En el Día de la Independencia

Tensión en Brasil: Bolsonaro se da un baño de masas contra el poder judicial

Bolsonaro logró que sus seguidores salgan hoy a las calles masivamente, a respaldarlo en su arremetida contra el Supremo Tribunal Federal, en una dicotomía que atenta contra la democracia. Qué propone Lula da Silva.

Los partidarios del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, atravesaron barreras policiales para avanzar hacia el Congreso en Brasilia desde el lunes por la noche, horas antes de las manifestaciones convocadas por el mandatario para respaldarlo hoy en su disputa con el poder judicial... en el Día de la Independencia. 

Brasil: expresidentes y legisladores de 26 países en alerta máxima por temor a un autogolpe de Bolsonaro

Porque Bolsonaro eligió una fecha tan emblemática como el 7 de septiembre, día en que Brasil conmermora su independencia de 1822, para confrontar al pueblo con una dicotomía no democrática: apoyar al poder Ejecutivo o al poder Judicial.

Y esta mañana ante miles de seguidores que respondieron a su pedido de manifestarse en Brasilia, Bolsonaro directamente lanzó amenazas contra un juez del Supremo Tribunal Federal (STF), elevando así el tono en el pulso político con el que desafía a la principal corte del país.

Bolsonaro ya había anticipado que la concentración de hoy sería un "contragolpe necesario contra el Congreso y el Tribunal Supremo", instituciones con las que mantienen enconadas discrepancias desde que fue elegido presidente.

El tribunal autorizó investigaciones de los aliados de Bolsonaro por presuntamente atacar las instituciones democráticas de Brasil con información errónea online, mientras el ultraderechista calificó las investigaciones como una violación del derecho a la libertad de expresión.

¿Y el coronavirus?

Ignorando una vez más las medidas de prevención del coronavirus como el barbijo y el distanciamiento social en el país que lamenta más de 584.000 muertes y casi 21 millones de infectados por Covid-19, Bolsonaro -junto a varios de sus ministros- criticó, sin nombrarlo, al juez Alexandre de Moraes que dispuso  arrestos contra personas del entorno del presidente por sus ataques contra otras instituciones.

Bolsonaro, acorralado por la pandemia que él mismo subestimó

Según el jefe de Estado brasileño, "una persona concreta de la región de los tres poderes" está "barbarizando" a la población y llevando a cabo "detenciones políticas", algo que "no se puede aceptar".

"O el jefe de ese poder le cuadra o ese poder puede sufrir lo que no queremos", advirtió, incorporando en la ecuación al presidente del Supremo, Luiz Fux, según G1. Y agregó: "No podemos admitir que una persona empañe nuestra democracia. No podemos admitir que una persona ponga en riesgo nuestra libertad".

REUNION TRIPARTITA Y TEMOR DE GOBERNADORES OPOSITORES

Mandatarios de Maranhao, Ceará, Rio Grande do Norte, Sergipe, Alagoas, Paraíba, Pernambuco, Piauí y Bahía pidieron una "firme actitud" para defender la "legalidad y la paz" y denunciaron que está en marcha "un movimiento autoritario para presionar" a las autoridades locales. 

Por otra parte, Bolsonaro anunció una reunión con los responsables de los poderes Legislativo y Judicial para mañana miércoles, incluido Fux. Este Consejo de la República está planteado como un órgano consultivo con potestad para pronunciarse, por ejemplo, sobre cuestiones relativas a la estabilidad de las instituciones democráticas.

La concentración de hoy era proyectada por algunos manifestantes como el asalto del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos por partidarios del entonces presidente Donald Trump, afín a Bolsonaro al que la prensa sajona incluso apoda "el Trump tropical".

Financial Times: un final de pesadilla para la presidencia de Donald Trump


¿qué dice el mundo?

La preocupación in crescendo por las arengas del presidente brasileño no sólo es doméstica. A nivel internacional, más de 150 expresidentes y líderes de la izquierda firmaron  ayer una carta abierta criticando a Bolsonaro por alentar una insurrección a la que califican de copia del asalto del 6 de enero al Capitolio.

Las manifestaciones están "avivando los temores de un golpe de Estado en la tercera democracia más grande del mundo", decía la carta.

El viernes pasado, Bolsonaro dijo que las manifestaciones serán un "ultimátum" a los magistrados del STF que han tomado decisiones "inconstitucionales" contra su gobierno.

¿Y LULA?

Luiz Inácio Lula da Silva alertó nuevamente que Bolsonaro "estimula la división y el odio". "En vez de anunciar soluciones para el país, lo que hace es llamar a las personas para la confrontación, convocar actos contra los poderes de la República, contra la democracia, que él nunca respetó; en vez de sumar, estimula la división, el odio y la violencia, definitivamente no eso lo que Brasil espera de un presidente", expresó el exjefe de Estado en redes sociales.

Por el Día de la Independencia de Brasil, Lula se dirigió al país a través de un vídeo con un marcado tono institucional, en el que criticó a Bolsonaro por no dedicar sus esfuerzos en lograr la vacunación de la población, la creación de empleo, o lograr precios justos para la gasolina y los alimentos.

El desempleo récord fuerza a Bolsonaro a dar marcha atrás con una de sus primeras medidas de Gobierno

"Basta salir a la calle para ver que el brasileño está sintiendo en su piel la destrucción del país", lamentó Lula, aunque acabó su mensaje alentando a que pese a todo, "Brasil tiene solución".

"Necesitamos enfrentar estas injusticias nuevamente para poner a Brasil de pie. La solución para el país es colocar al pobre en el presupuesto y al rico en el impuesto sobre la renta", dijo el líder del Partido de los Trabajadores (PT).

"El hambre, la pobreza, el desempleo y la desigualdad no son mandamientos divinos, son el resultado de errores que debemos y podemos corregir para cambiar esta situación", afirmó. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios