortes que abarque.

"Según información que me han dado, no está claro que la prohibición abarque todos los cortes", puntualizó, y añadió que "es probable que haya precios negociados y de pronto haya algunos cortes de alto valor que se puedan seguir exportando, pero eso aún no está claro. No se sabe qué puede pasar, son pronósticos, pero la medida es una mala señal".

El ganado vacuno en el departamento uruguayo de Colonia - Xinhua

En principio, el presidente Alberto Fernández les comunicó a los actores de la industria que la suspensión de las exportaciones de carne bovina sería por 30 días. Esto generó el rechazo de las gremiales agropecuarias de ese país que llamaron a parar la comercialización de todas las categorías de hacienda vacuna por una semana.

Reilly comentó que esta medida no es nueva y que el vecino país tiene una "larga historia" en tomar decisiones de este tipo, "que van desde las detracciones a las prohibiciones de exportaciones", y que apuntan a contener la inflación.

"Este mecanismo busca erróneamente contener el precio de la carne", añadió Reilly.

Desincentiva la inversión

En Argentina las distintas gremiales de productores han mostrado su rechazo en redes sociales a una decisión del presidente de la nación que afectará a aquellas empresas exportadoras de carne.

Reilly destacó que en el pasado, cuando medidas de este tipo permanecieron en el tiempo, lograron "un desincentivo a la inversión y al crecimiento productivo", así como una caída del stock de cabezas vacunas, de la productividad y del empleo en el sector agroexportador.

Por eso, sostuvo, esta nueva decisión del gobierno podría tener resultados muy negativos para la economía argentina a largo plazo.

"Estas medidas no son buenas para el negocio de la carne ni para un país vecino que es socio de Uruguay", destacó Reilly.

La imagen del Mercosur

Para el delegado de la ARU en el INAC la suspensión de las exportaciones cárnicas en el vecino país no solo podría afectar la economía de esa nación, sino también es perjudicial para la imagen del Mercosur al momento de hacer negocios como bloque.

"Esta no es una buena señal pensando en una negociación internacional como bloque comercial. No le hace bien a la imagen del bloque", concluyó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios