Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Santos firma un nuevo acuerdo de paz con las FARC sin ir a plebiscito

La nueva propuesta incorporó modificaciones reclamadas por la oposición. El ex presidente Uribe denunció un "golpe a la democracia"

Santos decidió no volver a arriesgar el proceso de paz con un plebiscito

Santos decidió no volver a arriesgar el proceso de paz con un plebiscito

Un nuevo acuerdo del Estado colombiano y el grupo guerrillero Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) se firmará hoy. Pero esta vez sin plebiscito de por medio.

El presidente Juan Manuel Santos decidió no correr riesgos y logró un "acuerdo definitivo" de paz junto al líder guerrillero Rodrigo Londoño, alias Timochenko, con algunas modificaciones propuestas por sectores de la oposición, pero con la condición de que sólo sea aprobado por el Congreso Nacional.

De esta forma corresponderá al órgano legislativo refrendar el acuerdo, lugar donde el oficialismo tiene mayoría.
Las críticas provienen, como se preveía del partido Centro Democrático, que comanda el ex presidente y actual senador Álvaro Uribe.

En un comunicado, esa formación política aseguró que se da un "golpe a la democracia al negar la refrendación popular y sustituirla por la aprobación del Congreso".
El partido de Uribe insiste en introducir más cambios al pacto.

Tras la segura aprobación del Congreso, donde los partidos que apoyan el proceso de paz suman casi el 80% de los legisladores, se comenzará a discutir un paquete de leyes para implementar lo acordado.

El senador liberal Luis Fernando Velasco, ex presidente del Congreso, señaló que el parlamento puede "refrendar los acuerdos y si eso pasa, el acuerdo queda blindado". "la constitución colombiana es un tratado que busca la paz y la paz es un derecho superior. Cuando se logra a través de un acuerdo político conseguir que se acabe una guerra de 52 años, no puede otra decisión política tumbar ese acuerdo", explicó.

El analista Ariel Ávila explicó también que "el gobierno tiene discrecionalidad" y "no es obligatorio para un proceso de paz la refrendación popular".
Además, "en las elecciones del año 2014 el Congreso tuvo una votación de unos 16 millones, muchos más que los trece millones que votaron en el plebiscito", dijo el experto de la Fundación Paz y Reconciliación.

Según una encuesta de Datexco, divulgada ayer, el 58% de los consultados opina que gobierno y FARC deberían hacer más modificaciones en base a sugerencias de la oposición.
En tanto, el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que hubieran "preferido que los sectores del No acogieran buena parte del acuerdo y hubieran expresado claramente que mantenían su reserva frente a unos puntos". "No se pudo, lamentablemente, pero no nos podemos quedar sentados esperando a que siga diluyéndose esa posibilidad de paz y que siga en riesgo el cese bilateral al fuego vigente desde fines de agosto y que se decidió mantener aún tras el plebiscito", dijo.

Ya el gobierno y las FARC señalaron que el cese bilateral del fuego es frágil mientras no entre en vigencia todo el acuerdo, especialmente tras conocerse la semana pasada la muerte de dos guerrilleros en supuestos combates con el Ejército y el reciente asesinato de varios líderes sociales.
El presidente del Senado, Mauricio Lizcano, dijo que el Congreso está dispuesto a "trabajar todos los días" primero en la refrendación del acuerdo y luego en la aprobación de las leyes para ponerlo en marcha.